lunes, 6 de febrero de 2017

Infiel y preñada!

Hola queridos lectores, mi nombre es Lorena tengo 31 años de Guadalajara soy una mujer casada de muy buen ver 1.69 de estatura, piel blanca, ojos color miel, cabello negro, desde que era adolecente me desarrolle demasiado en la parte de adelante teniendo hoy en día un par de senos muy grandes, de igual manera  tengo unos muslos y nalgas de buen tamaño y siempre piropeados por los hombres, ya que hago mucha zumba, dada esa descripción está por demás decir que soy una mujer muy guapa que le gusta vestir a la moda y muy sensual siempre con ropa de marca, siempre con uñas largas decoradas, con el cabello muy arreglado y maquillada por supuesto, así soy aun cuando solo valla al súper y sobre todo soy muy caliente pues disfruto mucho hacer el amor con mi esposo.

A pesar de que me gusta ser muy sensual en todos los aspectos, siempre he sido muy recatada y fina, mi educación siempre fue muy apegada a la religión y a las familias modelo, yo crecí con la idea de casarme, tener una familia y serle fiel a mi esposo por siempre, pues seguía los patrones de mi casa, mi padre un gran hombre intachable, trabajador con buena posición económica y mi madre una bella dama y señora en toda la extensión de la palabra, sin contar también que estudie en escuelas religiosas, no fui muy noviera a pesar de que soy atractiva para los hombres pue solo tuve 2 relaciones una en la adolescencia y mis casi 7 años con Mauricio con el que perdí mi virginidad y a la postre termine casándome con él. Tengo mi circulo de amigas con las que me voy al casino, al gym o tomar un café, no voy a los antros amenos de ir con Mauricio aunque él no es mucho de eso, como se darán cuenta mi vida es muy tranquila y bella por eso nunca me pasaría por la cabeza la idea de engañar a mi esposo, hasta aquel día. 

La historia que le voy a contar pasó hace aproximadamente 4 meses, como les comentaba estoy casada desde hace 4 años con Mauricio el cual es un hombre de 38 años muy bueno, guapo y trabajador  y que me tiene viviendo como reina, tenemos un niño de 3 años y nuestro matrimonio ha sido muy lindo, Mauricio tiene un lote de autos seminuevos en el cual le va bastante bien, estaba en sociedad con Rodolfo y su papa los cuales habían sido amigos de toda la vida de mi esposo, hasta el día que rompieron la sociedad y prácticamente se odiaron a muerte.

Hede decirles que a mí en lo personal tanto Rodolfo como su padre nunca me cayeron bien, pues los considero personas mal educadas, arrogantes, ventajosos y presumidos, además que siempre he sentido que Rodolfo le tienen mucha envidia a mi marido pues Mauricio es muy exitoso en todos los aspectos, es guapo, alto, atlético, con dinero y por supuesto con una muy bella mujer de esposa.

Para no hacer el cuento más largo la sociedad término hace como 1 año y desde entonces ellos no se podían ver ni en pintura, pero hace 4 meses un amigo en común de ellos se casó y nos invitó a la fiesta,  ese día me arregle como nunca pues estaba en mis días fértiles y Mauricio y yo teníamos la idea de tener otro hijo y que mejor que una velada como esa, por lo que dejamos al niño con una de mis hermanas, me puse un vestido rojo estraple muy justo, con faldita corta con algo de vuelo el cual hacia que mis pechos casi se salieran de su lugar, un conjunto de lencería  y negra de encaje con bra transparente de los tirantes y  en el área de los pezones y una tanguita de hilo dental atrás y un triangulito de encaje por delante, liguero, pantimedias, tacones del 10 y por supuesto mi área de bikini depiladita y muy bien perfumada solo con una pequeña mohicana.

Coincidimos con Rodolfo y su padre (Rodolfo es un hombre de 40 años divorciado desde hace 2 años, gordo, calvo y peludo, su padre Don Faustino es un hombre de casi 70 años que está casado, aunque a la señora la trata como a una basura, gordo, calvo y peludo) pues ese día, la fiesta transcurría sin ningún percance negativo Mauricio y yo nos divertíamos, hasta que a la mesa se acercó Rodolfo y su padre a platicar con mi esposo para tratar de arreglar las diferencias que había entre los dos, platicaron casi toda la noche y ya casi al finalizar la fiesta ya muy tomados los 2 quedaron de seguir la fiesta en la casa a lo cual yo renegué pues implicaba dar al traste con nuestros planes, pero bueno que podía hacer.

Salimos del casino y le pedí las llaves a Mauricio para yo manejar pues él ya estaba muy tomado y yo solamente alegrona, pues sin más nos fuimos a la casa pero Mauricio en el camino se quedó dormido y pues al llegar a la casa Rodolfo se ofreció a solo ayudarme a meterlo mientras llegaba su padre que dicho sea de paso fue a dejar a doña Eva a su casa para el seguir con la parranda, Rodolfo dejo a Mauricio en la sala profundamente dormido y estaba despidiéndose cuando me dijo que si le regalaba un café para que no le pasara lo que a mi esposo de quedarse dormido a mitad de camino, obvio no me pude negar y cuando lo iba a preparar vio una botella de vodka que teníamos en la cantina y me dijo que mejor un trago de alcohol, mientras se lo tomaba me sirvió uno a mí y me dijo que brindáramos porque él y mi marido habían arreglado sus diferencias y que él lo quería como un hermano, no sé qué paso que ya me había tomado más de la cuenta y la plática con Rodolfo se empezó a transformar a una plática muy picosa, donde el haciendo alarde de su hombría me contaba historias de la relación sexual con su ex  esposa, la verdad es que me estaba cayendo más mal de lo que me caía pero a la vez estaba muy interesada y lejos de querer que se fuera quería que me contara más, de repente me empezó a decir que yo era una mujer muy bella e inteligente y que le daba gusto que fuera la esposa de su amigo, de repente sonó su celular y era su padre para decirle que en 5 minutos llegaba, Rodolfo le dijo que lo esperaba para irse juntos pues la fiesta había terminado, colgó se levantó de la barra y me dijo ya me voy Lore cuídate mucho se acercó para despedirse de mí y me tomo por la cintura a fuerza para darme un beso en la boca el cual instintivamente rechace pero la fuerza de el hacía que no me pudiera separar, no sé qué me paso pero como que correspondí el beso abriendo un poco mi boca y sacando mi lengua, fue cuestión de segundos que regreso a mí la cordura que logre separarme y al instante reclamarle por lo sucedido, “ QUE TE PASA IDIOTA” el con una risa burlona en su rostro como sabiendo que falto poco para tenerme a su merced me dijo:
-discúlpame Lore pero me moría por hacerlo y por lo que se ve tú también

Estalle en enojo pues como lo comente este tipo era un arrogante y conteste:
-estás loco, lo mejor será que te vayas de mi casa si no quieres que despierte a Mauricio.
- no creo que despierte pues está bien pedo, me contesto Rodolfo.
-pues no me importa te me vas en este momento porque soy capaz de cualquier cosa!

No había terminado de decir esas palabras cuando me volvió a tomar por la fuerza y me comenzó a besar nuevamente, me tomo de las muñecas arrinconándome contra el refrigerador,  por supuesto que puse resistencia pero su fuerza era muy superior a la mía, a tal grado que me estaba lastimando. Como pude separe mi boca de la suya y grite:
-Rodolfo suéltame por favoooor!!!
-suéltame porque voy a gritar….

 Mientras forcejeamos  me comenzó a besar el cuello, me pasaba su lengua por todo mi cachete hasta intentar besarme el oído, su aliento alcohólico al momento que me ensalivaba todo el cuello, su barba me raspaba y hacia cosquillas a la vez, no sé qué me paso nunca me había sentido de esa forma, pero aquel beso y aquella dominación de Rodolfo hacia mí me movió el tapete, desafortunadamente el alcohol y la calentura me traicionaron,  me transforme en ese momento en otra persona, empecé a corresponderle los besos a Rodolfo, nos fundimos en un beso muy apasionado donde nuestras lenguas se entrecruzaron y nuestros labios se mordían, Rodolfo me soltó las manos y me paso una a la cintura y la otra a mi trasero por encima del vestido, yo  no sabía que hacer solo las deje abajo unos instantes para después pasarlas su cuello para abrazarme de él, en instantes me levanto la falda dejando mis nalgas firmes al descubierto mientras yo le acariciaba su poca cabellera que le quedaba en la nuca, estaba perdida aun me llegaban pequeñas señales pensamientos de arrepentimiento, pues estaba a punto de dejar de ser la esposa fiel , la dama modelo y buena a la más grande de las putas, mientras me masajeaba la cola deje de abrazarlo y en instantes pensé en separarme pero nuevamente me traiciono la calentura y lejos de alejarme le comencé a abrir la camisa y vi que Rodolfo tenia muchísimo pelo en el pecho parecía un gorila pues tenía unos pechos muy grandes, peludos y por supuesto una panza bastante amplia( era el colmo aquella imagen cualquier otro día me hubiera causado repugnancia pero ese día eso me excitaba sobre manera)su olor era a sudor pues había bailado toda la noche además que por ser obeso transpiraba aun sin hacer ejercicio, pero también olía a colonia masculina de no muy buen gusto, comencé a pasar mis manos por toda esa pelusera suavemente con mis yemas lo exploraba, le enterraba suavemente mis uñas como haciéndole cosquillas, tenía los pezones muy morenos y velludos, posteriormente fui bajando y puse una de mis manos en su  entrepierna la cual ya estaba algo dura y oh sorpresa, el pene de Rodolfo se sentía muy grande y muy grueso, lo frote por encima del pantalón, el mientras ya me había bajado el vestido y el bra hasta la cintura y me besaba los pezones, me los chupaba de forma muy brusca hacia mucho ruido  al lamerme con tanta baba, mi respiración se había vuelto muy intensa, por un lado el aspiraba la frescura y pulcritud de mi cuerpo bañado en desodorantes y perfumes caros, mientras yo solo podía respirar una desaseada sensación bucal y su aliento a vino y comida.

Rodolfo continuo con su asquerosa boca, mamaba como un becerro mis pechos dejándolos empapados en babas, los mordía, chupaba, lamia toda su circunferencia sin dejar un solo centímetro sin ensalivar, su boca realizaba movimientos succionadores que casi me arrancaban el pezón. De pronto se separó y como eufórico me dijo:
-que bonitas tetas tienes  Lore, están riquísimas y enormes, que aureola tan grande tienes.-nunca había probado unas chichotas como estas, están exquisitas!!!

A pesar del tamaño de mis senos, no los tenía nada caídos por el contrario mis pezones eran paraditos de color rosita y mi aureola era muy amplia.

Me comenzó a meter la mano entre mi calzoncito, sus dedos gordos se fueron abriendo paso por mi rajita, cuando me di cuenta ya los tenia dentro de mi panochita fiel, yo estaba súper caliente, excitadísima  ya se me salían gemidos de placer y mis pezonzotes parecían explotar de tan duros que ya estaban. Nuevamente mi cabeza me mando una señal advirtiéndome que yo era una mujer casada y que eso era un grave error, pero el fuego que se encendía en todo mi cuerpo rápidamente se encargaba de desaparecer cualquier síntoma de arrepentimiento.
-ohhhhh rodolfooo nooooooo, esto no está bien, vete por favor.
- soy casadaaa y amoooo a mi marido
- por favor vete!!!

Todo eso mientras me meneaba al  compás de sus dedeadas y por supuesto mientras no paraba de jadear.

En ese momento él se separó yo quede como en shock pues pensé que me había hecho caso y se detendría, aunque la verdad  eso era lo que yo menos quería, cuando estaba a punto de perder toda dignidad y esta vez ser yo quien me le ofreciera,  él se desabrocho el pantalón y se sacó una verga, grande, gorda, morena y muy peluda, en ese momento no sé por qué me sentí aliviada, sabía lo que venía pero yo por instinto o por pudor, por querer seguir en mi papel de mujer fiel  me tape con mis manos mis senos, pero no hice más, no reaccione solo me quede parada esperando a que Rodolfo me invitara a bajar a probar su pito, suavemente me tomo del hombro y me bajo, sin decir una palabra y casi temblando baje hasta colocarme frente a ese pedazo de carne, yo lo vi, me le acerque, lo olí y fue la última vez que puse algo de resistencia. Levante la cara y lo vi a los ojos con cara de niña a punto de comer un caramelo.
-Rodolfo noo, esto no está bien…….
-yo sé que quieres, estas bien cachonda…. Es todo tuyo Lorena, ya chupamelo sé que lo quieres hacer no es asi?

Sin contestar si o no, dije:
-perooo soy   casada y Mauricio está ahí dormido. No puedo fallarle.

Decía todo esto sin cambiar de posición yo seguía hincada con la cara a la altura de su pestilente pene, como quien no quiere irse. Pero por mi educación me resistía a tomar la iniciativa.

Él se dio cuenta que yo quería tragármelo todo y utilizando la psicología inversa dijo:
-tienes razón Lorena, mejor me voy! Creo que esto no esta bien!

Cuando se separó por instinto yo lo jale de las piernas,  como arrepintiéndome de lo que había dicho:
-no Rodolfo, no te vayas……. Que había dicho, eso era la autorización a mi perdición.
Rodolfo solo sonrió como pensando que había funcionado y me dijo
-ya vez que tú también quieres Lore, pero te haces la santa!!

Dicho eso ya no titubeo para nada sabía que me tenía en la bolsa y que no había marcha tras, me tomo del cabello y me acerco a su pene el cual de la punta ya emanaba un líquido pre seminal, me lo dejo un momento a escasos 5 centímetros de mis labios y nariz,  él quería que yo me atreviera, yo entendí el msj y saque mi lengua la acerque a su cabezota roja que parecía explotar,  la sentí en la punta de mi lengua y me separe, un hilito del viscoso liquido era lo único que nos unía, metí mi lengua a mi boca y comencé a degustar, ahí dure unos instantes sin decir ni hacer nada, el me pregunto.
-te gusto preciosa?

No conteste nada solo saque de nuevo mi lengua y en movimientos circulares comencé a ensalivar su cabeza, luego me lo metí todo a la boca, lo saque y con mi lengua le pase por todo el palo hasta llegar a sus huevos peludos, su olor era a sudor y miados muy fuerte, muy rancio, cuando mi esposo huele así lo mando inmediatamente a lavárselo, pero lejos de molestarme con Rodolfo ese olor me volvía loca, me fascinaba, se lo mame como dos minutos, chupándolo, besándolo, chaqueteándolo, odiaba chuparle el escroto a mi marido pues no me gusta la sensación de los pelos en mi boca y nariz, Rodolfo no me lo pidió, me lo ordeno y yo obediente le pase toda mi lengua por su voluminosa pelusera, mientras  tanto él me jalaba los pezones. Yo estaba ya como poseída, en otro mundo en un mundo desconocido para mí, un mundo de perversión y salvajismo. En eso sonó su teléfono era su padre, mientras yo seguía sin inmutarme, el contesto y le dijo que ya salía, se separó no sabía que hacer yo, pues por una parte pensé que era lo mejor que ya se fuera, pero por otra quería que esa verga gorda me hiciera suya,  se abrocho el pantalón y la camisa y me dijo:
-espérame voy a decirle a mi papa que se vaya y regreso. No te muevas preciosa.

Yo hincada con las tetas de fuera, las nalgas al aire y la boca y panocha muy húmedas, solo moví la cabeza como una perrita que le dice que si a su dueño.

Rodolfo se salió y yo estaba en shock no podía creer lo que pasaba, en ese momento en lo único que pensaba era en que el ex socio de mi marido regresara.

Tardo como diez minutos yo comenzaba a entrar en razón y también en desesperación, abrió la puerta y mi cara de preocupación cambio por una expresión de agradecimiento y tranquilidad…
-ya regrese Lore, me tarde?

Con una sonrisa de nerviosismo y coquetería le conteste:
-un poquito le conteste

Yo estaba sentada en el sillón de la sala a escasos metros de Mauricio mi esposo, se sentó a lado mío y me intento besar nuevamente, la pausa me había dejado pensando en abortar la misión, sentía yo que aún estaba a tiempo, le dije se fuera que no quería traicionar a Mauricio, que era lo mejor y el me respondió:
-hay Lorenita si ya lo traicionaste o que mamarle el pito a otro Hombre  no es engaño, ya pecaste mamacita y además lo disfrutaste tanto como yo lo estoy disfrutando.

Esas palabras me dejaron descontrolada, él tenía razón ya había echado por la borda mi ideal de una esposa perfecta, fiel y respetable, para transformarme en otra aventura del viejo obeso ex socio de mi marido.

Rodolfo era muy hábil con la mente, mientras me puso a pensar me siguió tocando y besando, yo me volví a encender pero creo que con mayor intensidad, medio me recostó en los cojines de la sala, me alzo el vestido a la cintura, me hizo la tanga de ladito con la intensión de chuparme la pucha y me abrió las piernas, no sé cómo moví una de ellas que casi tiro un cenicero por lo que le dije a Rodolfo que mejor nos fuéramos a mi cuarto, si al cuarto donde pasaba las noches como esposa fiel, como señora respetable, a la cama donde dormía con Mauricio,  pensé nuevamente en arrepentirme pero mi parte caliente me dijo que ya la había regado, ya le había mamado la polla a Rodolfo y que en lugar de sentirme culpable lo disfrutara pues a final de cuentas ya me había portado mal, ya había pecado,  subimos al cuarto dándonos besos todo el camino cual si fuéramos adolecentes en pleno romance, Rodolfo me quito toda la ropa y yo a él, me tiro a la cama me abrió las piernas y me comenzó a succionar el clítoris, me pasaba su lengua babosa por toda mi parte femenina, mientras me decía:

-que rica panelita  tienes Lorena, eres una princesa, cuantas veces soñé con este día, cuantas veces me imagine verte tu pepita, me imaginaba depiladita, rosita y perfumada pero esto supera cualquier sueño. Yo solo gemía de placer, me encantaba lo que Rodolfo me hacía.
-ohohhhohhhh ahahhhahhha ahhhhh!!!

Dejo de chuparme y se acostó en la cama  y me invito a que  hiciéramos un 69 me acomodo las caderas de tal forma que mi vulva quedo  en su cara y su pene en mi boca, la verdad es que nunca lo había hecho pues a mi esposo  le gustaba que se la mamara, pero a él no le gustaba chuparme la pucha a pesar de que la mantenía depiladita para que se animara, sentía muy extraño estar encima de un hombre tan gordo,  grande y velludo.   yo estaba en la luna, los pelos de su barba me hacían cosquillitas en los muslos, yo mientras tanto me tragaba sus vellos púbicos, mientras me chupaba me decía cosas lindas como:
-Lorena estas bien rica, eres una diosa, siempre había querido cogerte….A veces me masturbaba pensando en ti. Siempre envidie a Mauricio por la esposa que tiene, pero nunca pensé que fueras así de caliente.

Luego sus cosas subieron de tono y comenzó a insultarme
-siempre supe que eras bien puta, pero nunca me imaginé que fueras así de zorra.

Mientras no paraba de chuparme y dedearme, yo como poseída no paraba de succionar su tranca
-que rica panocha tienes, te está gustando? quieres que ya te meta la verga putita?

Yo que no había pronunciado palabra alguna, le respondí casi implorando:
-ohohohohohhohohoh , si Rodolfo me gusta y me gusta mucho,  métemela, cógeme!!!!
-grita perra, pídeme la verga a gritos golfa!! Me decía mientras  me hacía a un lado y se levantaba para ponerme a cuatro patas en la cama y nalguerme. Tas tas 2 sonoras nalgadas se escucharon en el cuarto. Mientras me volvia a preguntar ya quieres pinga pinche zorra?
-siiii mi amor!!! dije con la voz entrecortada
- “ya papittoooo métemela, cógeme quiero ser tu puta, tu perra”
-no te escucho  lore  grítalo pídelo o no te la meto
-¡COGEME POR FAVOR! METEMELA HASTA ADENTRO, QUIERO QUE ME LA METAS TAN ADENTRO QUE LA SIENTA GOLPEANDO EN EL VIENTRE, ¡POR FAVOR MI AMOR COGEME CON TU PENE GRANDOTE Y VENUDO! ¡AAAAYYYYYYYYY  YAAAAAA POR FAAAA!!!!

Yo ya había perdido toda la dignidad, no me importaba nada, solo que en ese momento Rodolfo hiciera de mi lo que quisiera.

Acomodo su verga en la entrada de mi puchita , como jugando conmigo pues me la pasaba de arriba abajo y medio me metia su cabeza y me la sacaba, asi  3 o 4 veces, ya me tenía ansiosa, no me quedaba duda que Rodolfo era un experto amante sabia como poner a mil su hembra y lograr que esta suplicara ser atravesada, de repente y sin más ni más me la dejo ir de un solo golpe, sentí algo de dolor en un principio a pesar de que estaba súper lubricada pues estaba bien mojada, primero muy despacio, poco a poco fue subiendo la intensidad,me comenzó a montar su panzota peluda la sentía en mi espalada y sus huevotes chocando con mis nalgas, de repente me vi en el espejo de mi recamara, la imagen era por demás caliente, la esposa fiel siendo cogida por el que hasta hace algunas horas atrás era el enemigo de mi esposo, y no solo eso yo en posición de perra  con mi culo blanco en todo su esplendor totalmente sumisa por un hombre que me causaba repugnancia y que no tenía ni gota de atractivo, pero que me follaba como nunca con su tranca morenota, el contraste de colores era muy evidente, eso me encantaba, los  dos únicos novios que había tenido fueron güeritos de piel clara y rasgos finos y tener encima de mi aun hombre moreno , feo y que además me caía mal le daba el toque de morbo que me mataba, sentía su aliento caliente en mi nuca, su baba y su sudor caían en mí suave piel, siempre humectada por cremas caras. Cerré mis ojos para disfrutar del momento, sentí que me tocaba los pezones yo estaba a mil, no sabía que sucedía pues también me nalgueban, abrí mis ojos y oh sorpresa!!!

Don Faustino estaba en mi recamara en pura trusa y agarrándome las chichis, no supe que hacer, seguramente Rodolfo le dijo a su padre como me tenía cuando llego y dejo la puerta entreabierta, ni Rodo, ni yo detuvimos el vaivén , solo con mi voz entre cortada alcance a decir.
-Don Faustinoooo que hace aquíiii?
-nada hija solo admirando tu  hermoso cuerpecito y viendo cómo te cogen, déjame decirte
que eres una reyna, una potranca muy fina.
-pero usted no debería estar aquí
-pero aquí estoy y quiero que a mi también me des las nalgas, yo también quiero cogerte!!!
-nooooo don Faustino como cree!
-mírate en el espejo lorenita, eres una  puta infiel… una zorra, golfa!!!!

Yo no dije nada, que podía decir estaba a merced de esos dos Hombres, era una perra en celo dispuesta a ser cogida en ese momento por cuanto macho en brama estuviera en ese cuarto.

Don Faustino se sacó la verga de la trusa (no lo podía creer estaba más grande que la de Rodolfo, y aun se paraba a pesar de la edad de aquel viejo, sus huevos también eran peludos, pero llenos de canas)
-Anda mamacita, sé que quieres chupar mi verga, lo veo en tus ojos de puta.

 la acerco a mi boca y yo comencé a mamársela como desesperada, ahora si todo estaba mal tenía la verga de dos viejos gordos y peludos una en la boca y otra en la panocha…. Y yo solo gemía, gritaba de placer.
-quericooooo!!!!
-quiero verga!!! Asi mas ohhhhhhhgggggggggg

Mi grito se atragantaba con la verga del viejo, ellos solo gritaban..
-te gusta putita, te gusta cómo te cogemos?
-quien es tu macho Lorena, respóndeme?
-tu mi amor tu ereees mi macho, cógeme duro! Me encanta!!!
-y yo que hija? Dijo el viejo
-también don Faustino, soy su perra y ustedes mis machos
-ahhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhhhhhhhh
- eres mi puta dilo, dijo el viejo
- si soy tu puta

Tuve un gran orgasmo, al instante que sentí quela verga de  Rodolfo palpitaba anunciando que se venía… len ese instante no se como me acorde que estaba en mis días fértiles y le grite

-sácamela que estoy en mis días fértiles. Por supuesto que no me hizo caso y me grito
-te voy a preñar mamacita!
-te voy a llenar tu papayita de mecos

Yo sin medir consecuencias de mis actos y en otro mundo conteste:
-siiiiiiiiiiii papiiiito preñame, cógeme durooooooo , asi que ricoooo! Dame tu lechitaaaa!!!

En ese momento sentí su leche caliente en mis entrañas, chorros de su semen me inundaron me saco la verga y comenzó a escurrirme por las piernas todo el néctar.

Don Faustino me la saco de la boca y enseguida se fue a mi culito, que hasta ese momento era virgen, mientras Rodo me daba su palo a chupar para que se lo limpiara.

Sentí la verga del viejo en mi ano y le dije:
-no don Faustino por ahí nooo soy virgen y me va a doler

Al escuchar eso en la cara del viejo se dibujó la sonrisa de malicia y me dijo no te va a doler Lorenita, déjame estrenarte este culito tan bonito tan rosadito, se agacho a olermelo y a chupármelo.
-hay mijita mira nada mas que ano tan hermoso tienes, nunca había visto nada igual!!!

Me escupio varias veces y me introducia poco a poco sus toscos y sucios dedos, luego me ponía su cabezota en mi agujerito y lo empujaba poco a poco, yo comenzaba a sentir dolor y le decia.
-no don Faustino me va a doler, métamela por la vagina pero por mi colita no por favor!
-calmate pinche zorra que después de esto te vas a volver adicta a que te partan el culo!

Una vez más con toda la sumisión del mundo espere el ataque y don Faustino de una estocada me abrió mi orifico más cerrado, y me introdujo su gorda verga morena, venuda, peluda y canosa, me jalo del cabello para arquearme más la espalda, mi  ano se resistía a ser invadido así, pero eso no lo detuvo al viejo panzón, la saco, me escupió un par de veces  más en mi hoyito y  volvió a la carga, me dolió hasta el alma, pero estaba tan caliente que no me importo nada, pegue un grito tan fuerte que fue un milagro que Mauricio no se despertara, me dolía muchísimo sentía desmallarme del dolor, comencé a pedir a suplicar me la sacara.
-aghhhhhh ahhhhhh saque –m-e-laaaaaaa  poooor fa-v-o-r!!!!! me duele!!!
-saquelaaaaa yaaaaa!

Mientras de mis ojos escurrían lagrimas el viejo se detuvo sin sacarme su aparato de entre mis nalgas, yo sollozando le pedia me sacara ese pedazo de carne.
-ahora viene lo bueno chiquita, acostúmbrate a tenerlo adentro, se te va ir pasando el dolor, después lo que me vas a pedir es que no te lo saque!!!

 Comenzó a bombearme lentamente y luego duro, el dolor se comenzó a transformar y más porque me metía la mano en mi panocha, me sentí en la gloria el dolor paso a un placer indescriptible, no sabía que podía sentirse tan rico por ahí. El viejo me daba sonoras nalgadas mientras me enculaba, le correspondí a las embestidas y empecé a moverme yo también.
-muévete perrita mueve tu culo  que te voy a meter hasta los huevos, ya vez mamacita como ya te esta gustando.
-si papi no dejes de darme uffffff, aghhh  métemela dame más duro.
-que rico se te ve el culo  tragándose mi verga.
-que rica verga  me encanta,  párteme  en dos papacito…..aahhhh! ¡mmhhhh! aayyy... aaahhhhh si que riiicooooo... sigueme cogiendo....
-grítalo pendeja para que te escuche tu esposo, grítalo!!
-siiiii! quiero que me violes, que me folles mucho!!

Mi cabello se movía de un lado para otro, sentía que me dedeaban, cuando me zafé de la verga de rodo y voltee a ver al viejo, me lleve otra sorpresa, el nieto de don Faustino, hijo de Rodolfo también estaba en el cuarto y grababa todo con sus celular, ya no sabía de mí, él era quien me dedeaba la pucha, Daniel era un chico como de 20 años alto y guapo él siempre se me había hecho galancito y si ya le había dado las nalgas a los dos gordos porque no a él, con mi mano lo jale del pantalón y lo acerque a mí, el entendió el mensaje y se bajó el pantalón al instante, se lo empecé a mamar ,él tenía una verga delgadita pero larga, y depilada, así estuvimos un buen rato, don Faustino me la saco y me la metió en la vagina, luego se salió y me la puso en la boca mientras Daniel me cogía. Yo solo gritaba
-cógeme mi amor, así papppito métemela hasta dentro
- cójanme soy su perra, soy su golfa.

El escuincle me daba con todo  y también comenzó a insultarme
--  te voy a preñar pendeja, te vas a ir con mi hijo

-aahhh si, preñameeeeee, hazme un bebeeee
- si chiquita.... aaagghhh... ya mero... ya mero viene tu premio... por ser tan zorrita, voy a vaciar mis bolas contigo pendeja
- ayyy sii papacito.... asiiiii... asiiii... dame duro.... quiero todo tu semen....



Aquella escena parecía de una perra callejera en celo y 3 perros en brama atrás de ella dándole su merecido. Y  Daniel comenzó a bombearme muy rápido y muy fuerte agarrándose de mis caderas cuando comenzamos a gritar
- ¡¡Aggghhh me vengo otra vez papi!! ¡yaaa! ¡yaaaaa! ¡llename de leche!!
-¡ya mamacita, ya me vengo!! ¡me vengo! aaaaaggghhhh ¡aqui esta tu lechitaaaaaaa!

No sé cuántas veces me vine, pero en ese momento Daniel me inundo la panocha, chorros de leche espesa y caliente comenzaron a brotar de él y a llenarme toda por dentro, ¡por Dios! ¿qué no tenía fin? me estaba desbordando y su semen ya se salía de mi vagina, Rodolfo el culo y Don Faustino me aventó su esperma en la cara y boca, los mocos me salían por todos lados, se separaron de mí y comenzaron a fotografiarme el viejo me escupió en la cara y me dijo:

-nunca pensé que fueras tan ligerita lorenita, siempre nos veías mal, siempre te portaste mamona con nosotros y mira como nos diste las nalgas mientras el pendejo de Mauricio duerme como bebe.

Yo me sentía Humillada, pero no me bajaba la calentura, agarro mi tanga y se limpió el sudor de la cara, luego me aventó la ropa a la cara, como de su pene le seguía escurriendo semen me dijo límpiamelo ya para irnos, con la lengua le quite los restos de leche, se vistieron y se fueron.

Yo seguía en otro mundo, me comenzaron a llegar pensamientos de culpabilidad pero a la vez recordaba todo y me calentaba, me sentía mal realmente había caído muy bajo, tan bajo que mi matrimonio podría peligrar por una simple y llana calentura, me metí a bañar con agua fría porque realmente no me bajaba  la excitación  y me fui a la cama pues ya casi amanecía.

Pasaron unas semanas y comencé a tener síntomas de embarazo, quede preñada no se de quien, al otro día de los hechos tuve sexo con Mauricio, obvio nada que ver con lo de aquella noche.

Mauricio y Rodolfo se volvieron a distanciar y yo ahora tengo casi 4 meses de embarazo, todos los días lloraba arrepentida de lo que había hecho inclusive me asaltaban ideas de contárselo a Mauricio pero me lo guardaba por temor a perder mi felicidad, mi mundo de fantasía en donde yo era una señora respetable ante la sociedad, una esposa fiel en un matrimonio perfecto!!!!

2 comentarios:

  1. Wuaooo que rico relato muy bien descrito me gustaria ser tu amigo

    ResponderEliminar
  2. wooooo que rico dejar preñada la amiga de mi amigo

    ResponderEliminar

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Quiero recibir relatos en mi correo electrónico

Ir arriba