sábado, 7 de enero de 2017

Infidelidad por ambición II

Cuando Alejandro salió del baño a la recámara encontró a Bárbara sentada desnuda en la orilla de la cama untando crema en sus piernas, él se sentó en la alfombra y besándola en las piernas le dijo

-No lo tomes así amor

Apoyó su mejilla sobre el muslo de su mujer y acariciándola en la pantorrilla agregó
-Esto no es un engaño amor, me engañarías si lo hicieras a mis espaldas
-La que se acuesta con otro es infiel Alex… ¿Y que se supone que es la infidelidad?... Un engaño ¿O no?
-Técnicamente sí, pero esto es diferente, entiéndelo…Esto es algo planeado y necesario, así que no te atormentes pensando que vas a ser infiel, mejor piensa que es un tratamiento médico, algo así como una inseminación natural.

Bárbara se rió diciendo
-Contigo no se puede Alejandro, hasta en esto me has de hacer reír… Bien me lo decía mi abuela, “Cuídate del hombre que te haga reír porque hará contigo lo que quiera”
-¿Entonces?
-¿Entonces qué?
-¿Qué decides?
-¿Qué puedo decidir?... ¡Hacerlo!... Y mejor deja de sobarme las piernas o voy a querer que me lo hagas otra vez… ¡Ya vístete y no des lata!

Alejandro le dio un beso en el muslo, se puso de pie, y mientras se vestía preguntó
-¿Cuándo sería mejor que lo hicieras?
-Sin duda la próxima semana… No me pidas día y hora precisa amor… Tendría que…

Bárbara quedó en silencio y él preguntó
-¿Qué, qué?
-Hacerlo toda la semana

Respondió ella sonriendo con picardía, Alejandro soltó la carcajada y dijo
-¿Te encantaría verdad?
-Digo yo… Si lo tengo que hacer, no lo voy a sufrir, ¡Al contrario!…. Pero no es eso amor, estamos bromeando sobre algo que damos por hecho y se nos olvida que el sexo es asunto de dos… La verdad, no creo Dany me lo proponga… Pero de igual forma te prometo que lo intentaré
-Bárbara… Tú te coges al que te dé la gana, máxime estando caliente…. Vamos a hablar sin dejarnos influenciar por los sentimientos, hablemos con la verdad olvidando lo que nos frena a hacer las cosas ¿OK?

Bárbara afirmó con la cabeza y él preguntó
-Dime… ¿Te gusta Daniel?
-Bueno… Es muy guapo, atractivo, pero es tu hermano
-Te dije que quitemos los frenos Barb… Si no fuera mi hermano, ¿Cogerías con Daniel?

Ella se puso de pie, lo miró a los ojos unos instantes y mientras se ponía unas bragas y un sostén respondió
-Cualquier mujer lo haría Alex, un joven guapo, deportista, con un cuerpo bien formado y con dinero….
-Olvida a las demás, te pregunté a ti, a Bárbara… ¿Lo harías?
-Nosotras no somos como ustedes Alejandro… No le ofrecemos las nalgas al fulano que nos gusta… Nosotras le coqueteamos, pero él nos debe de buscar, pretendernos, insinuarnos que….
-¿Sí o no Bárbara?

Ella bajó la cara avergonzada y respondió
-Sí
-Entonces, aceptas que te gusta y que si él te busca, lo harías sin problema

Bárbara se sentó en el la silla del tocador y sonrojada responde
-Pues sí, si lo haría… Pero soy una mujer casada que ama y le es fiel a su marido… ¿Cómo me voy a olvidar de que soy tu esposa y él es tu hermano?
-Ese es el freno que te toca quitar a ti
-¡Que fácil!... Sé infiel, seduce al muchacho y olvídate que es mi hermano… ¡“Pan comido”!, ¡Por favor!, esto no va a resultar
-Tiene que resultar Bárbara… Entiéndelo ¡Tiene que resultar!...Los dos sabemos que no existe otra forma
-A ver, vamos a ver Alejandro…

Dijo Bárbara poniéndose de pie frente a su marido, subió sus manos a su boca, por un momento pensó lo que iba a decir y enfatizando sus palabras con ademanes dijo
-Cuando tú me dices que estoy muy buena, que soy casi una diosa del sexo capaz de enloquecer a cualquiera en la cama, es solo tú opinión amor… Para ti puedo ser la maravilla de hembra que dices, pero lo soy para ti, para el hombre que es mi novio, mi amante, mi esposo, el hombre que me ama… ¡Y qué bueno que me veas así!, pero en éste caso la opinión que cuenta es la de Dany y por más cachonda o puta que sea con él si no olvida que soy su cuñada te aseguro que no me va a coger… ¿Qué tal que no le gusto como mujer y que lo suyo es solo cariño de cuñado?.  ¿Entonces, qué hago?... ¿Lo violo?
-Te voy a decir algo amor… Yo sé muy bien que a Daniel le gustas y como cualquier hombre “te va a medir” para saber hasta dónde eres capaz de llegar, ahí es cuando tú debes hacerle sentir que él también te gusta y que estás dispuesta a coger con él
-Esa es la seducción natural entre hombre y mujer Alex, pero aquí la diferencia es que yo soy tu esposa y por lo tanto su cuñada… ¡Y eso!, precisamente ese pequeño detalle que quieres olvidar haría de mi “Inseminación natural” un incesto y el incesto es un delito…. Además de un grave pecado
-¿Delito? ¿Pecado?... ¡Por favor!.. ¿Y eso qué?... ¿Nos vamos a demandar unos a otros o qué?... Y en lo que respecta al pecado con una buena limosna, nos abren las puertas del cielo amor.
-¿Y tú crees que yo se lo confesaría a un cura?... ¡Ni loca!, capaz que mi penitencia sería dejarme coger por él para sacarme el demonio de la lujuria

Alejandro rió y dijo
-Pudiera ser… Pero no es el caso…La cosa es que como tú dijiste “Nosotros solo respetamos al dinero” y la verdad es que en nuestro caso estamos obligados a respetarlo dándole nietos a mis papás
-¡No me refería a ti y lo sabes!... Pero acepto que estamos obligados… Bueno, pero otro lado, supongamos que lo hacemos… ¿Qué tal que me vuelve loca en la cama y quiero más?
-Tendremos más hijos, como cualquier matrimonio
-¡Por Dios Alejandro!... Sé serio
-Soy serio, muy en serio Bárbara

Alejandro se sentó en la cama, descolgó el teléfono del buró y preguntó
-¿Qué decides? ¿Lo hacemos?

Bárbara lo miró, levantó los hombros y respondió
-Si no hay otra forma
-¿Entonces?... ¡Decídete Bárbara!
-¡Sí!, está bien, vamos a hacerlo

Alejandro marcó y esperó unos segundos a que respondieran mientras que Bárbara permaneció en silencio atenta a lo que decía su esposo quien al escuchar a Daniel en la línea le dijo

-¿Qué pasó hermano? ¿Cómo estás?.... ¿Vas a ir a San Antonio con mis papás?... ¿Y qué planes tienes?.... ¿Pensabas ir con alguien?...... No, nada en especial, nosotros también teníamos planeado ir a Acapulco el viernes, ya ves que Filiberto y la güerase van de vacaciones, pero necesito que me hagas un favor mira. A mí se me presentó un asunto urgente en la oficina y como quedé de estar el viernes para llevarle dinero a Filiberto quiero pedirte que pases por Bárbara y se van juntos, ella le lleva el dinero y yo los alcanzo el lunes por la tarde o el martes ¿No te molesta?... ¡Perfecto!, yo le digo a Barb que te espere como a las diez de la mañana

Terminó la llamada, vio a su esposa a los ojos y riendo le dice

-Este Daniel, me dice que ni loco va a San Antonio con Silvia y su marido__ Y en tono serio agrega__  Y para que lo sepas, se le notó la emoción en la voz al saber que estaría solo contigo, me dijo…. “Por supuesto que paso por ella y no es ningún favor, al contrario siempre es un placer platicar con Barbie…” Y bla, bla, bla… Le gustas al chamaco y lo va a intentar ya lo verás

-Una cosa es el cariño que me tiene y otra que quiera cogerme… No te confundas Alex, tal vez en el fondo estás juzgando mal a tu hermano y después te puedes arrepentir

-Para nada mujer, yo estoy obligado con mi hermano ya que en parte me siento culpable de cómo lo tratan en casa, así que no lo juzgo, ni bien, ni mal… Ya te dije que para mí es normal que te vea como te ve, fuiste su primer contacto con el sexo opuesto, la primera mujer que sin ser de su familia lo abrazó, así que no es de extrañarse su deseo por ti… Lo que además es lógico, él es hombre y tú una bella mujer… Y si te embaraza, te juro que lo convierto en mi ídolo

-Yo no lo creo, pero en fin

-Ya lo veremos, pasa por ti el viernes, cuando ustedes lleguen le das a Filiberto el sobre que le voy a mandar contigo, él y su mujer se van el viernes a medio día…Así que se van a quedan completamente solos en la casa…. Unas copas en la alberca, tú cuerpecito cubierto por el bikini más chiquito que tengas…. Y a coger se ha dicho mamita

-Qué fácil lo dices

-Bárbara, mírate al espejo amor…. Con el cuerpo que tienes seduces a cualquiera… Solo es cosa de que te lo propongas amor

Bárbara expresa un “Ja” negando con la cabeza, Alejandro la mira y le dice

-OK, Hablemos claro Bárbara y no te molestes… Te lo pongo de ésta forma… O te embarazas de Daniel o nos olvidamos de todo, buscamos un donador, yo busco un trabajo en cualquier lugar y nos vamos a vivir a un departamento… ¿Qué decides?

-¡Ya lo entendí Alejandro!, hay muchísimo en juego, la pregunta es si lo vale

Los dos se miraron a los ojos y Bárbara riendo agregó

-¡Que pregunta tan tonta!... ¡Claro que lo vale!....Está bien, lo haré, pero que quede claro que los dos estuvimos de acuerdo y sabemos los riesgos que corremos

-¿A qué riesgos te refieres?

-Al  posible fracaso de nuestro matrimonio ya que siempre tendrás en la mente que mi hijo es de otro… No sé, pero no creo que sea tan fácil aceptarlo

-¿Y si usamos el esperma de un donante desconocido, el hijo sería mío?

-No, físicamente, pero estarías de acuerdo y posiblemente a mi lado en el momento de ser inseminada

-Yo estoy de acuerdo en que Daniel te insemine y si quieres estoy a tu lado cuando lo haga  ¿No es lo mismo?

-No Alex, al ser inseminada no me entrego a nadie, nadie me acaricia, nadie me besa, nadie me da placer, ¡Nadie me coge! ¿OK?

-Mira Bárbara… Créeme que a mi es al que menos le gusta esta situación, máxime sabiendo que soy el causante de todo esto…. Y tienes razón, mi propuesta es guiada por la ambición, ¡Ambición tuya y mía!…. Sin embargo también está tu deseo de ser mamá y si te vas a embarazar aunque me duela mucho, quiero que lo hagas como debe ser y no con una jeringa en una mesa de ginecólogo

Bárbara sonríe, le da un beso en la boca a su esposo y después con voz sugestiva le dice

-¿Sabes?... Me gustaría estar acostada desnuda en una de esas mesas con los pies en los estribos y las piernas abiertas, tú te pones de pie frente a mi sexo y en lugar de usar el “pato”(Espejo vaginal) me abres la vagina dejándome ir la verga hasta el fondo… ¡Guau! … No creo que haya un ginecólogo, hombre o mujer que no haya llevado alguna vez a su pareja a coger en la mesa de exploraciones, deberíamos de comprar una

-Eres caliente como pocas amorcito…

-¿Y quién me enseñó?

-A mí ni me veas que lo ardiente lo llevas en la sangre mamita.

Bárbara se puso seria y le confesó

-No amor, fuiste tú y lo digo en serio.  Cuando te conocí me gustaste mucho tanto que el día que me invitaste a salir me volví loca de la emoción… Recuerdo que ese día cuando caminaste a mi lado y me abrazaste por la cintura sentí algo especial, algo que nunca había sentido y la primera vez que en el auto acariciaste cínicamente mi pierna muy arriba en mi muslo, te juro que mojé las bragas…. Quería que me besaras, que me abrazaras, quería estar desnuda entre tus brazos y que me hicieras mujer…Desde el primer día pudiste haber hecho conmigo lo que fuera…Si me hubieras pedido las nalgas, te las hubiera dado.

-Me hubieras dicho

-¡Sangrón!... Lo digo en serio Alejandro, mis primas me decían que me tenías deslumbrada por tu atractivo y tu dinero, pero no, no era así, la verdad es que despertaste en mí el deseo, la lujuria, una lujuria que después se convirtió en necesidad de ti, de tenerte, de sentirte dentro de mí y gozarte como loca

-¿Qué bueno no?

-Sí… Y no te molestes por lo que te voy a decir, pero como ya me habían advertido de cómo eran los hijos de los millonarios siempre evité enamorarme de ti, pensaba que me tenías por diversión y yo disfrutaba divertirme contigo… Acepté mi papel de tu puta y lo disfruté mucho… Además que recibí muchos regalos a cambio, te salí muy cara como puta…. Sí, ya sé que te he costado más como esposa, así que ni lo digas

-Vaya… Y yo que me volví loco por ti la primera vez que hicimos el amor.

-No te voy a engañar Alejandro y menos ahora que voy a…. Eso... La verdad es que yo no me casé muy enamorada como todas las novias y en eso tu familia tenía razón, simplemente éramos amantes y no me pareció mala idea vivir juntos, digamos que de manera legal

-¡Carájo! ¿Y dices que yo soy cínico?… Entonces, ¿Debo entender que te casaste por dinero?

-Me estás pidiendo que me deje embarazar por tu hermano. ¿No crees que es el momento de decirnos la verdad?.... ¡Pero no!, no me casé por dinero, tampoco voy a negar que me encantaba la idea de que lo tuvieras, pero más que otra cosa lo hice para limpiar la imagen de puta que todos, incluso mi familia tenía de mí

-¿Imagen de puta?, ¿Pues con cuantos te acostabas mamita?

Bárbara le hace un gesto de enojo con la boca y responde

-Sabes muy bien a lo que me refiero

.No, no lo sé, explícamelo

-¡A que era yo tu puta!...  Todos se enteraron de nuestro fin de semana en Acapulco y no te olvides que tenía 15 años Alejandro… Además, bien que sabían que cuando pasabas por mí en tu auto deportivo era para llevarme a un hotel a coger toda la tarde… Para ellos era yo la putita del millonario… Y razón no les faltaba

-No siempre lo hacíamos Bárbara y muchas veces la que lo pedía eras tú

-No lo niego…Me encantaba y me encanta coger contigo….

Bárbara quedó un momento en silencio y después con voz calmada agregó

-Claro que al casarme te tenía mucho cariño… No era yo tan puta como para coger y cobrarte mis servicios… Pero cuando comencé a darme cuenta de lo que yo significaba para ti, de todo lo que estabas dispuesto a cambiar por mí, me perdí, me enloquecí, me emocioné, me ilusioné, me… Me todo… Y terminé como estoy ahora, perdidamente enamorada, te amo, te adoro, te necesito, eres mi vida entera… Al grado de apoyarte ciegamente en ésta locura que has planeado

Bárbara secó sus ojos y con la sonrisa de quien suplica perdón antes de recibir la sentencia agregó

-Era necesario que lo supieras antes de serte infiel… ¿Me invitas a comer a un restaurante?

Alejandro rió y dijo

-Por eso te amo, por ser quien eres, lo que eres y cómo eres…. ¡Te adoro Bárbara Hinojosa!

De regreso de comer sentados en el auto ella lo miró y preguntó

-¿Y si él lo dice?

-¿Qué?

-Que se acostó conmigo

-No creo que sea tan tonto, mi papá lo corre de la casa

-Y a ti te obliga a mandarme al demonio

-Eso no va a pasar

Bárbara levanta los hombros y dice

-¿Y los cargos de consciencia?…Yo nunca he estado con otro Alex, tú fuiste el primero y has sido el único

-Lo sé amor… Pero entiende que es necesario

-Lo entiendo…. ¿Y si Dany te lo confiesa?... ¿Qué vas a hacer?, ¿Le dirás que fue planeado?, ¿Lo golpearás?, ¿Lo regañarás diciendo “Pero no lo vuelvas a hacer”?... ¿Qué harás si eso pasa Alex?

-No me lo va a confesar

-¿Cómo lo sabes?

-Conozco muy bien a mi hermano

-¿Te doy otro punto de vista sobre lo que puede pasar?

-Adelante__ Dijo Alejandro molesto, moviendo su mano hacia ella y Bárbara explicó

-Dany me quiere mucho, en eso estoy de acuerdo y acepto que si lo logro seducir terminamos cogiendo las veces que sean necesarias, ya que la primera es la difícil…. Pero también ese cariño se puede convertir en amor por la mujer, y ¿Qué tal que decide decírtelo precisamente para que te divorcies y me tenga solo para él?

Alejandro movió la cabeza negando y respondió

-¡Nunca lo haría!... A Daniel le encanta la buena vida y tal vez por eso soporta que mi papá lo traiga bien cortito… Cuando ha llevado a una amiga a la casa mi papá le dice__ Alejandro se puso serio e imitando el tono de voz de su papá y agrega__ “Si una de esas escuinclas interesadas te atrapa dejándose preñar, te desheredo por pendejo”…

-Sí que lo trae cortito… ¿Por qué dices que te sientes responsable de eso?

-Eso ya lo sabes… Por enamorarme de ti… Mi papá siempre pensó que tú te habías acostado conmigo y te habías dejado embarazar para atraparme, él pensó que era yo un inexperto y que a ti te habían aconsejado tus papás la manera de atraparme

-¿Atraparte?... ¡Carajo! … O sea que según él mi papá me dijo “Cógetelo hijita, que te embarace y lo atrapas”… Sí como no, si tu papá supiera el pleito familiar cuando se enteraron de nuestro fin de semana…Claro que al igual que todos, ms papás también pensaron que me casaba embarazada

- Lo entiendo amor, pero eso no viene al caso….El asunto es que mi papá no quiere que Daniel termine con una “Trepadora” como lo hice yo... Piensa entonces lo que pasaría si se entera que vive con la misma que vivió su hermano… Lo corre de la casa si se entera que se metió contigo, de ahí que su silencio esté garantizado… Ahora que si hacemos un trío, él tú y yo, solucionamos lo de los cargos de consciencia que tanto te preocupan

-¿Y a ti te encantaría verdad?

-Y a ti también y no lo niegues

Bárbara sonrió ante la verdad y desviando el punto agregó

-Pero si Dany tiene esa presión por parte de tu papá… ¿Cómo pretendes que lo hagamos?, yo no creo que se anime a hacerlo

-Paradójicamente, es nuestra garantía… El está encaprichado y sabe que contigo no corre ningún riesgo de que mi papá se entere… No le vas a exigir que te cumpla o que te deje como estabas

Bárbara rió de buena gana diciendo

-Quien sabe… ¿Y si me vuelve a buscar?

-Con lo deliciosa que estás, te garantizo que lo hará

Respondió Alejandro con voz cachonda, Bárbara sonrió ante el piropo de su marido y preguntó

-¿Y qué se supone que debo hacer?... ¿Embarazarme otra vez o solo divertirme?

-Las dos cosas… Pero me invitan a la fiesta

El jueves por la noche, Bárbara y Alejandro estaban desnudos en la cama, él pretendió hacerle el amor, pero ella se levantó de la cama diciendo

-No Alex, quiero estar deseosa a ver si la necesidad me facilita las cosas… Ya sabes, las cosquillitas que ya me comienzan a enloquecer

Le dijo moviendo otra vez los dedos de su mano frente a Alejandro y al terminar de reír agregó

-Mejor quédate así boca arriba, te voy a hacer algo muy rico

Bárbara tomó un frasco con “aceite para bebé” que se untaba en las piernas, simulando la posición de “Loto” se sentó a un lado de la cadera de su marido, vació un poco de aceite en sus manos y comenzó a jugar con el pene y los testículos de Alejandro, con sus manos lo apretaba en el glande y ayudada por el aceite las hacía bajar apretando por el tronco hasta llegar a la base del pene, de vez en cuando se agachaba para recorrer con su lengua el cinturón del glande mientras que Alejandro la tocaba en su muslo pretendiendo que ella cediera a sus deseos de penetrarla pero ella lo siguió masturbándolo lentamente, le besó la punta del pene y le dijo
-Me encanta tu verga amor, es grande y gruesa con razón me enloquece
-Y Daniel está mejor dotado
-¿En serio?... Ha de ser un burro
-Cuando lo vi desnudo en el vestidor de la alberca estuve a punto de decirle “Te la cambio compadre”

Bárbara rió y él le dijo
-Ven amor, siéntate en mí, vamos a cabalgar como te gusta
-No, hoy quiero reprimir mi calentura, terminar deseosa y necesitada de esta delicia

Le respondió besando y lamiendo el glande
-Mañana te vas a indigestar de lo que tanto te gusta mamita, eres una golosa
-Sí que lo soy y me encanta serlo… No creo que exista un hombre que se resista a esto

Le respondió metiendo el pene en su boca, Alejandro gimió cerrando sus ojos y cuando ella sacó el pene de su boca para seguir acariciándolo con sus manos impregnadas de aceite él le dijo
-¡Ninguno amor!, ningún hombre se resistiría a tus caricias… Sabes muy bien cómo hacerlo, esto es delicioso Barb, me encanta, tienes unas manos increíbles

Cuando Bárbara sintió el pene endurecerse, lo apretó poniendo una mano encima de otra para abarcarlo todo, acercó su boca abierta unos centímetros arriba del miembro de su marido y sintió como se contraía al tiempo que dos fuertes chorros de semen salían hasta alcanzar su lengua, mismos que fueron seguidos de otros menos potentes que golpearon sobre su cuello, cerró la boca para saborear lo que había entrado en ella y cuando los gemidos de él terminaron Bárbara se quedó observando el blanco semen que había escurrido del orificio del glande hacia sus manos y mojaba sus dedos.

No era la primera vez que su marido eyaculaba fuera de su vagina, sus tetas, su vientre, su cara, su boca, sus piernas, toda su piel había sentido el cálido semen sobre de ella, sin embargo ésta vez lo observó detenidamente movió su dedo observando que era parecido a un moco que se pegaba tanto a la piel de su dedo como al tronco de pene, formando un “hilo” que los unía cuando ella estiraba lentamente su dedo, quedó en silencio pensativa sin atender a las palabras de su esposo cuando dijo
-Qué delicia amor, me ordeñaste hasta la última gota
-Me encanta tu semen Alex

Respondió Bárbara en tono distraído, comentando más lo que observaba que al placer del momento y él al notar cierta tristeza en sus palabras preguntó
-¿Qué pasa amor?

Ella negó con la cabeza y mirándolo a los ojos le dijo preguntando
-¿Por qué tenía que ser así Alex?
-¿A qué te refieres?

Ella hizo un gesto con los labios y sin dejar de observar el blanco pero estéril semen de su marido agregó con tristeza
-Mi vida era un sueño Alejandro… Casada con un hombre guapo, con dinero, muy bien dotado y un excelente amante, tanto que cada vez que estoy desnuda en sus brazos se me desbordan todos los sentidos entregándome al mayor placer que pueda existir, el placer de ser mujer y sentir esos orgasmos que me hacen tocar el cielo

Bárbara soltó el miembro de Alejandro que cayó flácido sobre su vientre y sin limpiar sus manos las movió haciendo sentir su desesperación y agrega
-Era… Era como una Cenicienta… ¿Y qué pasó?.... Me dieron las doce y ahora Cenicienta se tiene que ir de puta para realizarse como madre y así complacer al rey dándole un nieto que garantice la llegada de su príncipe al trono … ¿¡Por qué Alejandro!?
-¡No dramatices mujer!... Que si los Grimm hubiesen escrito la versión para adultos te aseguro que la Cenicienta se encuera a tiempo, se hubiera puesto de puntitas sobre sus zapatillas de cristal y recargada sobre la calabaza en que se hubiera convertido el carruaje le hubiera dado las nalgas al príncipe… Le faltó malicia a la chamaca…

Bárbara rió moviendo la cabeza y siguiendo la broma dijo
-Eres imposible Alex… Pero sí… Tienes razón, además él príncipe no hubiera tenido que buscar a la dueña de la zapatilla y ella, ya sabes…Príncipe cogido, príncipe atrapado
-Eso que ni qué… Ya atrapaste a uno, ahora solo debes cogerte al otro

Bárbara sonrió y respondió
-Así parece, ¿Qué otra cosa podemos hacer?... ¿Perderlo todo?... No Alex, lo tenemos que hacer, ¡lo tengo que hacer!… No estoy dispuesta a pasar privaciones, no quiero estar como mi mamá que al final de cada quincena tenía que decidir si nos daba de comer frijoles o huevos…. Y como bien dices el placer es un “plus” pero un plus que pienso disfrutar como loca
-That’s my girl (Esa es mi chica)

Exclamó Alejandro apretando el muslo de Bárbara y ella dijo
-Solo te pido un favor
-El que sea
-No me presiones, no me preguntes nada, ni me digas nada… Yo te lo contaré todo a su debido momento
-Si quieres dímelo cuando sepas que estás embarazada
-Eso no te lo cree nadie, lo primero que harás al llegar es pedirme que te cuente con lujo de detalle, eres un caliente Alejandro… Te lo platicaré cuando llegues a Acapulco, solo te pido que no me presiones
-Está bien Bárbara, así se hará
-Voy a limpiarme lo que me echaste encima
-Mejor vamos a la regadera

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba