martes, 24 de enero de 2017

Mi primer trio

Hola mi nombre es Paola, ya había subido otros relatos y he tenido muy buena respuesta por parte de los lectores y eso me excita mucho jiji. De nuevo describiré, pues soy  México y tengo 18 años, tengo un buen cuerpo (eso creo jeje) mido 1.71 m, tengo unos pechos promedio (34B) no pequeños pero tampoco muy grandes, un buen trasero  grande y bien parado, y piernas largas y de vientre plano. Soy de labios gruesos y ojos negros, cabello negro y tez blanca. En pocas palabras creo tener buen cuerpo porque practico gimnasia ;).

Mi nuevo relato es de nuevo con mi maestro de matemáticas, algunos saben que en ese entonces tenía 17 años y estaba en la preparatoria (colegio), con quien una vez tuve sexo por un chantaje que me hizo pero esta vez con una sorpresa que ni yo me esperaba.

Como ya habíamos tenido sexo desde la primera vez, esta vendría siendo la cuarta vez que lo hacíamos. Nuestra forma de operar es que él me enviaba un correo diciendo cuando lo haríamos, donde lo esperaría y como me quería vestida, normalmente era después de clases. El correo que me envío en aquel entonces decía:
"Hola Putipaoli, ya sabes para que te quiero, ahora quiero que después de clases te quites tu brasiere y lleves una blusa escotada, te pongas una tanga negra pero esta la quiero todo el día y en durante la clase tendrás que abrir tus piernas para ver si la llevas. Y que lleves tus tacones negros altos que te hacen ver más puta y que te peines con dos coletas. Mañana te recojo en la segunda parada del colectivo que esta por la escuela, te subes a la parte de atrás de la camioneta. Besos mi perrita."
Como lo pidió, fui a la escuela vestida normal con la excepción de las coletas y la tanga, y tal como lo dijo, me hizo abrir las piernas durante su clase yo esperando que nadie más viera lo que hacía y lo que hice.

Acabando las clases esperé un momento y fui al baño y me quite mi bra y la blusa me la cambie por una muy ligera y escotada, se alcanzaban a marcar mis pezones que ya estaban duros por la excitación, pero para que nadie viera me abroché el suéter, los tacones esperé a subirme a la camioneta para ponérmelos.

Saliendo de la escuela me dirigí a nuestro punto de encuentro, cuando vi que ya venía su camioneta (familiar) se detuvo y me apresure a subir para que nadie viera que lo hacía y por las mismas prisas no me fijé en lo que se venía, había otra persona ahí, era un chico de la escuela al que alguna vez había visto pero no conocía tenía como unos 16 años. Mire al profesor y le dije:
-¿De qué se trata esto?
-¿Que? ¿No te gusta?-entre risas.
-¿Que hace él aquí?
- riendo- gracias al él me di cuenta ese día que fuiste vestida de putita de alguien más, te presento a Luis y quiero que lo trates con cariño.
-¿Que? Yo no haré nada, déjeme bajar de inmediato.
-Mira putita, vas a hacer lo que yo diga porque recuerda que puedo llamar a tus padres.
-No me importa lo que haga.
-¿Como ves Luis? Ahora nuestra puta se hace la difícil.
-con una sonrisa- Jaja ay profe, déjela al cabo ella es quien se pierde de la diversión- dirigiendo su mano a su bulto y bajándose el cierre para sacárselo- yo que ya tenía demasiada leche acumulada para ella.

Al ver su pene me comenzó a dar un hormigueo en mi vagina por deseos de tener adentro esa cosa enorme, estaba media erecta y se veían unos 20cm, yo no supe que hacer y el profesor dijo:
-Jaja ay Luis, siempre de presumido, pero con eso yo creo que caerá redondita.

Yo simplemente miraba a ambos y luego bajaba la mirada a ese animal y la boca se me "empezó a hacer agua" con el antojo de tenerlo entre mis labios y apretarlo y esos enormes testículos chuparlos, estaban muy gordos de tanta leche guardada. Y me decidí, tome ese pene con mi mano izquierda y empecé a agitarlo haciendo una paja, el  inclinó su asiento y se desabrochó el pantalón para poder agarrarlo mejor y yo me puse de rodillas para empezar a jugar con su paquete. En mi cabeza sólo pensaba en lo enorme que era eso.

Me acerqué y pase mi lengua de arriba hacia abajo, lamiendo lentamente y sus testículos les di unos besitos y luego los succionaba, eran grandes! Les escupí y pase mi lengua por su glande suavemente. Me lo metí a la boca y ni me cabía, era mucho para mí, pero él me tomó de las coletas y jalo, haciendo que me entrara a la garganta ahogándome, casi lo comía todo. Entonces el profesor dijo:
-Viste que no duraría mucho en comenzar, ahora mira bajo su falda, te encantará.

Luis hizo caso y levantó mi falda mientras yo aún le mamaba:
-Pero que sabrosura-mientras jalaba la tanga- ve lo que le decía profe, que culazo tiene.

Yo seguía con mi juguetito mientras él me acariciaba el ano de una manera muy suave que me provocaba cosquillas. En eso el profesor dijo:
-Llegamos, ahora jugaremos los tres, pero ponte tus zapatillas putita y desabrocha ese suéter.

Hice caso y me bajé de la camioneta y me dirigí al cuarto, Luis me iba tomando de la cintura. El profe entró y solo dijo:
-Pero mira lo puta y sabrosa que te ves así vestida.

Y se me lanzó a agarrarme de las tetas pellizcando mis pezones que ya estaban muy duros, me saco las tetas por arriba de la blusa y se veían muy bien paradas y comenzó a besarlas. Luis sólo se quedó parado con su pene al aire y erecto, aparté al profesor y me arrodillé para sacarle también su pene. Cuando lo hice tomé el de Luis con mi mano derecha y le hacia una paja mientras mamaba al profesor, y le indiqué a Luis que me empezara a follar y se negó hasta que le mamara otro poco y entonces fue ahí donde mamé dos penes al mismo tiempo, una gruesa pero pequeña y la otra delgada pero larga.

Empecé por mamar a Luis sus testículos mientras su verga se recargaba en mi cara y le hacia una paja al profe, después pase a meterme toda la verga del profe a la boca y me quedé ahí unos segundos aguantando la respiración hasta que la expulse porque me hizo toser. El profesor si dijo que él ya quería follar y se fue atrás de mí y quiso levantar mi culo pero parecía que no se acomodaba y nos dijo a Luis y a mí que nos fuéramos a la cama, Luis y yo en la cama, me acomodaron de perrito y Luis se arrodilló frente a mi cara de forma en que podía mamarle, el profe parado junto a la cama, hizo a un lado la tanga y la falda me la subió y primero comenzó a lamer mi vagina y culo, de lo caliente hizo que de forma rápida tuviera mi primer orgasmo.

A Luis me encargue de entretenerle, sacaba mi lengua y la pasaba por su glande mientras acariciaba sus testículos y le dije:
-Mmmmm... Es enorme, me encanta meterlas al fondo y ver cuánto aguanto con ellas dentro.
-Jaja, vaya que si eres toda una puta, ya me lo imaginaba en la escuela pero hasta que vi ese día que llevabas escotada y como ibas arreglada lo confirme.
-Mmmm si bebé, soy tu putita y ahora no me arrepiento de ese día.

El profe queriendo resaltar su presencia empezó a meter su dedo en mi culo mientras lamia mi vagina. Yo rápidamente me moví! No quería que lo metiera si me dolía pues aun no me lo estrenaban, y le dije:
-Oiga! ¿Que le pasa? Recuerde que por ahí todavía no.
-Mi amor, tranquila solo quería recordarte que también estoy aquí y no me has dicho nada.
-Ay! Perdón jiji, es que estoy esperando a que la meta.
-Ahh es eso... Pues ahora verás.

Se paró y acomodo su pene a la entrada de mi vagina y acomodo su glande en la entrada y me dio una nalgada mientras decía:
-Vas a ver perrita, lamentarse no haberme hecho caso.

Y la metió de un solo golpe que hasta me empujo e hizo que me metiera toda la verga de Luis a la boca de un solo bocado, me dolió demasiado que hizo que gimiera mientras le mamaba a Luis quien sólo rio y el profe dijo:
-Ves que ahora si notarias que estoy aquí.

Mientras bombeaba de forma apresurada que escuchaba sus testículos golpear en mi cuerpo, me dolía demasiado yo seguía metiéndome a la boca el pene de Luis y jugaba con mi lengua en su glande y al mismo tiempo tener ese trozo de carne sofocaba mis gemidos pues mi profesor en verdad me tiraba con fuerza. Poco a poco fue disminuyendo la velocidad y dijo:
-Ahora me la vas a mamar a mí, que esta vez quiero acabar en tu cara y boca.
-Está bien papi, dame mi lechita que ya me hace falta.

Sacó su pene y sentí como mi vagina poco a poco se iba cerrando, porque como ya había dicho, es pequeño pero gordo ese pene. Se cambiaron de posición pero Luis me acomodó boca arriba y se arrodilló en el piso y comenzó a estrujar mi vagina, el profesor le dijo:
-Espera, mejor llevémosla al sofá pez poder acomodarnos mejor.

Y así hicieron, me levantaron entre los dos, uno jalando mis brazos y el otro mis pies, el profesor quien llevaba mis brazos me pegaba a su entre pierna, golpeándome con su pene y testículos, eso me calentó más. Una vez en el sillón de dos piezas se acomodaron de misma manera y yo quedé con la cabeza en la recargad era de brazos del sofá y la vagina casi en la orilla pero Luis me puso una almohada bajo mi como para levantar más la vagina.

Y así comenzó todo de nuevo, yo como desquiciada tome el pene del profe y le empecé a mamar y por la posición en la que estaba él hacia movimientos de cadera para meterme su verga más al fondo. Lo hizo al principio y después sólo se quedaba parado a que le mamara; mientras tanto Luis estaba haciéndome oral y con dos de sus dedos abría mi vagina y metía su lengua a tocar mis paredes vaginales y eso me encantaba, me sorprendía que a pesar que el profesor ya me había follado me hizo el oral.

Tomaba el pene de mi profesor y me lo metía a la boca y con el adentro movía mi lengua y con una de mis manos le acariciaba los testículos que le colgaban demasiado. Luis se levantó y empezó a acomodar el glande de su pene en mi vagina, lo movía como si se resbalara, levantó mis piernas y las puso sobre sus hombros y puso su pene sobre mi vagina, cerró mis piernas y empezó a moverse de atrás a adelante, literalmente me penetraba las piernas, eso me calentó demasiado pues su pene estaba rosando mi vagina y me mojaba más.
-Ya métela!

Grite y él y el maestro solo se miraron y rieron. Abrió mis piernas y acomodó la cabeza de su pene en la entrada de mi vagina y la fue metiendo poco a poco, eso me encanto, sentir cada pedazo penetrando, sentía como su glande rosaba cada parte de mi interior hasta que la metió toda me acarició mi clítoris y después su mano la dirigió a uno de mis pezones, lo acarició y mientras yo mamaba al profe me pellizco e hizo que gritara mientras tenía el pene del profesor en la boca  y casi me ahogaba y me dijo:
-Muévete! Si no no te suelto.

Por el dolor no podía moverme pues quería que me soltará y cada que novia para librarme, me dolía entonces empecé a hacer leves movimientos de cadera, arriba, abajo y así durante unos segundos hasta que me soltó y me abrazó las piernas y comenzó a bombear de forma muy apresurada que rápidamente se me paso el dolor del pezón y en eso el profesor aviso que acabaría, saco su pene, abrí mi boca y comenzó como a masturbarse y me echó todo su semen en la cara llegando un poco a la boca, eso no detuvo a Luis para seguir y mientras terminaba de limpiar el pene del profe con la boca, Luis también avisó y empezó a soltar chorros dentro de mí y saco su pene y termino de tirar todo en mi abdomen, solamente me levante y también comí lo poco que quedó en su pene y solamente dijo:
-Wohhhh sí que eres toda una puta.

Solamente le sonreí y me agache, no sé porque pero me dio penita. Todos nos bañamos y el profesor me dejó a unas cuadras de mi casa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Quiero recibir relatos en mi correo electrónico

Ir arriba