miércoles, 8 de junio de 2016

Historia de infidelidad con mi sobrino

Bueno mi nombre es Tere, de acá en adelante les contare diferentes historias de cómo cambio mi matrimonio, al estar con mi sobrino a solas y pasar a ser una infiel más. Esta es historia es 100% real, solo cambio los nombres, hoy les contare el inicio de porque lo quería hacer con mi sobrino.

Soy gerente de producción de una empresa, por lo cual tengo cierta capacidad económica y puedo darme ciertos gustos, lo cual disfruto mucho. Intento vestirme muy bien para mi puesto, vestidos cortos, que tapen todo, pero dejen algo a la imaginación, blusas escotadas, etc. Me encantan los tacones ya que me hacen ver elegante, pero cuando estoy en casa me gusta vestirme de shorts y licras por comodidad. En cuanto a ropa interior me gusta usar hilos pequeños. Uso brasier cuando se debe, ya que no me gusta mucho y no lo niego a veces ni hilo uso, solo para sentirme libre y sexy. Siempre me encanto el sexo, antes de mi marido tuve sexo con muchísimos hombres, cuando me canse de eso, me case y siempre fui muy amorosa y fiel hasta que se dio esta locura. 

Como ya les conté mi nombre es Teresa, soy de Colombia y tengo actualmente 48 años. Soy casada hace 19 años, no tengo hijos por una enfermedad que tuve y quedé estéril, pero bueno es historia aparte. Tengo dos hermanas y dos hermanos más, soy la segunda de mis hermanos. Soy de piel trigueña, mido 1.68 cm, pelo hasta un poco más abajo de los hombros, me lo pinto de color rubio, soy muy vanidosa, voy al gimnasio 3 veces a la semana para mantener bien mi cuerpo y me hago masajes para mantener todo en su lugar. Tengo los senos operados, uso brasier talla 36C, mi abdomen es plano, tengo piernas “largas” para mi estatura y lo que siempre me han admirado ha sido mi trasero, ya que siempre que voy al gimnasio trato de fortalecerlo, cabe aclarar que uso pantalón talla 10. 

Aunque con mi sobrino empezó todo sin querer y empecé un juego para que se dieran las cosas, mi sobrino se llama Santiago, él es mi sobrino mayor, hijo de mi hermana mayor a mí. Tengo 3 sobrinos más, uno de 6 años, una nena de 4 años y un bebe de 1 año, todos hijos de mis hermanos menores y hermana menor. Actualmente mi sobrino tiene 22 años y cuando todo empezó tenía 16 años, desde que tenía 12 o 13 años lo veía con muchas chicas de su edad. Él es de piel trigueña, pelo negro, ojos negros también, raro de ver. En ese tiempo había acabado de entrar al gimnasio y se le veían ya crecer sus músculos, además era alto y llamaba la atención. Desde pequeño en mis tiempos libres intentaba pasarla con él, le daba juguetes, nos íbamos de viaje mi esposo, mi sobrino y yo, muchas veces dormía en mi casa, por lo cual nadie de mi familia ni mi esposo ve raro que pase mucho tiempo con el actualmente. 

Toda esta historia empezó hace unos 6 años, estamos hablando del año 2010. Me encontraba mal con mi esposo, debido a que lo habían ascendido de puesto a él, hacia aproximadamente un año, ya se la pasaba viajando y trabajando y me dedicada muy poco tiempo a mí. Teníamos sexo cada mes o más y no era igual en la cama, no me hacía el sexo como antes y se cansaba muy rápido y la verdad estaba decida a buscar alguien que me complaciera de la manera que me gusta. 

Mi sobrino en ese tiempo cursaba 11 grado, y estaba en vacaciones de mitad de año, era un fin de semana y se estaba quedando en mi casa, habíamos acabado de almorzar y me dio sueño, recuerdo que me dijo que “Tía me iré a dormir a la habitación de huéspedes” y yo me fui a dormir a mi habitación. Cuando desperté en la tarde fui en silencio a ver si mi sobrino aún estaba dormido y vaya sorpresa la que me encuentro. Mi sobrino se estaba masturbando, yo miraba detrás de la puerta y él ni por enterado que yo lo expiaba prácticamente, para sus 16 años tenía buen cuerpo ya abdominales algo marcados, buenas piernas y su verga aproximadamente uno 17 cm. Veía como se masturbaba fuerte su verga, con una gran cabeza y jadeaba de ganas, de verlo así me excite mucho y sentía como mojaba mi hilo en ese momento. Lo vi hasta que se vino en una gran cantidad en su abdomen, su leche se veía espesa y blanca. 

Estaba tan excitada de ver a mi sobrino así masturbándose y estar presente para ver ese show, ver un pene joven, enérgico me excitaba muchísimo. Sentía cosquillas en mi abdomen y las ganas de tocarme me consumían, así que no aguante más, corrí a mi cuarto, cerré con seguro, me quite mi blusa y mi brasier, mis pezones estaban parados súper excitados, me quite mis tenis y el short en jean corto que tenía, mi hilo blanco se veía húmedo, me tire en mi cama cerré mis ojos y empecé a tocarme por encima de mi hilo, traía a mi mente las imágenes de mi sobrino masturbándose y de cómo se vino. Después busqué un consolador que había comprado para cuando mi marido se iba de viaje, me volví a acostar, corrí mi hilo y me metía completo el consolador, pensando en que era mi sobrino quien me lo hacía, en un par de minutos empecé a arquear mi espalda y sentía como algo en mi abdomen se contraía, y así me vine, en pequeños chorros. 

Me encanto esa sensación de sentir como me venía pensando en mi sobrino, que en esos momentos debía estar por ahí en cualquier parte de la casa. Me quedé un rato descansando y pensé “Mi sobrino tiene que estar en esta cama conmigo, haciéndome gozar o hacer locuras como a él le deben de gustar” y decidí que de ahora en adelante empezaría a jugar con él, excitándolo poco a poco a ver que ocurría y hasta donde llegábamos. Me levante de mi cama, acomode mi tanga mojada, puse mi short y toda mi ropa, salí a buscarlo a ver qué estaba haciendo y a mirar a donde iríamos a cenar esa noche. 

Bueno, luego les contare como lo empecé a seducir y a excitar, luego también les contare como fue la primera vez con él y las demás locuras que hemos hecho en estos años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba