martes, 6 de diciembre de 2016

Mi prima Alejandra

Eran las 9 de la mañana cuando me levanté de la misma forma que todos los días, desayuné y me cambié. Como comenzaban mis vacaciones, salí a dar un paseo para despejar la mente y decidir qué haría este verano.

Al pasear por el centro de mi ciudad advertí una belleza despampanante que estaba adelante de mí y pude apreciar en todo su esplendor su hermosísimo y gran culo. Me quede casi babeando ante tan asombroso trasero, pero me doy cuenta que era alguien conocido, se gira hacia mí y veo que es mi prima Alejandra, que ahora les voy a describir.

Es de estatura mediana tirándole a baja, delgada con pelo quebrado abajo de los hombros, tez morena, unas tetas medianas pero súper apetecibles. Su cara es bella siempre con una sonrisa. Su mayor atractivo es ese par de piernas inmensas y hermosas que tiene, cada que la veo hago hasta lo imposible por no lanzarme sobre ella, por que siempre usa pantalones pegados y casi revienta dicho atuendo.

Bueno, continuando con mi relato. Todavía con la cara de idiota al ver ese trasero escultural, la saludé, con un beso en la mejilla como es costumbre, después ella me dijo que en la noche celebrarían una fiesta, como no tenía con quién ir me pidió que la acompañara, formalizamos y quedé de pasar por ella como a las 8:30.

Cuando llegué a tocar a casa de mi tía, salió ella… acababa de bañarse, y se vistió con una minifalda súper apretada de color azul, sin bragas porque no le gustaba que se notaran en las nalgas, también portaba un top negro que apenas si cubría la aureola que rodea sus pezones.

La tomo de la cintura y nos vamos en el coche, llegamos como a las nueve al antro. Cuando nos vieron bajar del coche los ojos de los chicos se posaban en mi prima, y en mí pero con una gran envidia. Nos metimos al lugar, ahí empezamos a bailar, y pedimos unas cervezas…

Después de varias copas, mi prima anda medio ebria y me pide salgamos a bailar, en la pista estábamos cuando ponen la música estilo reggae y otras piezas que se bailan muy sensualmente. Entonces mi prima se pega a mi cuerpo, abre las piernas y yo le meto una pierna entra las suyas para poder bailar mejor, ella me toma de la cintura y me atrae hacia ella.

Yo me empezaba a excitar y Alejandra estaba calentísima, me sobaba toda la espalda, y después de 5 minutos llevó sus preciosas manos a mis nalgas y yo me sorprendí pero en venganza hice lo mismo, y por fin mi sueño se cumplió de tocar ese par de tremendas formas. Por encima de la ropa coloqué dos dedos a la raya de sus nalgas y ella empezó a suspirar.

Después subió una de sus manos hasta mi cabeza y me besó. Ese beso fue tan cachondo que yo ya quería desnudarla ahí mismo. Después yo subí una de mis manos hasta sus tetas y las empecé a magrear, esas tetas que estaban tan duras, riquísimas, le pellizqué el pezón y sobaba toda la teta como si estuviera amasando algo, ella tomó mi miembro sobre la ropa y restregada su entrepierna contra mi bulto, que ya quería reventar el pantalón o salir por arriba del mismo. Yo le dije que nos fuéramos a un lugar más despejado.

Salimos de allí y tomamos rumbo hacia un motel, todavía ni estacionaba el coche cuando ella ya estaba besando mi bulto y yo calientísimo que no pensaba ya en nada más que follarla.

Entramos a la habitación y yo la traía cargada, abrazándome y besándome como tratando de succionarme la lengua. La tumbo en la cama, me disponía a saltar sobre ella cuando me dijo:

- Espérate, te tengo una sorpresa.

Acto seguido y empieza a bailar y quitarse la ropa de forma idéntica a la de una bailarina de strip-tease. Cuando está totalmente desnuda y saltando en su baile, me aluciné con ver sus tetas como botaban igual que si fueran balones.

Ella salto sobre mí y tumbándome sobre la cama, se agacha y abre mi pantalón tomando mi pene en sus manos. Comienza a masturbándome, el tacto con esas manos me puso a mil, pero ella tenía planes para toda la noche. Metió mi polla a su boca y lo recorría con su lengua desde la cabeza hasta la base, chupaba mis testículos como si fuesen un dulce, lo mismo hacía con la cabeza. Yo me sentí en el paraíso, el placer era inmenso, esa forma de mamar era de una profesional. Yo la levanto y mamo sus pezones y juego con sus tetas que me hacen soñar con ellas. Ella está gimiendo de placer, mientras tanto con una de sus manos me masturba. Siento que estoy a punto de venirme cuando la obligo a que se agache y se ponga a cuatro pastas. Me coloco abajo de ella y le como su coño. Formamos un 69 perfecto, sus jugos me sabían a cielo, ella chupaba mi verga como desquiciada, yo ya gritaba de placer, y le metía mi lengua en su raja como compitiendo con ella para ver quién terminaba primero. Ella gritaba y casi aullaba de placer, salieron unas lágrimas de todo el placer que recibía, la estaba embistiendo por la boca y ella acompasaba mis movimientos con sus caderas. Alejandra me decía:

- Déjame ya, no voy a poder seguir mamando, ya , ya…

Con un grito inmenso me demostró su orgasmo. Todavía con muy poco aliento y gimiendo por la secuela de tan grande orgasmo, me siguió mamando la verga, la usaba como piruleta… después aceleró el ritmo. Alejandra decía:

- ¡Qué buena pija tienes, vas a ser mi primo consentido!

Mientras chupaba yo le dije que iba a venirme entonces aceleró más el ritmo y yo ya me moría de placer. Como chupaba mi primita. En eso arqueé mi espalda por el mejor orgasmo de mi vida.

Nos quedamos tendidos en la cama, entre abrazados y dándonos pequeños besos.

- Estas tetas me acabaría de criar… están riquísimas.

- ¿Las quieres? Son tuyas, siempre que me des placer como ahora.

Yo que no soy de piedra instantáneamente le dije que sí y otra vez me puse a chupar sus pezones que estaban durísimos y parecían explotar.

- Qué buena estas prima… Oh Alejandra, siempre te he querido follar…

A los pocos minutos y mi rabo estaba erecto otra vez. Ella se dejaba hacer lo que a mí me diera la gana. Le metí 3 dedos de golpe en su vagina, que tiraba jugos como regadera, entraron sin el menor esfuerzo porque con tantos líquidos lubricaban muy bien. Ya estaba rogando entre jadeos y gemidos:

- Fóllame… jódeme ya.

- Pues primita, tu deseo será realidad.

Y la abrí al máximo las piernas, se la metí de una estocada. Alejandra gritó de una forma nunca antes había oído, era tan sensual que me volví loco. Las embestidas que yo le daba eran acompasadas a sus movimientos de diosa del sexo. Ella gritaba:

- Dame más, métemela fuerte, sí así sí siiii… Quiero sentir tu lechita dentro de mí… Métemela fuerte, sí dame más, dámelo todo, si… ya estoy a punto… Ahhh Ahhhh Arghhh.

Con esos gritos me anunció que había tenido un orgasmo fenomenal. Luego se bajó de mi verga, y después de otro rato la chupó de nuevo. Se la sacó de la boca y se tendió boca arriba, me dijo:

- Ponte encima de mí sentado en mi vientre.

Puse mi verga entre sus tetas y me hizo una paja con sus tetas fenomenal, besándome a cada rato la cabeza de mi polla. Cuando ya no aguanté más, le lancé el poco semen que ya quedaba en mis huevos y se lo comió todo.

Por la mañana estábamos abrazados todavía, la muy cachonda quería que le diera más caña y nos fuimos a bañar juntos donde lo hicimos otra vez. Y así comenzaron las mejores vacaciones de mi vida…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba