domingo, 24 de julio de 2016

Camionero acompañado

Tengo 54 años y llevo trabajando desde los 16 aunque no siempre en lo mismo. Me casé y como muchas parejas de hoy en día me divorcié ( el motivo será otro relato ) quedándome casi en la calle y teniendo que aceptar un trabajo que no me apasiona. Ahora soy camionero de profesión, aunque el camión de la empresa que llevo, un DAF XF-105, 460 para los entendidos es muena máquina pero que el jefe se quedó de un embargo y está destrozado no funciona el aire acondicionado y el calor es horrible .. como veréis tengo ( tenía ) unas ganas de jubilarme que no os imagináis.

Después de toda una semana de trabajo ( hago horas para llegar a fin de mes y pasar la pensión a mi ex y mi hija ) recibo una llamada de mi ex diciéndome que su pareja le ha regalado un viaje romántico y que necesita que me quede con la niña, tócate las narices. No sirvió de nada quejarme, al fin y al cabo es mi hija y ella no tiene la culpa.

Tuve que hablar con mi hija explicarla que tenía que hacer una ruta a Valencia y que no podía cancelarla con tan poco tiempo. La pobre lo comprendió y encantada dijo que me acompañaría el viaje. La verdad me llenó de orgullo y me alegró oirlo. De camino al camión paré a comprar unas pastillas para el mareo porque vomita enseguida y por mi cuenta decidí darla dos.

Iniciamos el camino una tarde noche muy calurosa y más aún para un camión sin aire acondicionado. Yo estoy acostumbrado pero ella, pobre, se estaba asando y yo pensé que no lo soportaría pero afortunadamente la empezó a hacer efecto las pastillas y tenía sueño y la dije que se subiera a la cama que yo estaba acostumbrado a conducir solo y ella en parte sintiendose culpable aceptó y desapareció subiendo a la cabina.

A mi me gustaba poner la música alta para no oir el ruido del camión pero ahora ella y por no despertarla me lo impedía, joder vaya semanita.

A la hora y media necesitaba tomarme un refreco y decidi parar aunque no me hacia falta repostar. Estacioné y subí a la cabina a despertar a mi hija y que aprovechara a ir al baño o beber algo fresco y me quedé sorprendido ... la primera reacción fue bajar de la cabina pero no tardé más de 5 segundos en subir de nuevo. Allí estaba mi hija completamente desnuda y sudada tumbada sobre la cama que suelo usar yo. Aún no me quito esa visión al cerrar los ojos. Aprovecho para describirla, alicia hasta hace poco con sus 18 años es delgadita pequeña y siempre ha aparentado menos edad con su cara inocente pero al verla así, con su cuerpo desnudo, sus pechos pequeños pero duros y redondos me hizo cambiar la forma de verla, nunca la imaginé así.

Volví a bajar y pensé no debe saber que la he visto así, qué buena está, no seas tonto aprovecha y mírala, despiértala y que tome algo fresco ... se me venían todas las ideas juntas sería el calor ... pero ganó una, volver a subir a contemplarla ...

Me animé, cierto que con miedo a que me descubriera, a subir de nuevo sin hacer ruido y empecé a llamarla, Alicia ?, Alicia pero seguía dormida y empecé a acompañar mi voz con un movimiento de su brazo a ver si despertaba pero sólo conseguí ver sus pechos moverse al ritmo de mis movimientos .... qué me estaba pasando ? la estaba mirando de arriba a abajo, sus piernas delgadas su coñito sin un solo vello su tripa plana envidia de cualquier mujer y sus pechos redonditos y encima estaba morenita por tanta playa y piscina aunque sudada etaba preciosa ....

No recuerdo que se me pasó por la cabeza en el momento en el que puse mi mano en su muslo y empecé a acariciarlo pero ya no quise separar mis manos de su cuerpo, recorriendo sus muslos sus piernas su cintura, su tripita, sus pechos, todo suavemente y con el corazón a mil y con miedo a ser descubierto pero incluso roncaba ligeramente, benditas pastillas !!

Insconscientemente empecé a tocarme el paquete mientras la acariciaba, me la estaba poniendo bien dura y comecé a meneármela dentro del pantalón hasta que se me hizo molesto. Me desabroché el pantalon y me bajé el boxer y mi pene salió como un resorte y comencé a masturbarme. Estaba medio sentado, medio de rodillas junto a la cama mirándola, tocándola a ratos y pajeándome .... quise que durara una eternidad pero fue pasar mis dedos por su coñito tan sudado imaginándome que estaba mojado y que quería ser penetrada que empecé a correrme. Me pilló más bien de sorpresa y acabé corriéndome sobre ella, sobre su tripa sus pechos y su cara

Fue una corrida intensa muy morbosa y aún después de correrme tenía ganas de más pero reconozco q me costó reaccionar, si ella despertaba me vería junto a ella y con el cuerpo de semen así que la acaricié mezclándola su sudor con mi semen por todo el cuerpo como si de crema se tratara hasta que no se notaba nada, quizás más pegajoso pero ya no se apreciaba lo ocurrido. El caso que empecé a sentirme mal por lo que había hecho pero también estaba arrepentido de no haberla comido el coñito en ese momento pero no sé por qué reaccioné bajando a la cabina y poniendo la música bien alta para que ella despertara y funcionó, bajó con el vestido puesto y la dije de tomar algo cosa que agradeció, se sentía sudada y no pude negárselo....

La verdad entrar en la cafetería fue como entrar en otro mundo, fresquito y con música tranquila pero yo no lo cambiaba por el rato con mi hija desnuda 'dejándose' tocar. Pedimos un par de refrescos y ella se sentó en el taburete girando su cuerpo de un lado a otro mientras yo la miraba los muslos y sabiendo que ese cuerpo perfecto había estado desnudo ante mi y que ella sin saberlo tenía su cuerpo con mi semen. Eso me volvió a excitar y aunque quería que ella fuera al baño a lavarse la cara quise que mi semen estuviera en ella más tiempo.

Al poco volvimos al camión y a la carretera y volvió a quedarse junto a mi en el camión y ya no se durmió cosa que no me agradó porque me quedé con ganas de saborear su coñito y hasta pasársela por su boca hasta correrme de nuevo pero tampoco era mal plan tenerla a mi lado con los muslos al aire un poco sudados un poco pringosos, no dejé de pensar si se puso braguitas debajo del vestido o no pero me calentaba con eso.

Casi llegando me llamó por la radio un compañero un viejo amigo que fue el que me colocó en la empresa y con el que quedaba a tomar algo cuando coincidíamos en la ruta. Él ya estaba en Valencia ... y quería saber si me apetecía tomar algo con él. Le avisé que estaba en la cabina con mi hija ( conozco las burradas q puede contar y quería evitarlo antes de tiempo ) y dijo que quería conocerla ... Cómo es la mente, yo también quería que la conociera le imaginé masturbándose sobre ella como hice yo hace unas horas pero no le conté nada aunque una parte de mi sí quería hacerlo. Cenamos juntos y la conoció y más aún que antes me gustó verla entre nosotros con semen pos su cuerpo y sin saber q me había ofrecido su cuerpo y yo lo tenía en mente aún vestida. Luego él siguió su ruta pero nosotros nos fuimos al camión a dormir, esta vez ella con el vestido puesto ....

Si antes quería jubilarme, ahora se que el camión puede ser mi aliado para quién sabe volver a ver desnuda o mejor aún desnudarla sin que se entere

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba