lunes, 6 de junio de 2016

Mi hermana que quería ser modelo y su amiga II

Al día siguiente apareció mi hermana en mi estudio, en lugar de la túnica con la que la vi en su primera visita llevaba unos jeans y una camisa de flores.

Después de mi experiencia con su amiga, vi a mi hermana con otros ojos, con los mismos con los que la miraba 14 años atrás. Cuando pasaba al interior de mi estudio repasé visualmente su cuerpo, el pantalón se le ajustaba como un guante y la figura de Rocío me pareció insuperable, un culo perfecto , si , era grande , más que grande enorme , pero perfecto , redondo , parado , amenazando explotar el pantalón, y a partir de él unas piernas divinas 

Como era aún temprano preparé café y charlamos unos minutos, Rocío quiso ver las fotos de Pamela antes de empezar la sesión y no me pude negar , es más , en previsión de que me lo pidiera había hecho una selección de las que para mi eran mejores y que casualmente no incluían las más explicitas aunque en muchas de ellas Pamela estaba desnuda.

Mi hermana , irónica como siempre me dijo:
-Que poco tardaste en dejarla desnuda. Que hiciste , primero la dejaste en pelota y luego la fuiste vistiendo.
-No , fue al revés, primero vestida y luego desnuda.
-Y conmigo como vas a hacer , ¿lo mismo?
-Ese era mi plan, caso de que tu no tengas otro. Si te da corte no te hago fotos desnuda.
-A mi qué me va a dar corte que me veas, yo lo que necesito es un book y en los boooks salen las modelos en pelota picada. Tengo que reconocer que a Pamela la has sacado preciosa.
-Eso es lo que hace un buen fotógrafo , sacar lo mejor de su modelo.
-Eres bueno en tu oficio , mejor de lo que esperaba.
-Gracias. He pensado empezar tus fotos en ropa interior , me ha dicho Pamela que es algo que os piden mucho.
-La elijo yo
-No , ya la tengo elegida , está sobre mi cama.

Mi hermana se levantó se fue hasta donde estaba la ropa, hizo ademán de quitarse los pantalones y antes se paró y me dijo:
-Date la vuelta que me voy a cambiar. Rocío , dentro de un rato vas a estar como nuestra madre te trajo al mundo delante de mi. Te veo tensa, si tu no estás cómoda no las hacemos.

Hizo un mohín y se dio la vuelta ella. Primero se sacó la camisa , su posición era lateral respecto a mi , debajo llevaba un sujetador de los que usan las mujeres para hacer deporte, sin cierres. Se lo sacó por la cabeza y sus tetas liberadas de su prisión cayeron como dos cantaros.

Aquí tengo que hacer una aclaración personal , odio las tetas operadas con las que en la mayoría de las ocasiones me encuentro en mi trabajo , tetas que contradicen las leyes de la gravedad , tetas que tienen la misma forma ya esté la modelo de pie , echada o haciendo el pino. La teta no es un músculo es una glándula sujeta a la mismas leyes que el resto del mundo y por esa razón tienen que colgar , poco o mucho, pero colgar, y cuando una mujer se pone a cuatro patas tiene que colgar bastante , si no lo hacen es que son falsas. Y para mi odiosas.

Ver caer las tetas de mi hermana me dieron la confirmación de que lo que ella llevaba era producto de la naturaleza , no de la cirugía. Tan pronto se quedaron sus tetas al aire se volvió ligeramente , me miró y vio que yo la estaba mirando.
-Mira , mira y disfruta , que no me habías visto las tetas desde aquel verano en Alicante. ¿Que te parecen?

Coño , pensé , ella también se acuerda.
-Tienes unas tetas preciosas , naturales, como deben ser.
-Lo que vas a ver es lo que hay , a mi no me ha metido nadie un bisturí.

Y mirándome se sacó los pantalones, entonces me di cuenta que eran elásticos , por eso se ajustaban tanto a sus abundantes carnes. Acompañando a los pantalones salieron sus bragas. Si el día anterior me había quedado atónito viéndole el culo a Pamela , el ver a mi hermana desnuda me fulminó. ¡Qué cuerpazo!

Como he dejado dicho mi hermana mide casi 1,80 , con los tacones que llevaba , cerca de 1,90 , y según su propia confesión pesaba 87 kilos. Una cosa doy por segura cuando una mujer te dice su peso se debe interpretar que lo que dice es lo mínimo que pesa. Viendo a mi hermana hubiera jurado que pasaba de los 90. Un cuerpo descomunal en todos los aspectos. Me sorprendió que a pesar de ser ella rubia , estaba morena de cuerpo entero, no se si del sol o de los rayos UVA , pero lucía un atractivo color tostado. Me llevé otra sorpresa , mi hermana es rubia , no muy clara , pero rubia. Por contraste su vello púbico era castaño , mucho más oscuro que su pelo, y según pude ver largo y extenso.

Para la primera sesión , y sin saber del color de piel de Rocío había yo elegido un conjunto totalmente blanco, un sujetador de encajes pero con las copas transparentes , un liguero que en vez de las normales dos ligas tenía seis, las braguitas mínimas con diminutos lazos color rosa , medias blancas y cubriéndolo todo una especie de bata transparente. Como complemento un collar de perlas australianas.

Ya con todo puesto se vino hacia mi mirándome con descaro.
-Te parece que estoy bien así.
-Estás perfecta, podemos empezar.

Hice una serie corta con Roció medio echada en un tresillo. Le pedí que cambiara de postura y no me quedó más remedio que parar el trabajo.
-Un momento , tenemos un problema. 
-¿Que pasa?
-Rocío , cuando te fotografío con las piernas abiertas se te salen pelillos por fuera de la braguita. Tenemos que quitarlos.
-Si pretendes depilarme , olvídate.
-No , yo no pretendo nada , y menos depilarte , pero tengo que quitarte esos pelillos rebeldes, son una tijera lo resuelvo. Si no los quito las fotos van a quedar sucias. Cuando te haga fotos desnuda no importa que tengas pelo , es más a mi me gusta , no soporto a las mujeres con coños de niñas, pero que se te salgan pelos por fuera de las braguitas queda muy feo.
-Ten mucho cuidado con lo que haces , no me vayas a hacerme daño.

Rocío se tendió y abrió sus muslos, yo me metí entre aquellas dos columnas de carne y con cuidado eché a un lado la braguita, me encontré con un bosquecillo mullido en el que algunos pelos atravesaban la fina tela del tanga y otros salían por los costados.

Con el mismo cuidado que emplearía un cirujano operando a corazón abierto , primero quité los pelillos que atravesaban el tejido que al ser oscuros sobre fondo blanco destacaban más de lo deseable. Una vez acabada esa fase metí mis dedos por debajo de la braga y la volví a colocar en su sitio , otra vez aparecieron vellos rebeldes que volví a cortar. Repetí dos o tres veces la operación hasta conseguir el resultado que buscaba.

A continuación con las tijeras fui cortando los pelos que escapándose de su prisión salían por los costados. No es que crecieran fuera es que, largos como eran, salían por donde no debían. Para poder hacer la tarea con propiedad no tuve más remedio que echar a un lado la braguita y mantenerla en esa posición para lo cual mi mano izquierda la dejé reposando sobre la suave alfombra de mi hermana. El lado derecho fue más fácil , cuando cambié al izquierdo me di cuenta que no podía repetir la misma posición por mi incapacidad para usar la tijera con la mano izquierda por lo que no me quedó más remedio que sentarme a la altura de su cintura y recostarme sobre las carnes de mi hermana. Aunque con mi atención puesta en lo que hacía lo cierto es que me encontré en la gloria, tanto fue así que me recosté en ella sin ningún recato y aunque era innecesario también levanté su braguita por la parte superior , como para quitar algún otro pelillo rebelde cuando de verdad no había ninguno , pero eso me permitió ver el alfombrado monte de Venus de Rocío con todo detenimiento. Innecesario me parece aclarar que la escena me había puesto cardiaco , en un estado de calentura que yo sabía que no iba a ir a menos. Vamos que estaba seguro que iba a ir a más.

Acabada la tarea tuve el descaro de separarle los muslos y pasar mi mano a lo largo de todo su coño como si estuviera haciendo una última comprobación cuando de verdad lo que quería era tocar aquel templo del placer.

A mi suave caricia Rocío respondió:
-Eres un guarro que no respeta nada.
-Por que me dices eso, lo he hecho con mucho cuidado.
-Si, pero tocando, o crees que no me he dado cuenta. Llevabas toda tu vida soñando con pasar tu mano por donde lo acabas de hacer.

Preferí no contestar. Seguí con la serie que estaba haciendo en la que mi hermana , según mi opinión profesional estaba saliendo guapísima. Para la siguiente serie le pedí que se quitara el sujetador , pero solo el sujetador , que se dejara el resto incluida la bata.

Eché una ojeada a las fotos en la pequeña pantalla de la cámara y aproveché para darle a Rocío unos consejos profesionales.

Rocío las fotos están bien pero les falta misterio , les falta intención , se ve que no eres una profesional de esto. Fíjate en las fotos de las que van a ser tu competencia , tienen dos tipos de expresión, o de desprecio al mundo , esas suelen ser las modelos anoréxicas, o por el contrario , de: te voy a comer vivo , se trata de que quien vea tus fotos sienta una emoción , que te vea deseable no solo por tu cuerpo sino por tu actitud , tienes que tener cara de : tu no has visto ni tenido una mujer como yo. Tiene que desearte porque tu se los estás ofreciendo , qué quiero decir, que tienes que sacar pecho , tienes que contener la respiración , tienes que levantar las nalgas , tienes que poner todo el genero en el escaparate. No te voy a hacer fotos porno , pero tengo que lograr que quien te vea se excite , necesito poner cachondos a hombres y a mujeres. Y todo eso lo da la actitud corporal y la mirada. Te va a pasar como a Pamela que cuando de verdad empezó a trasmitir fue cuando se quedó desnuda.
-Quieres que ponga cara de puta.
-Ponla y ya te digo yo si es lo que necesito. Lo que quiero es que mires a la cámara como mirarías a un hombre antes de follártelo.
-Hablando de follar , ¿no te intentarías tirar a Pamela?
-No , para nada , hicimos el trabajo y punto.
-Pero no me negaras , porque no te creería, que te puso cachondo, que se te la hubieras tirado si hubieras podido.
-Pues si , me puso muy cachondo, tiene un cuerpo precioso y sobre todo , y eso para mi es muy importante, tiene una mirada que mete miedo. Es lo que estoy pidiendo que tu me des.

Tendida en un tresillo antiguo empecé a disparar. Volví a parar.
-¿Que pasa ahora?
-Tus pezones se han dormido , te voy a poner un cubito de hielo.
-Ven aquí muñeco, no quiero un cubito de hielo, no me gusta el frio, quiero que tu me los chupes, que me chupen las tetas me encanta.

No me hice de rogar , eché a un lado la bata y me enganché a sus pezones. Fue tocarlos y ambos se pararon como dos soldaditos, la areola se contrajo y subió de color y aparecieron en toda su gloría dos pezones perfectos, oscuros, firmes , redondos como dos tapones de vino.

Aunque el objetivo estaba cumplido yo seguí con mi tarea , como tratando de consolidar lo conseguido hasta que la voz de mi hermana me sacó de mi sueño.
-Para ya, que ya siento que tengo los pezones duros y tu lo que quieres es ponerme cachonda.

Pensé ahora o nunca y arriesgándome a recibir un bofetón, con una de mis manos apoyada en su teta me volví hacia ella y con lentitud y con ella viéndome junté mis labios con los suyos. Me recibió con los labios cerrados pero tan pronto sintió el contacto los abrió y me dio su lengua , no solo eso su brazo rodeó mi cabeza y me atrajo contra ella.

No dimos un beso largo , profundo , carnoso, mientras yo le seguí acariciando las tetas. Hizo ademán de parar pero yo seguí y ella me acompañó, más que un beso fue la caída de las murallas, su rendición incondicional y la mía.
-He debido decirte que trajeras el hielo, que me coman las tetas me vuelve loca y destruye todas mis defensas. Has abusado de mi debilidad.

Escuchándola deslicé mi mano desde sus tetas , recorrí su vientre hasta meter mis dedos por debajo de la cinturilla de sus bragas y no paré hasta notar la humedad que encerraba entre sus muslos. Rocío no hizo el más mínimo ademán de impedírmelo.

Cuando me acerqué a ella para volverla a besar , acercó sus labios a mi oído y me dijo muy bajito:
-Fóllame , fóllame como ayer te follaste a mi novia.

Me quedé atónito, Pamela se lo había dicho.
-Vamos a la cama que te lo voy a quitar todo para aprobar la asignatura que tengo pendiente desde hace 14 años. Dije yo .

Y se lo quité , la bata , el odioso liguero con una docena de ligas , las bragas y las medias. Sólo le dejé el collar.

Ya estaban todas las cartas boca arriba , ya sabíamos los dos lo que inevitablemente iba a suceder y sin necesidad de hablar los dos tuvimos la misma idea, disfrutar por adelantado, gozar con nuestro futuro, imaginarlo, sentirlo antes de que sucediera, como el niño que tiene delante un pastel y antes de darle el primer bocado se queda extasiado mirándolo, disfrutando de lo que sabe que va a comer .

Cuando la tuve desnuda y lo normal habría sido entrar de inmediato en el combate amoroso le pedí a mi hermana que me dejara contemplar su cuerpo.
-Déjame que antes te desnude yo a ti.

Me sacó la camiseta y los vaqueros. Al quitarme los calzoncillos pudo ver que mi hermanito pequeño estaba en posición de presenten armas. Sopeso mi verga con su mano y me dijo:
-Eres mejor fotógrafo de lo que pensaba y tienes una polla que me gusta mucho. Veo que estás caliente , ¿no quieres follar ya? Estoy ardiendo, pero llevo muchos años soñando con ese cuerpo y ahora quiero verlo con todo detalle.Tu estabas loco por la Rocío de hace muchos años , cuando yo estaba delgada, ahora ¿ te sigo gustando?
-Hermanita , ahora me gustas infinitamente más que cuando eras una flacucha, ahora eres la mujer perfecta.
-Eres un guarro , pero me gusta que lo seas.

Llevando solo el collar de perlas y los zapatos de tacón, Rocío empezó a desfilar para mi. Mientras ella recorría mi estudio cogí la cámara y disparé como un loco. Le pedí que se sentara en un enorme sillón filipino de mimbre , hice que se tirara al suelo y le revolví el pelo, las disparé por todos los ángulos y en todas las posturas posibles. Muchas de ellas los dos sabíamos que no podían servir para un book , como cuando estando ella tirada en una manta india y yo a sus pies, se abrió completamente de piernas para ofrecerme una vista total de su sexo.

Como te he dicho , eres muy guarro , pero creo que yo lo soy más , además estoy muy cachonda. Qué te creías ¿que te ibas a follar a mi novia sin que yo lo supiera? Según volvió a casa con esa sonrisita estúpida supe que había estado follando y que sepas que desde que estamos juntas ningún hombre se ha acostado solo con una.

Mientras ella hablaba yo , al tiempo que disparaba y disparaba , me recreé en el cuerpo que tenía delante, boca abajo una espalda , un culo y unos muslos enormes pero preciosos y sobre todo tentadores, me estaban gritando : cómeme entera. Boca arriba una cara preciosa , las tetas descomunales pero absolutamente perfectas , todavía con los pezones erectos, la cintura estrecha comparada con el tamaño del resto, las caderas anchas, de un tamaño que yo no podría abarcar con mis brazos, su mata de pelo oscuro cubriendo su sexo y unos muslos de sueño. El sexo hecho mujer.

Viendo como la observaba Rocío me dijo : Cuando me viste el otro día pensaste que era una gorda flácida , pero que sepas que para mantenerme como me mantengo , bueno como nos mantenemos , nos machacamos en el gym, soy una mujer que lo tiene todo grande , pero musculoso , te voy a matar.

Cuando me cansé de disparar , sintiendo que quería pasar de mirón a actor , dejé la cámara y le dije a Rocío.
-Espera un instante, voy a coger un condón.
-No hace falta , tengo las trompas ligadas , no me vas a preñar si eso es lo que te preocupa.
-Estás en lo cierto , follar contigo no solo no me crea ningún problema , lo veo como una algo inevitable , pero hacerte una barriga me parece una imprudencia.

Mi rutina es siempre la misma, los hombres que tan pronto pueden penetran a su pareja son unos ignorantes, y además malos amantes. Lo imprescindible es que la mujer alcance su máximo grado de excitación y para eso la herramienta perfecta es la lengua. Me lancé entre aquellos dos enormes muslos y mi lengua fue directamente a su clítoris. Me encontré con una apéndice grueso, erecto , descapuchado y a él dediqué mis esfuerzos.

Lo lamí , lo absorbí , lo masajee , jugué con el con mi lengua mientras mi hermana iba contándome sus sensaciones.
-Que rico me estás comiendo el coño , muñeco, me estás dando mucho gusto , sigue por favor sigue dándome lengua que me vas a hacer correrme , sigue , sigue , méteme un dedo en el culo , un dedo , un dedo en mi culo.

Seguí dándole lengua , disfrutando del placer que estaba proporcionado a mi hermana , hasta que ella reconoció que se iba a correr , fue en ese momento cuando deje la tarea para montarla. Rocío con una agilidad inesperada , se abrió de muslos y me recibió con un aaaagh , que rico , que gorda la siento.

Rocío resulto habladora , cuanto he disfrutado haciéndote sufrir , yo sabía que estabas loco por mi , y me halagaba , pero eras muy pequeño para mi , aún así en más de una ocasión me puso cachonda tu devoción.
-Aaaay mi amor , que rico me estás follando , me tienes muy arriba y sé que me voy a correr muy duro , sigue , cariño sigue que ya me estoy viniendo , me estas haciendo correrme , sátiro , que ayer te follaste a mi pareja , vicioso , pero que rico me estás follando, me corro , mi amor , me corro , dame tu leche , dámela que quiero sentirla , quiero sentir como te corres tu en mi .

Nos corrimos con mis manos engarfiadas en las nalgas de mi hermana , ella por su parte cuando sintió que se venía me clavó las uñas en la espalda mientras gritaba de gusto.

Es verdad que desmayado encima de mi hermana estaba en la gloria pero en el amor hay que ser delicado. He hablado mucho de las hechuras de mi hermana pero no es menos cierto que yo , hoy , soy más alto que ella y peso por encima de los 90 , por lo que la pedí que se diera la vuelta y se tendiera encima de mi . Si bien estaba encima de ella , mejor me encontré con ella sobre mi , con sus tetas incrustadas en mi pecho , con sus muslos contra los míos y con mis manos disfrutando de sus nalgas.

Rocío me miró con ojos amorosos y me dijo:
-Muñeco , me has echado un polvo muy rico, todavía me tiembla todo. Has sido muy dulce , muy delicado y eso me encanta.
-Mi niña no creo que te haya yo dado más placer del que me has dado tu a mi , me has matado, eres una mujer preciosa y en la cama una máquina de matar , me habías avisado pero no te había creído.

Rocío echada sobre mi estuvo un buen rato , que aprovechó para besarme , y besarme y besarme.
-¿Te peso?

Rocío, pesan las esposas o los maridos y nunca pesan los amantes. No me pesas nada , estoy en la gloría.
-De verdad te gusta que esté tan gorda , me preguntó con toda la coquetería del mundo.
-Cariño , tu no estás gorda y si como tu dices , estás gorda te confieso que me gusta que estés gorda, me gustas ahora mucho más que nunca , y eso me crea un problema , si sacarte de mi cabeza me costó años , cuanto me va a costar ahora cuando te vuelvas a Londres.
-No pienses en eso ahora , noto que ya te ha vuelto a poner dura , déjame que me la meta. Sigo muy caliente.

Y volvimos a follar , ahora ella encima de mi con sus tetas brincando y viendo yo la cara maravillosa que se le ponía a mi hermana cuando estaba follando.

Si bueno fue el primer polvo , éste fue sublime , la primera vez siempre es problemática , siempre plantea interrogantes y porque no decirlo al menos en los hombres , miedos. A la segunda vez todos esos fantasmas han desaparecido y se disfruta del sexo con plenitud.

Rocío fue administrando los ritmos hasta volverme loco, ella se movía adelante y atrás y lo contribuía agarrado a sus nalgas. Para mi fue el polvo total , el padre de todos los polvos del mundo. Cuando Rocío acabó conmigo no me dejo fuerzas ni para salir al baño ir a cobrar una herencia.

En esa sesión una vez nos levantamos le hice fotos desnuda, después en ropa interior con varios conjuntos, y por último con un vestido ibicenco blanco que casi era trasparente y que por sugerencia suya acabamos empapando para hacer que transparentara del todo.

Rocío cubierta con un vestido blanco finísimo que se pegaba a su cuerpo como una segunda piel y que no dejaba nada a la imaginación me dio la oportunidad de hacer unas fotos divinas. Puse la luces a contraluz de modo que su silueta quedaba perfectamente definida.

El resultado fue tan bueno como para hacerme dudar si mis dos modelos lo habían hecho tan bien después de follar o por el contrario era yo el que hacía mejor mi trabajo después de echar un polvo con una mujer maravillosa.

Acabado el trabajo , sólo en mi estudio me dediqué a revisar todo el material que tenía. Faltaban sesiones para poder hacer dos buenos books pero de lo que si me di cuenta es que tenía fotos maravillosas para hacer un libro de fotos eróticas. Pensé en Taschen y en sus fascinantes libros de fotógrafos de todas la especialidades. Desde Sebastiäo Salgado hasta Helmut Newton.

Me divertí seleccionando las fotos que serían candidatas a formar parte de mi libro. Pensé que era una buena idea , llamé a mi hermana y le dije que para la siguiente sesión, en un par de días, que vinieran las dos.

Dediqué el día a preparar cuantos complementos pudiera necesitar pensando más en mi libro que en los books , sombreros , complementos, gasas etc. y esa noche dormí nervioso pensando si mis dos modelos iban a estar de acuerdo con mi plan. Ya tenía hasta el título decidido: Las dos gracias. Como parte de mi preparación le pedí a mi amigo Pablo que me dejara su casa en Ibiza para poder hacer exteriores.

A la mañana siguiente llegaron mis dos musas, preciosas las dos, enormes las dos y tentadoras ambas.

Les preparé un café y les propuse mi idea.
-Quiero hacer un libro de fotografía erótica con vosotras dos de modelo. Al tiempo vamos a hacer los books pero os lo digo para que no os sintáis engañadas, para que me deis vuestra aprobación y para que no os extrañe cuando os pida posturas o situaciones que nada tienen que ver con lo que vosotras habéis venido a buscar. Voy a ir en busca del erotismo.

Las dos aceptaron con alegría:
-Que divertido hacer un libro con nosotras dos en pelota, a cara descubierta. Me encanta , a ti que te parece Pamela. 
-A mi me encanta, ya sabes que verte desnuda me pone mucho.
-Bueno, pues manos a la obra , quitaros la ropa.

Fue Rocío la que tomó la palabra:
-Muñeco si quieres tener a estas dos mujeres desnudas las vas a tener, pero tu no vas a estar vestido , tu en pelota como nosotras.

Me pareció razonable y antes de que ellas se hubieran quitado su ropa me había yo quitado la mía.

Empecé la sesión con fotos de las dos juntas, en actitudes amorosas, viéndolas comportarse era obvio que algo muy fuerte existía entre ellas , algo muy difícil de fingir.

Tomé muchas fotos de detalles parciales, dos pechos juntos aplastados el uno contra el otro ( fue curioso el contraste entre los rosados pezones de Pamela y los oscuros de mi hermana), piernas cruzadas , culos. Una me gustó especialmente , era un perfil de Pamela besando el vello púbico de Rocío.

Inevitablemente , ellas haciendo y yo mirando nos fuimos calentando los tres, en mi caso mi excitación era patente, fue Rocío la que le dijo a su pareja:
-Mira , mira , a mi hermanito se le ha puesto gorda. Qué salido.

Rebeca le contestó:
-Yo también estoy cachonda , por lo que estamos haciendo y porque se que nos están haciendo fotos. Es como follar en público.

En ese momento concreto estaban las dos tendidas en la cama a la que habíamos puesto unas sabanas oscuras de raso.

Dejé la cámara y sin necesidad de quitarme nada me lancé de un salto entre las dos.

Para mi fue la primera vez de una larga serie. Gozar de dos mujeres al mismo tiempo es algo que todos los hombres deberían disfrutar al menos una vez en la vida y para no ser machista diré que ninguna mujer debería dejar pasar la oportunidad de estar al mismo tiempo con dos hombres.

En medio de aquella abundancia y excitado como un mono , solo puedo decir que me follé a las dos. Por aquello de la delicadeza empecé por mi hermana. Aunque había sido Rebeca la que había declarado su calentura , tan pronto la toqué donde debía pude ver que Rocío estaba encharcada, la monté mientras nuestra pareja de baile le ofrecía su cofrecito para que mi hermana mientras era empalada le pudiera ofrecer su lengua.

Cuando acabamos la primera sesión volví a coger mi cámara y a disparar a diestro y siniestro contra aquellas dos mujeres deslavazadas y con el signo del placer en sus caras.

En esas estaba cuando Rebeca me cogió lo que viene a llamarse el miembro viril y me dijo:
-Deja ya de hacer fotos que me tienes ardiendo , fóllame como te has follado a mi novia. Rocío mientras tanto parecía estar desmayada. En otra circunstancia hubiera empezado por comerle el coño , pero en esta sabía que Rebeca estaba incandescente por lo que sin preámbulo alguno le separé los muslos y contemplando aquella cueva que me estaba esperando le pregunté:
-¿Quieres que te folle? Si es así pídemelo , me excita que una mujer me lo pida.
-Eres un canalla , si , fóllame , cógete mi concha que te está esperando, métemela ya por dios.

Hice que se pusiera ella encima de mi. Rebeca con una habilidad pasmosa una vez estuvo arriba enfiló mi polla y se sentó encima de ella.

Rebeca follando era mucho más ruidosa que Rocío por lo que sus gritos sacaron a mi hermana de su letargo. Ella también se subió encima de mi , para ser más exacto encima de mi cara para poner a mi disposición su llaga.

Cuando empecé a darle lengua mientras ella , además le comía las tetas a su novia , en un momento de calma me dijo :
-Me pone cachonda saber que te estas comiendo tu leche , me estás dando mucho gusto , vicioso , que eres un vicioso, pero sigue , sigue dándome lengua.

No voy a negar que yo estaba en un grado de excitación máximo pero también es verdad que con las dos mujeres encima de mi sentía como si me hubiera caído un camión de mudanzas, Rebeca no era tanto el problema, pero mi hermana sentada en mi cara casi no me dejaba espacio para respirar. También es verdad que hubiera muerto por asfixia antes de dejar de hacer lo que estaba haciendo.

La postura de Rocío facilitó algo que me gusta mucho y que los expertos llaman la puntada portuguesa que consiste en alternativamente meter la lengua en el chocho, para de ahí pasar a meter la lengua en el ano.

A mi hermana no se debían haber hecho nunca , porque si fuertes eran los gemidos de Pamela, los de mi hermana le fueron ganando en intensidad. Antes de que se corriera Pamela , mi hermana , según su propia declaración se había corrido dos veces. En ambas al venirse aflojó las piernas , se dejó desplomar sobre mi y en ese momento si que vi la muerte de cerca , pensé:

Que mejor manera puede haber que irse al otro mundo que con estas dos mujeres encima. Los orgasmos de Rocío sin duda contribuyeron a la excitación de Rebeca , quien entre gritos y resoplidos me pidió la lecha porque ella se estaba viniendo, como un perra , según dijo a gritos.

Me corrí , mejor dicho , nos corrimos y cuando yo pensaba que todo había acabado vi con asombro como las dos mujeres se seguían comiendo la boca, ya sin acordarse de que tenían un hombre debajo.

Pasamos cuatro días en los que fuimos alternando la fotografía y el sexo y para decir la verdad cuando mis dos modelos me dijeron que el fin de semana querían ira comer cordero a Segovia recibí la noticia como una liberación aunque fuera yo el encargado de llevarlas. Toda mi vida he sido un ingenuo.

El sábado por la mañana aparecieron en mi estudio , inmediatamente supe que se habían puesto de acuerdo. Las dos llevaban camisetas de tirantes, las dos se habían dejado el sujetador en casa , las dos venían marcando pezones y en el caso de Rebeca para más inri la camiseta tenía un escote de infarto por delante y era casi inexistente por los costado con los que sus dos soberbias tetas se le podían ver tanto de frente como de costado. Y para más coincidencia , ambas faldita vaquera que apenas les llegaba a medio muslo, la de mi hermana un poco más ceñida y la de Rebeca un poco más amplia. De remate , taconazos.

Cuando vayamos los tres por la calle se van a producir alteraciones del orden público , con toda seguridad. Pensé.

Nos subimos a mi coche , Pamela cogió el asiento del copiloto porque en los asientos de detrás se marea. No habíamos subido la Cuesta de las Perdices (para quien no sea de la capital , sin haber salido de Madrid pero ya en la autopista A-6) cuando Rebeca , con la excusa del calor y a pesar del magnifico aire acondicionado de mi coche ya se había subido las faldas y se había abierto de piernas dejando a mi vista unas braguitas blancas.

No solo yo lo vi , varios camiones a los que adelanté nos saludaron haciendo sonar sus bocinas. Había bastante tráfico por lo que más de uno tuvo la oportunidad de ver a Rebeca en toda su gloria.

Ella , divertida de que los camioneros la jalearan en una de las frecuentes paradas y parejos con un camión enorme , mirando hacia su conductor metió las manos por bajo de la falda , se sacó el tanga y se lo enseñó al camionero como quien enseña un trofeo. Para que viera que no había trampa ni cartón se remangó aún más la falda , abrió las piernas y le enseñó el chocho a su asombrado espectador.

Cuando por fin le adelantamos , después de una sinfonía de bocinazos , Rebeca se volvió hacia mi y me dijo:
-Sabes que te digo , que sin bragas siento más el fresco del aire así que te las regalo.

Y me lanzó un tanga que no era mayor que un sello de correos. Rocío que había visto toda la maniobra se limitó a decir:
-Que puta ere Rebeca , como te gusta exhibirte.
-Cariño , aunque no le enseñes nada a nadie quítate las bragas , hazme caso , vas a ver lo fresquita que te quedas.
-Quítamelas tu .

Rebeca se recostó sobre su asiento con todo su culo en pompa y le sacó las bragas a mi hermana. Acabada la maniobra también las tiró contra mi , sería casualidad pero el tanga que me lanzó era idéntico al que ya me había tirado.

Un poco más adelante Rebeca me pidió que bajara el aire:
-Me está dando frio , mira como tengo los pezones. Además me han entrado ganas de hacer pis.

Era verdad , sus pezones amenazaban con perforar la camiseta. Yo ya estaba por un lado cansado de tanta provocación y por otro con una calentura que se me marcaba en el pantalón.

Sin decir palabra esperé a la primer área de descanso , conozco esa carretera como la palma de mi mano y sabía que estaba al llegar. Cuando Rebeca me vio parar en lugar desierto dijo:
-Creí que ibas a parar en un área de servicio , con cafetería y todo.
-Si tantas ganas tienes en la guantera hay kleenex .

Rebeca salió del coche , dejó su puerta completamente abierta , se remangó la falda hasta convertirla en lo que cubriría un cinturón , se agachó y se puso a hacer pis. Yo que observaba vi como con sus dedos separaba sus labios para facilitar la expulsión. Fue un chorro largo , potente que parecía que no se iba a acabar nunca. Terminó, se limpió cuidadosamente con el papel y sin molestarse en subirse las faldas se volvió a meter en el coche. No puedo negar que verla agacharse y ponerse a hacer pis me había puesta caliente.
-Como no quiero que nos matemos por el camino y como veo que vienes con ganas de guerra te voy a acariciar un poquito.

Su contestación fue únicamente espatarrarse para facilitar mi tarea.

Estuve a punto de lanzar mi mano sobre ella pero lo pensé mejor. Apagué el motor , salí del coche , de di la vuelta , abrí la puerta del copiloto y me lancé sobre las carnes de Pamela. Ella , yo creo que estaba esperando después de mis palabras , que le hiciera una pajita , pero en lugar de mi mano lo que aterrizó en su chocho fue mi lengua. Rebeca se tendió sobre los dos asientos delanteros y puso una de sus piernas sobre el respaldo de su asiento. Más facilidades no me podía dar. Caí como un gavilán sobre sus ingles y no paré de darle lengua hasta que ella me suplicó que parara que yo no podía resistir más.

Cuando hube acabado dije , dirigiéndome a las dos.
-Espero que me dejéis conducir en paz , Rocío , si tu te has quedado un poco con las ganas , dímelo ahora y te como a ti también.
-Pues la verdad es que me habéis puesto muy cachonda.

Con las mismas abrí la puerta de atrás y sometí a mi hermana al mismo tratamiento y con idénticos resultados. Me disponía a reempreder la marcha cuando Rebeca me dijo:
-Espera , no te puedes ir así , ponte en mi asiento. Tan pronto me senté me sacó la polla y me hizo una mamada a mi gusto perfecta. 

Cuando arrancaba el coche de nuevo , Pamela le dijo alegremente a Rocío:
-Me debes cien euros.

No tuve por menos que pedir explicaciones.
-Había apostado con tu hermana cien euros a que antes de que llegáramos a Segovia nos habías comido el coño a las dos y yo te había hecho una mamada. He ganado.
-Ahora que ya habéis jugado conmigo os vais a poner las bragas o pensáis ir por Segovia con el coño al aire.
-Mejor con el coño al aire , contestó Rocío. Rebeca asintió.

Dejamos el coche en el único parking del centro y nos encaminamos andando a Casa Duque, Cándido ha dejado hace mucho de ser el mejor cordero de Segovia.

Mis temores estaban fundados, Segovia estaba lleno de gente como siempre y yo , acompañado por aquellos dos monumentos, tuve , tuvimos que atravesar un gentío. El espectáculo que gratis et amore daban mis dos acompañantes causó sensación entre los peatones de ambos sexos, las mujeres las miraban con odio , los hombres con asombro. Llegamos al cruce y el guardia que controlaba el tráfico paro una caravana de coches para que cruzáramos los tres entre silbidos de la multitud.

La subida por la calle de Duque fue una continuación del alboroto. Una turbamulta de salidos nos seguía para disfrutar a su antojo de cómo tanto Rocío como Rebeca movían sus jamones y enseñaban sus muslos. Los hombres con los que nos cruzábamos de frente me miraban a mi con inquina y la vez con envidia pensando en a cual de las dos me estaría follando.

Nos dieron una buena mesa y comimos un cordero exquisito, para la ocasión pedí un Matarromera , y animados como estábamos nos tuvimos que doblar , cayeron dos botellas . Yo me contuve aposta pensando que tenía que conducir y esperando que el vino las dejara fuera de combate.

Cuando salimos, a la puerta de Duque había una multitud , se ve que los que habían disfrutado del espectáculo habían llamado a parientes , amigos para hacerles participes de la fiesta. No solo eso , alguno de ellos , más atrevido que el resto nos pidió hacer un selfie con ellas , de modo que como si de dos estrellas se tratara , a mis dos pobres chicas las achicharraron con los teléfonos. Más chocante fue que en el medio de la algarada saliera el fotógrafo del restaurante para hacer una foto para la colección de visitantes ilustres.

Cogido cada una del brazo , recorrimos ahora cuesta abajo el camino con una tropa que nos perseguía entre vítores y por fin alcanzamos el parking.

Nos metimos en el coche , arranqué pensando en que todo habría acabado y me encontré en la calle con un espectáculo que me recordó los últimos metros de las subidas en la Vuelta Ciclista a España. Una muralla de gente que se iba abriendo según el coche avanzaba.

El vino debió hacer su efecto porque la vuelta a Madrid transcurrió sin incidentes.

Llegamos a mi casa , yo ni sabía ni quería saber donde estaban viviendo y según entramos las dos se desplomaron sobre la cama. Se quedaron roque circunstancia que aproveché para hacerles fotos aprovechando que las bragas de ambas se habían quedado en el coche. He de decir que saqué algunos primeros planos absolutamente gloriosos.

Cuando ya anochecía en la capital del reino , las desperté , pedí un taxi y les dije que al siguiente día no contaran conmigo ni aunque su casa ardiera en llamas. No les dije nada de las fotos que había hecho.

El plan era que en unos días nos fuéramos a Ibiza , a terminar los books por un lado y para conseguir más material para mi libro por otro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba