viernes, 20 de enero de 2017

Sólo quise dar una mano

Hola mi nombre es Paola, ya había subido unos cuantos relatos y he tenido muy buena respuesta por parte de los lectores y eso me excita mucho jiji. Como ya saben, pues soy  México y tengo 18 años,  tengo un buen cuerpo, mido 1.71 m tengo unos pechos promedio (36B) no pequeños pero tampoco muy grandes, un trasero  bien paradito piernas grandes. Soy de labios gruesos y ojos negros, cabello negro y tez entre blanca y morenita. En pocas palabras los hombres me dicen de cosas cuando me ven.

Bien, esta vez es algo corto pues fue con el intendente del gimnasio al que voy a entrenar. Muchos me dicen que si sólo cojo con maduros y les digo que no, solamente que es con quienes mas he hecho locuras jiji o me han obligado a hacerlas y me son mas excitantes.

Esto ocurrió hace una semana, don Pedro es un señor ya viejo de unos 60 chaparro, gordito y algo calvo que trabaja, como ya lo dije, limpiando las instalaciones del gimnasio donde entreno gimnasia. Cada que estamos entrenando él llega a vernos, algo que nos es normal pues por lo que hacemos mucha gente nos mira, pero el siempre que nos veía iba a los baños de mujeres pero no duraba mucho, después de ello pasaba al baño de hombres y ponía como unas tablas para cerrar el paso y saber que limpiaban adentro y cerraba la puerta.

Nunca pensaba que era lo que hacía hasta que el miércoles pasado que después de entrenar y ya lista para irme, sólo ir a cambiarme e ir por mis cosas, la puerta del baño estaba con llave y no había nadie dentro y la única persona que tenia llave era don Pedro. Así que tuve que ir al baño de hombres donde se suponía que estaba limpiando y me encontré con la sorpresa de que al pasar las tablas y acercarme a la puerta escuchaba que él estaba diciendo mi nombre <> al escuchar eso no supe que hacer y abrí la puerta lentamente y la sorpresa fue que se estaba masturbando mientras decía eso. Me quedé paralizada cuando vi lo que hacia, no por su pene, era pequeño, unos 15 cm, pero me excité al ver que me estaba dedicando una paja.

De lo excitada sólo toqué la puerta, entré y dije con la voz algo sexy, todavía jugando jiji:
-¿Quiere que le ayude con una mano?- con una pequeña risa coqueta-.

Don pedro al escucharme se guardó el pene y voltea a verme todo rojo de vergüenza:
-¡Señorita! ¿Que se le o-ofrece?
-¿Porque lo guarda? :( yo quería ser una buena persona y ayudarle.
-No se de que habla jeje.
-No se haga, se estaba tocando mientras decía mi nombre, por eso le quiero ayudar -mientras me acercaba a su mejilla y le sobaba por encima de su miembro que aun estaba erecto.
-¿ah sí? -aun nervioso- ¿Y...y como pretende ayudarme?

Yo ya estaba apoyándome en mis rodillas:
-¿Usted como imagina que lo voy a hacer? Si atina haré mas que eso pero si no solamente lo que tengo pensado.
-No señorita, no se que hará -se notaba su nerviosismo- ¿quizá un beso?

Mientras bajaba su cierre le dije:
-Jiji se ve que es muy respetuso y por eso haré poquito mas.

Al bajarle el cierre salto su pene porque estaba muy erecto, estaba muy gordo y le saltaban algunas venas, me encanta cuando se ven así. Lo tome con una mano y le di un beso en la cabeza mientras lo miraba directo a los ojos. Él solamente se sorprendió mucho y enmudeció. La cabeza de su pene ya estaba muy mojada y brillosa del liquido preseminal que tenía, sabia rico.

Con mi otra mano le acaricie los testículos mientras metí todo su miembro a la boca, no desaprovechó y me tomo de la cabeza y me empujo mas para meterme todo el miembro. ¡Me gusto! Y lo mire y dije:
-Así que ya no esta nervioso y tomó confianza jeje. Jugaremos sucio.
-Espera, iré a poner seguro quiero que esto dure.
-No pongas nada, sucio será dije, si nos pueden atrapar será más excitante.

Le apreté el pene y sólo vi que se puso rojo y sus venas saltaron mas. Cuando lo solté me dijo:
-Ufff eso duele.

Lo apreté de nuevo y esta vez mas tiempo y pase mi lengua por la cabecita de forma suave, tembló un poco.
-Wohhh si que sabes que hacer.
-No sabe por lo que he pasado Don Pedro, no sabe...

Seguí lamiendo de forma lenta su pene, de arriba a abajo, lo metía a mi boca y adentro movía mi lengua de un lado a otro y le apretaba con la garganta. El sólo pujaba, lo saqué y le chupé los testículos. Levante mi blusa y azoté contra mis tetas su erecto miembro, eso vi que le gustó más. Metí su cabeza a la boca y le empecé a masturbar mientras chupaba. Y el sólo se dedicó a apretar mis tetas.
-Niña, que ricas están, me encantan mucho, desde hace mucho que te veía y nunca creí tenerte así.
-Ya ve Don Pedro, uno nunca sabe. -Mientras le hacia la paja.

Sin quitarme el bra metí su pene entre mis tetas y le empecé a hacer una rusa con todo y bra para que apriete mas jiji. Me levanté y me subí al lava manos, me quite el short y le dije, penetreme aquí rápido se acerco y dijo primero:
-Antes que nada quiero olerla. Mmmm... Igual que en tus tangas, exquisita.

Fue ahí donde me di cuenta que entraba al baño de mujeres después de vernos para oler nuestras tangas y luego masturbarse.
-Ahhhh es todo un juguetón don Pedro.

Me tomó de las nalgas y me penetro de forma lenta pero con sus venas saltadas hizo que me calentara y de sólo pensar me sacó un orgasmo. Levanto mi bra y me saco las tetas y me abrazó y comenzó un rápido bombeo que no me lo esperaba por su edad.
-Ohhh oh si don Pedrito deme un duro trapazo, ya me falta.

Me apretó las tetas y me dolió mucho. Que grite y me asuste pensando que afuera escuchasen. Después de eso el sólo dijo:
-¿Donde quieres? Que me vengo...-mientras se venia adentro.

Sentí todo su semen dentro de mi y me baje del lavamanos levante mi short me lo puse y solo le dije:
-Ni una palabra a nadie, ahora necesito que abra la puerta de mujeres que por sus calenturas lo cerro.

El un tanto agotado me dio la llave mejor y me dijo que se la trajera después porque necesitaba tomar el aire. Cuando lo veo recuerdo y él sólo fue, no dudo que lo volvamos a hacer.

3 comentarios:

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba