domingo, 15 de enero de 2017

Mi amo me culea en la puerta como perrita

Hace dos días cuando venia de trabajar de mi consultorio me dieron muchas ganas de que mi amo  me cogiera en la puerta, sin embargo, me daba un poco de pena decirle y aun màs por que soy su perrita  estoy para lo que el pida y quiera, tampoco me gusta cuando es predecible  mejor dicho esperaba que sin aviso me volteara y me cogiera súper rico como siempre.


Al llegar a su departamento como es costumbre me saludo en la puerta y me abrazo, fue Instinto pegarme a el màs de lo normal para sentir su miembro, al notar que lo tenía muy duro y yo teniendo tantas ganas como perrita en celo, no lo pensé màs y de inmediato desabroche su pantalón, sentí con mi mano que la tenia súper dura mas que un roble entonces empecé a jalarsela fuerte y suavemente como me gusta y el me dijo que no se la jalara o me iba acoger algo que yo deseaba con muchas ancias y de imaginarlo me empecé a mojar porque quería sentir toda su verga, fue cuando pensé y dije las cosas en su lugar  si esta verga quiere coger y mi cosita Quiere Sentir como se la cogen, pues acoger coger.

Fue cuando decidí bajar mi pantalón y posteriormente mis bragas, me acerque un poco más y sentí el calor de su verga en la entrada de mi vagina, se sentía tan rico que me moje un poco más, en ese momento sentí como mi amo me tomo entre sus brazos, me jalo hacia el.

Y de un solo movimiento metio su verga en mi vagina los dos estabamos de pie en la puerta, comenzó a follarme, era tan rico sentir como su verga rosaba mis labios y entraba tan rico en mi, el calor de su cuerpo estremecía en mi piel cosa que provoco que al poco tiempo mis pezones se pusieran duros  y a su vez con el movimiento de su envestida mis pechos se tambaleaban, moría de ganas por sentír su boca en ellos así que sin pensarlo dos veces baje mi blusa y saque uno de mis pechos para servirlo en su boca, al instante sentí sus cálidos labios y su lengua mojada en mi pezón, jugaba con el, lo chupaba, lo mordía y a su vez apretaba con su mano izquierda mi nalga contra el.

todo el control sobre mi cuerpo estaba a su disposición, saboreaba mi seno, uhmmmm que rico lo hacía, era tanto el placer que no aguante más y estuve a punto de gritar, él sabia que me podían escuchar así que metio sus dedos en mi boca de inmediato, pero no dejo de follarme, yo reaccione chupándolos simulando que tenia en mi boca su exquisita verga (Amo chupar su verga) mi respiración se aceleraba cada vez más y más hasta que mis piernas comenzaron a temblar demasiado. yo llegaba al clímax mientras que el seguía devorando mi pecho cuando sintió que ya no podía mantenerme en pie apretó con más fuerza mi trasero metiendo su verga duro sin dejar que pudiera alejarme,  y escuche como sin alejarse mucho me dijo - ¿Querías verga no puta? Ahora te aguantas que tu amo está a punto de llenarte toda-

Siguió penetrándome con fuerza, mi vagina escurría, sentía chorros de mis líquidos escurriendo. Me encontraba tan excitada. No había sentido tanto placer con nadie más, como el que sentía con el.

De pronto sentí un escalofrío que atravesó mi cuerpo me dejo sin aliento, solo me mantuve en pie porque el me tenía sujeta. Lo del control no me preocupaba pues siempre me ha gustado que mi dueño lo tome por completo. Mi cuerpo ya no resistía más pero no quería que parara de hacer eso que sabe hacer tan bien.

Claramente sentí como de pronto su verga se puso más gorda y caliente, yo sabia lo que pasaría me daría toda su leche, entonces sentí como comenzó a tirar chorros de leche en el interior de mi vagina, ñammm quería saborear esa deliciosa leche caliente que solo mi amo me da, tal parece que me conoce por completo ya que en seguida me empinó y directo a mi boca apunto con su miembro aún caliente y duro, bañado en leche y fluidos, tenía tanta hambre que abrí mi boca tan grande como pude y me puse a tragar, sentía como en mis labios quedaban restos de su leche recién hecha.

Fue muy rico. Mientras yo mamaba su verga la leche caliente que aún permanecía en mi vagina escurrió por mis piernas hasta mojar mis bragas, debo confesar que ahora mismo mientras escribía esta experiencia mi vagina muere por sentir esa jugosa verga, me siento tan falta de ella que no puedo esperar a volver a tener esa verga cerca, chuparla, saborearla y sentir las manos de mi señor en mi culo.

Me  vuelve loca con esas cogidas tan ricas que me da en cualquier rincón de su departamento que ha sido testigo de las más placenteras folladas que pueden existir. 

NOTA: TODO ES REAL

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba