lunes, 23 de mayo de 2016

El nuevo limpiador de la empresa

Me llamo Carlos, tengo 30 años y trabajo en una empresa bastante grande y conocida, destinada a la fabricación de embarcaciones de todo tipo, somos más de 300 trabajadores y allí fue donde conocí a mi novia, hace ya 3 años, ella tenía 22 años y acababa de ser contratada a mi me toco enseñarla y se ve que el tiempo que pasábamos juntos hizo que se enamorara de mi, actualmente vivimos juntos, pero esta historia no va de cómo nos conocimos.

Yo soy bastante alto mido 1,89, estoy fuerte no de gimnasio porque no lo piso, no tengo un cuerpo 10, ni musculado pero soy bastante fuerte, moreno. Mi novia tiene 25 años en la actualidad, es bastante baja 1,55(algo que me encanta), tiene el pelo moreno, ojos castaños, a ella a diferencia de mi si le encanta hacer deporte y se lo curra bastante tiene unos muslos muy generosos y más duros que una piedra de tanto tiempo que pasa en el gimnasio, y que decir de su culo que al igual que sus muslos lo tiene como una piedra y la gente suele girarse por la calla cuando ella pasa para echarle un último vistazo a ese culo, cosa que me encanta ver cuándo vamos los dos andando juntos por la calle, como la gente se gira para mirarla el culo, pero lo que más destaca de mi chica son sus grande tetas, naturales y enormes, son perfectas, son las mejores tetas que he visto en mi vida, pero ella rara vez se pone escote… cosa que no entiendo ya que si tiene esa virtud no le saca partido, en el trabajo, todos vamos con uniforme y ella se pone siempre hasta el último botón un día se va a quedar sin poder respirar y solo cuando salimos a cenar o algún sitio, alguna vez se pone escote. Creando las miradas indiscretas de todo hombre. Mi novia, Natalia, es bastante guapa, he tenido mucha suerte de estar con ella, nos sacamos 5 años, ella siempre dice que le gustan chicos maduros u que por eso está conmigo que está cansada de niñatos, cosa que no puedo estar más agradecido de esos niñatos porque mi chica podría estar con cualquier chico que quisiera.

Somos una pareja bastante normal, y bastante aburrida para la edad que tenemos, somos dos que preferimos quedarnos un fin de semana en casa viendo una peli en casa tranquilamente, o buscar cualquier viaje para pasar un fin de semana tranquilos, también nos gusta salir con nuestros amigos, pero estamos en un momento que si salimos con mis amigos mi chica se aburre dice que son demasiado ‘mayores’ y a mí me pasa algo parecido con sus amigas, me parecen unas chicas algo alocadas será por la edad, pero mi chica es más madura, que ellas y también me da la razón en lo que opino de sus amigas, pero es muy normal que quedemos a cenar con nuestros amigos también, pero rara vez solemos ir a discotecas y ese tipo de locales.

Como dije anteriormente mi chica es bastante deportiva, y no fuma ni bebe, yo no bebo pero sí que me gusta fumarme algún que otro cigarro, no fumo mucho pero el cigarro de después de comer y el de después de la cena, son sagrados, no puedo vivir sin ese cigarro, mi chica a diferencia de mi cuando era más joven le gustaba fumar ‘arboles’(jajaj, no sé cómo ponerlo, espero que sepáis a que me refiero a partir de ahora lo llamare, comer un bocadillo) ella nunca ha fumado cigarrillos, es más los odio, yo tengo que salir a la terraza para poder fumarme mi cigarro, justo antes de conocerla ella me dijo que antes solía comer bocadillos en fiesta, que tampoco era adicta, según ella se habría comido 6 o 7 bocadillos en toda su vida, pero que el ultimo bocadillo que se comió le sentó muy mal, estaba en un botellón y se fumo uno y se quede muy pillada, tanto que desde entonces dijo que no volvería a fumar mas.

Ahora voy a contar como es la empresa en la que trabajo, es bastante grande y se dedica a la fabricación de embarcaciones de todo tipo, somos más de 300 trabajadores, la empresa se divide en varias partes, hay un equipo que se dedica a las ventas, otro al marketing, hay varios diseñadores, hay varios administrativos, y muchos jefes, todos estos tienen unas oficinas que se encuentran al entrar a la nave industrial, la nave es bastante grande tiene mucha superficie y tiene algunos pequeños edificios de 5 plantas dentro de la nave, además de todos los trabajadores que nombre anteriormente nos encontramos nosotros(donde me incluyo) que somos los que trabajamos, fabricando las embarcaciones, tampoco me quiero liar mucho explicando lo que hace cada persona, pero hay varios trabajos, hay una zona de lijado, otra de pintado, zona de exposición, zona de embalaje, hornos, carretilleros… Como dije anteriormente yo conocí a mi chica trabajando en la empresa, ella llego nueva y yo le enseñe lo que hacíamos y así surgió el amor pero este relato no trata sobre como conocí a mi chica, si no del nuevo empleado, era un limpiador.

Todo empezó en Febrero, era por la tarde, y ya me habían contado que había entrado un nuevo limpiador, se encarga de limpiar toda la fabrica, son varios trabajadores, y el nuevo venia a sustituir a Paco, que acaba de coger la jubilación, no era su primer día, pero nunca habíamos hablado, mi chica ya había hablado con él y me había dicho que era un tío majísimo y muy simpático, algo que solían decir también nuestro compañeros, aunque había escuchado otras cosas de él también, como Jesús, un compañero, que según le dio la sensación de que olía a comer bocadillos que tiraba para atrás…otro comentarios que había escuchado es que estaba algo perdido en la fábrica, algo normal en los primeros días de trabajo, y que también le gustaba desaparecer, le gustaba mucho descansar decían las malas lenguas, yo hasta ese día lo había visto de lejos aparentaba tener sobre unos 40-50 años, tenía el pelo blanco, blanco tiza, ni un pelo gris, todo blanco, ya se había ganado el mote de el tiza, por su pelo blanco, era alto, y bastante delgado.

Nuestro primer encuentro fue en la sala de hornos, me encontraba solo, cuando de repente apareció el, yo estaba sentado en una silla, enfrente de un monitor que se encarga de monitorizar, la temperatura, el tiempo y los movimientos… estaba sentado cuando apareció él.
-Hola, (se acerco a mí a darme la mano) soy el nuevo limpiador, Alberto.

Yo al verlo rápidamente me levante y le sonreí, y le apreté la mano con bastante entusiasmo.
-Me llamo Carlos, encantado(le dije con una sonrisa)
-Mi jefe me ha mandado a limpiar la zona de los hornos, ¿es esta? Verdad.
-Aquí es
-Pues si no te molesto voy a empezar a limpiar
-Como si estuvieras en tu casa

El bajo y empezó a limpiar la caseta donde me encontraba yo.
-¿Cómo vas en tus primeros días de trabajo?(le pregunte un poco para romper el hielo, y para no aburrirme)

El rápidamente paro de limpiar los cristales, se le veía con muchas ganas de hablar y de buscar la mínima escusa para parar de trabajar, entro a la caseta, donde estaba sentado con el monitor y se sentó a mi lado con una sonrisa.
-Pues adaptándome, los primeros días son difíciles, aun no sé donde se encuentra la mayoría de cosas y cuando me mandan a algún sitio pues me pierdo, pero el trabajo no es muy duro y ganamos bastante dinero, echamos nuestras 8 horas y nos vamos a casa…por ese aspecto está bien lo malo son las chicas…que pocas hay en la empresa

Yo le mire y reí, mira este en lo que piensa nada más llegar a la empresa que hay pocas chicas.
-Bueno la verdad que hay pocas chicas y que estén buenas menos aun(me puse a reir) pero hay una de marketing de 23 años nueva que… si la vieras, porque creo que no la has visto…viene todas las mañanas con unas mallas que hacen que ese culazo se le marque bien y luego están sus tetas…que son preciosas eso si… su dinero les ha costado jajaja
-¿Que dices? Yo a esa no la he visto
-jajaja, la gente de marketing se deja poco ver por aquí, suelen ‘vender la empresa’ por fuera y a ella parece que se le da muy bien jajajaj
-Jajaja, me la tienes que presentar
-Suele venir poco pero cuando venga sabrás quien es, no hay dudas jajaja
-De las que he visto hasta ahora solo hay una que me parece bastante guapa…¿Cómo se llamaba?(dijo arriscándose la cabeza) esta chica que es bajita…pero que tiene unos melones impresionantes y un culazo… y es muy simpática… ¿sabes quién te digo?

Por la descripción que me dio parecía mi chica y al decir todas esas cosas de ella la polla se empezó a poner algo dura, pero no sabía si era mi chica o no, así que tenía que saber si estaba hablando de mi chica.
-¿Carla?(le pregunte)
-No, Carla no… es la más tetona de la empresa…que está trabajando en la zona de lijado…

Al decirme que estaba en la zona de lijado, estaba claro que estaba hablando de mi chica esta semana estaba trabajando allí, y ya me había dicho que había hablado con Alberto y que le había parecido muy simpático algo que el también pensaba de ella que era muy simpática.
-¿Natalia?
-¡COÑO! NATALIA eso es… buff como está la niñata esa… el nombre ya no se me olvida no quiero liarla con ella jajaja.

Al confirmarme que estaba hablando de mi chica, mi polla reacciono al instante y se me puso durísima, a punto de estallar, menos mal que él no me miraba el paquete, si no se daría cuenta de que mi polla estaba a punto de reventar el pantalón, y no sabía porque, será que era la primera vez que hablaban así de mi chica delante de mí, porque por las espaldas imagino que todos pensarían como él, porque mi chica es muy exuberante. Yo reí no quería que supiese que era mi chica, de momento.
-Si está bastante buena la chica y es muy simpática (le dije siguiendo el juego)
-Ya te digo, el otro día hable con ella y no paraba de mirarle las tetas y eso que va tapada hasta el cuello, pero como se le nota que tiene una tetazas descomunales jajaja deseando que llege el verano para que vaya más suelta jajaja
-jajaja pues no te hagas muchas ilusiones porque yo siempre la veo tapadísima hasta en verano, no se quita ni un botón
-joder… esas son las más golfas, las mas zorras en la cama, las que van de santas y luego son unas zorras de cuidado… y esa carita de niña buena … de no haber roto un plato en su vida buff como me pone.

Como me estaba poniendo hablando con el nuevo de mi chica, sin saber que yo era su novio, estaba con unas ganas enormes de correrme, la polla, se me iba a salir del pantalón, tenía una erección que no había tenido en mucho tiempo.
-yo creo que si… que debe ser una fiera en la cama
-jajaja seguro…

Justo cuando estaba diciendo seguro salto las alarmas del monitor, y tuve que bajar abajo donde estaban los hornos, uno acababa de terminar y tenía que bajarlo y abrirlo, que mala suerte pensé, con lo interesante que se estaba poniendo la conversación, el se había quedado limpiando lo cristales de la caseta, pero cuando termine de hacer el trabajo y subí con ganas de seguir hablando de mi novia el ya se había ido, me dejo solo en la caseta, con la polla aun a reventar, y dude de sacármela y hacerme una paja allí mismo, pero no me atreví por miedo de ser pillado, así que cuando llegue a casa lo primero que hice fue cascarme una paja, no le dije nada a mi novia de la conversación que había tenido con el nuevo, solo le comente que había hablado con él y que también me pareció un chico muy simpático.

La cosa, quedo hay, y estuve varias semanas sin verlo, nosotros vamos rotando Noches-Mañanas- Tardes y ellos también y se ve que no coincidíamos, no lo veía ni a la entrada ni a la salida, hasta que un día estaba en la zona de lijado con un compañero, cuando entro él.
-¿alguien ha visto a Natalia? Hace tiempo que no la veo y siempre estaba por aquí y me apetecía hablar con ella(dijo con una sonrisa, mirándome a mi).

Tanto mi compañero como yo nos miramos y nos reímos, y los dos contestamos que no, que ella trabajaba esta noche.
-Una pena que no pueda verla (digo riendo), oye Carlos, me acompañas al almacén tengo que cambiar los cepillos, y necesito una mano
-Claro yo te ayudo,(le dije rápidamente)

Nos fuimos andando los dos juntos hasta el almacén, contándome de que había estado un tiempo de baja, porque había tenido mareos y esas cosas y por eso hacía tiempo que no lo veía, entramos en el almacén y el rápidamente cerró la puerta al entrar. y mirándome a los ojos y con una mirada de vergüenza
-Oye tío, lo siento por lo de la otra vez, no sabía que era tu novia

Ya se había enterado de que Natalia era mi novia, algo que era de esperar la empresa es muy chismosa y enseguida se sabe todo de todos. Yo le conteste con una sonrisa, aunque por dentro me pareció que había perdido una oportunidad única para que digiera todo lo que pensaba de mi chica.
-Tranquilo, no dijiste nada que me molestara, además a todo chico le gusta que le digan que su chica esta buena, y además lo está jajaja
-si hombre, si tu chica sigue estando tremenda… pero esas cosas no se dicen de la novia de un amigo, y menos de un compañero de trabajo, es que tengo la boca muy grande y digo las cosas sin pensar para la próxima vez me enterare de quien es cada uno antes de hablar.
-Enserio, no te preocupes por lo que me dijiste ya sabes que me encanto que halagaras a mi chica de esa forma,(le dije para tranquilizarlo)
-Gracias, eres un buen colega, y tu tranquilo que no voy a intentar nada con tu chica además estoy casado y tengo 3 hijos solo hablaba por hablar.
-Que soy un hombre, y yo también hable de la de marketing, que por decir que tiene dos buenas tetas no pasa nada, las tiene y punto, no significa que me la vaya a follar

Alberto, empezó a reírse ya más relajado viendo que no estaba cabreado con él. Abrió su cartera y me saco una foto de su familia, tenía una mujer bastante guapa y 3 hijos, dos niños y una niña.
-Mira esta es mi mujer de 38 años, yo tengo 42, mi hijo mayor tiene 15 años es todo un rebelde ya no hace caso a nadie, el mediano tiene 10 años otro sin vergüenza y por último la princesa de la casa tiene 7 años es un encanto, un día podíamos quedar todos a tomar algo.
-Claro, cuando tú quieras, por mi no hay problema, además a Natalia le has caído muy bien(le guiño un ojo)

El se rió
-Si a mí también me cayó muy bien, además de estar bien buena jajaja

Yo empecé a reír
-Ya se lo diré yo lo que piensas de ella (le dije bromeando)

La cosa que doy hay, y a partir de ahí todo fue muy bien, nos hicimos amigos en el trabajo, cuando coincidíamos trabajando solíamos hablar mucho, solíamos ir a tomar café juntos, hablábamos mucho de futbol a los dos nos gustaba el mismo equipo, además compartíamos afición por la escalada y por las chicas jajaja a los dos nos gustaban siempre las mismas chicas, nos hicimos buenos amigos, y con mi novia pasaba algo parecido, cuando coincidían ellos solos se llevaban muy bien y hablaban mucho y si coincidíamos los 3, los 3 hablábamos con total naturalidad siendo amigos los 3.

Hasta que un día, en finales de verano, era Septiembre, aun seguía haciendo un calor terrible parecía que el verano no iba a acabar nunca y la lie un poco, no supe en ese momento la que había liado, estábamos trabajando de tardes mi chica estaba de mañanas, y estábamos Alberto y yo de tardes, yo estaba en la zona de hornos y él le tocaba limpiarlos.
-Que calor…esta es la peor zona para estar en el verano, te ha tocado el infierno (me dijo en tono de broma)
-Pues si la verdad, es que hace demasiado calor para estar aquí, no se puede aguantar este calor.

Volvieron a saltar las luces de alarma, lo que significaba que había acabado de hacerse, y tenía que bajar a abrir el horno, con lo que haría más calor.
-Enserio tienes que bajar y abrir el horno(me dijo sabiendo que si hacia eso haría mas calor)
-Si, aun se puede estar peor aquí
-Joder…pues yo me voy a ir en busca de mis plantas medicinales (dando a entender que se iba a comer un bocadillo, cosa que se había comentado por la empresa, pero nunca me había dicho que comía bocadillos)(se rio) cuando termines de sacarlo me envías un whatsapp y bajo¿Vale?
-Jajaja, Vale, Así que te gusta a ti ….no sabía nada jajaja
-Jajajaja, suelo tomar alguno que otro si jejeje me relaja
-jajajaj
-¿quieres un poco? me dijo
-No, no, no, gracias, no como bocadillos yo, pero sabes a Natalia le encantan(le guiñe un ojo) a ella puedes ofrecerle

El me miro con una sonrisa cómplice
-¿Enserio que le gustan?
-Que si, mira la semana que viene estamos los 3 de noches, y no hay tanto jefe por la fabrica, puedes invitarla, seguro que te dice que si
-La voy a invitar a ver lo que me dice, como se ponga como una loca le diré que has sido tu

Yo me reí y la cosa se quedo hay el se fue a comerse un bocadillo y yo a sacar del horno la embarcación, no sabía porque le había dicho eso a Alberto, mi chica hacia mucho que no probaba los bocadillos, y no quería mas probarlos y no sabía porque lo había dicho eso a Alberto, esperaba que no se lo dijese pero a él no se le había olvidado y el miércoles de la semana siguiente, estaba yo en la zona de acabado, me encontraba solo cuando de repente se abrió la puerta y apareció mi chica seguida de Alberto. Ella parecía algo cabreada.
-Tú qué vas contando de que a mí me gusta comer bocadillos.(me dijo muy cabreada)

Yo sonreí, ya le ha contado el cabrón que yo le dije que la invitase, cosa que me esperaba que pasase aunque tenía la esperanza de que no pasase.
-Cariño, solo le dije que te gustan un poco, el me invito a mí y le dije que no, y sé que a ti te gustaban y le dije que te invitase, por si querías volver a comer, no sabía que te iba a sentar tan mal, además por comer un bocadillo no creo que te pase nada, si te apetece comételo y si no quieres pues no lo comas (le sonreí y vi que había calmado a mi chica, detrás estaba Alberto con una sonrisa)
-Yo si quieres te invito a uno, pero hoy no tengo, tiene que ser ya el Viernes, además el viernes no tendremos mucho trabajo y tendremos tiempo para perdernos un rato(le guiño un ojo a mi chica)

Ella sonrió, se veía que se lo estaba pensando, así que yo ayude a tomar la decisión,
-Vamos Natalia, no te lo pienses tanto es solo un bocadillo, nunca has sido adicta a comer bocadillos, pero si te a gustado comerte uno de vez en cuando… no seas tonta y comete uno el viernes seguro que te gusta y nadie se enterara.

Ella siguió pensando, pero le iba saliendo una sonrisa cada vez más grande.
-Bueno vale, el viernes recaeré después de mucho, mucho tiempo volveré a tomar un bocadillo.

Alberto con una sonrisa miro a mi chica y los dos chocaron los 5
-Esa es mi chica- le dijo Alberto- Seguro que nos lo pasamos bien, el viernes invito yo pero no te vuelvas una loca, que si quieres mas invitas tu-Dijo Alberto en tono de broma-

Los 3 reímos y no volvimos a hablar del tema en esa noche ni la siguiente, mi novia y yo hablamos el viernes estaba algo nerviosa, y no sabía porque era solo un bocadillo no iba a pasar nada. Por el camino en el coche se lo comenté.
-Oye te veo nerviosa, si no quieres comértelo, no te lo comas no lo hagas ni por mi ni por Alberto si no te apetece no pasa nada
-Si, me apetece mucho, lo que pasa es que tengo miedo de colocarme demasiado, hace mucho que no como y no quiero salir colocada de la fábrica

Yo reí y esa risa tranquilizo a mi chica.
-Tu tranquila para eso estoy yo y Alberto para cuidarte (Esas palabras la relajaron mucho)

Llegamos a la empresa y como suponíamos, no había mucho trabajo, en septiembre la gente deja de comprar embarcaciones y la demanda es muy baja, estuvimos un buen rato sin encontrarnos con Alberto, hasta que lo vimos en los almacenes, nos dijo que tenia bastante cosas que limpiar pero que trabajaría rápido para ir luego con mi chica, nosotros le dijimos que lo esperábamos en la zona de hornos, donde no habría nadie y estaríamos tranquilos.

Mi novia y yo nos quedamos casi toda la noche dentro de la caseta, donde meses antes Alberto había dicho que mi chica estaba tremenda, estábamos hablando de nuestras cosas la noche pasaba y no teníamos noticias de Alberto, hasta que a las 3:45 escuchamos la puerta abrirse y era Alberto.
-Cuanto lo siento, pensé que terminaría antes pero había mucho curro, un poco más y no encuentro hueco para escaparme-dijo con una sonrisa
-Ya te estábamos esperando, estaba pensando que me ibas a dejar sin probar tus bocadillos, después de que me metieras en la cabeza lo de volver a probarlos

Los tres reímos, nos llevábamos muy bien los tres, éramos buenos amigos y veía que mi novia se llevaba muy bien con Alberto cosa que me encantaba
-¿Donde nos los vamos a fumar? Preguntó mi novia con muchas ganas
-Tengo un sitio en la empresa, reservado para eso. ¿Me acompañas? dijo con una sonrisa muy amable. Espéranos aquí tardamos 10 minutos(me dijo a mí)

Yo no conteste y vi como mi chica cogía del brazo a Alberto y como los dos se marchaban por la puerta, el tiempo pasaba y nadie bajaba, ya habían pasado 20 minutos y aun no había bajado, yo empecé a pensar que mi chica le había dado otro de sus colocones y que Alberto la tenia, y estaba esperando a que se le pasara, 45 minutos habían pasado cuando mi chica apareció en la sala de hornos, con dos cafés y una sonrisa.
-¿Contenta?-le dije con una sonrisa-

Ella me entrego un café y me contesto
-hacía tiempo que no los probaba y se nota jajaja, he cogido un colocón rápido, pero me ha gustado mucho, gracias por decirle a Alberto que me invitara me ha gustado mucho.
-Sabia que te iba a gustar y me alegro que te lo hayas pasado bien le dije

Nos tomamos los dos el café juntos y empezamos a hablar de lo que haríamos este fin de semana, todo fue normal nada me hizo sospechar lo que varias semanas después Alberto, me conto, hacia ya varias semanas que no coincidíamos, y coincidimos en la zona de lijado, apareció estaba algo nervioso, desde aquel día no le había vuelto a ver y me dijo que tenía que hablar conmigo, los dos nos fuimos a los almacenes, lugar donde nos encontramos solos, y nada me hacia imaginar lo que me contó.
-¿Te ha contado tu novia algo de lo que paso?-me dijo Alberto con una mirada de miedo
-Decirme el que-Conteste rápidamente
-Entonces no te ha dicho nada…Lo siento tío… (empezó a balbucear no entendía nada de lo que me decía)… bueno mejor hablamos luego.

Estaba muy raro no me entere de nada, pero rápidamente se me fue de la cabeza, lo que había pasado esa mañana en los almacenes con Alberto, mi chica trabaja por la tarde y yo había terminado de trabajar por la mañana, estaba solo en casa cuando de repente suena mi móvil era un whatsapp de Alberto, lo siento, ponía, y a continuación un video que pesaba 3,24 Gb, empecé a descargármelo y le pregunte ¿que sientes el que? El me contesto mejor ve el video en el ordenador.

Me dejo algo rayado, ¿Qué podría tener el video?, estaba esperando con ganas a que se descargara el video pero estaba tardando mucho, tengo un móvil y una TV de la misma marca, la tv tiene 42 pulgadas y está en el salón, al ser de la misma marca tengo una aplicación que comparte videos, y puedo ver mi móvil en la tv, así que me senté el sofá del salón y me quede esperando a que terminase de cargar mirando la TV, siguiendo el consejo que me había dado Alberto.

Cuando termino de descargarse el video le di al play, el video duraba 19:24 minutos, al principio se veía una sala pequeña, no tendría más de 1x1 m^2, rápidamente me di cuenta por la tuberías que tenia al fondo, que estaba viendo la antigua habitación de contadores de la empresa que en la actualidad está vacía, ya que al poner la caldera justo detrás(se pueden ver algunas tuberías de la pared del fondo) hacía mucho calor y decidieron cerrarla, parecía que la cámara estaba justo encima de la puerta de madera que hay en la entrada, estaba pensando ¿Qué me ha pasado?¿para qué me envía esto Alberto? Cuando de repente se abre la puerta y aparece Alberto y Natalia, los dos en ropa interior, Alberto llevaba unos bóxer negros muy apretados, y mi chica apareció con un mini tanga negro y un sujetador negro de encaje, ¿Qué cojones es esto? Pensé
-…Así no se nos pegara el humo, en la ropa, además aquí hace mucho calor… la ropa sobra(dijo con una media sonrisa)(cerrando la puerta)(y pegándose mucho a mi chica)

Estaban solos en una habitación que media menos de 1X1,el estaba enfrente de ella muy pegado a ella casi podía tocar las tetas de mi chica con su pecho.
-Algo claustrofóbico el sitio…pero claro es el mejor lugar para comer un bocadillo, nadie sospecha de que estamos aquí encerrados.

Alberto se fue detrás de las tuberías, metió la mano por el suelo y saco un bocadillo y un encendedor, lo encendió, y miro a mi chica con una sonrisa, ¿uno para las dos?
-Sí, mejor uno para las dos… no quiero uno seria mucho.

Alberto sonrió, le dio un gran bocado al bocadillo y tiro las migas a la cara de mi novia, terminando las últimas migas tirándoselas al canalillo, y se rio y le paso el bocadillo a mi chica.

Yo empecé a mosquearme, al ver lo que había hecho de tirarle las migas a la cara y mucho más a las tetas y como se estaba quedando ahora mirándole las tetas a mi chica mientras ella le daba un bocado al bocadillo sin decir nada, solo le salía una sonrisa, me estaba a empezar a mosquear y empecé a tener miedo de si iba a pasar algo, cosa que hasta ahora ni se me había pasado por la cabeza. Se tiraron un par de minutos iguales, él le tiraba las migas a la cara y luego al escote mi novia cada vez se reía más y el cada vez se centraba más en el escote, luego le pasaba el bocadillo a mi chica y ella hacía lo mismo le tiraba el humo a él en la cara, así se tiraron un buen rato hasta que mi chica dijo:
-oye si deje la ropa fuera para que no se me pegara el humo, en la ropa, no me tires el humo al sujetador que también es ropa y se pega

El le miro las tetas descaradamente pegándose mas a ella, ya las tenia pegadas a el y le dice:
-Puff Natalia es que menudas tetas joder… y tienes toda la razón… la mejor solución es que te lo quites así no se le pegara el olor(digo con una sonrisa)(y levanto su cara para mirar a mi chica)

Mi chica sin pensárselo empujo a Alberto un poco para atrás para que se separase de ella y ella se quito el sujetador dejando a la vista sus dos enormes tetas.
-¿te gustan mis tetas?- le dijo Natalia con una voz muy morbosa

No podía creérmelo que mi novia hubiera caído así de fácil a la primera tontería que le había dicho Alberto para que se quitase el sujetador, y como ahora Alberto miraba a mi chica con una cara de vicio, que no podía disimular.

Alberto no contesto y empujo a mi chica fuertemente contra una pared, y le cogió la teta izquierda con su mano derecha mientras se lanzo a comerle la otra, mi novia sonreía y no decía nada, cuando llevaba un rato comiéndole la teta. Alberto le contesto, esto contesta a tu pregunta y se rio, ella se rio también sin decir nada, y Alberto se cambio de teta y empezó a comerle la otra.

No podía creérmelo mi novia me había sido infiel con Alberto, o iba a estar a punto de hacerlo, estaba cabreado, enfadado, sentí odio hacia ella en aquel momento, pero por algo que aun desconozco la polla me dio un vuelvo y se me puso muy dura, no podía disimular la erección que tenia, y no dude en sacármela estaba solo en casa, no le diría a nadie que me hice una paja viendo a mi chica con otro chico, pero no podía dejar la oportunidad de hacerme una gran paja viendo a mi chica con otro, me estaba poniendo mucho, así que me desnude y me quede pajeandome lentamente viendo la Tv.

Alberto se estaba separando de mi chica con una risa, ella también no paraba de reírse, y Alberto dijo:
-Joder niña, como me has puesto,(señalo a su paquete para que mi chica mirase)(la tenia enorme, el capullo se le salía por encima del bóxer llegándole al ombligo)

Mi chica empezó a reírse, se la iba a chupar, pensé yo
-¿La culpa la tengo yo?

Alberto se pego a mi chica y le susurro algo que no se escucho, pero dicho algo ella se bajo y se puso de rodillas al momento, le quito el bóxer de un tirón, y la polla de Alberto se quedo a poco milímetros de su cara, tenía una polla enorme 2 veces la mía, le echaba mas de 20 cm a ese monstruo, y empezó a comérsela sin decir un mí, Alberto en ese momento miro a la cámara y sonrió y saco el pulgar en forma de que se lo estaba pasando en grande, claro el muy cabrón tenia a mi chica de rodillas haciendo una mamada impresionante, se tiro un buen rato en esa posición el encantado y mi chica sin quejarse, de vez en cuando le ponía las manos en la espalda a mi chica y se follaba la boca sin que ella moviese un musculo.

Alberto cogió a mi chica por los hombros y la pego contra la pared, le quito el tanga con una mano, mientras los dos se liaban, y de repente mi novia pego un gemido, acababa de clavársela Alberto, y estaba empezando a fallársela contra la pared, podía ver como mi novia ponía los ojos en blanco y como dejaba sus ojos cerrado con cada envestida de Alberto, mi chica duro poco en empezar a gemir, estaba muy cachonda, podía notárselo en la cara, empezó a correrse mi novia al poco de estar fallándosela, pero Alberto aun no se había corrido, así que el siguió fallándosela, hasta que mi novia volvió a ponerse de rodillas y Alberto se la volvió a follar por la boca, duro poco, al poco de métesela en la boca, se vio que estaba dando espasmos y mi novia se levanto y empezó a pajearle y el empezó a tirar semen por todos los sitios, parecía una fuente, mi novia le sonrió, y no fue capaz de decirle nada, le dio un beso en la mejilla, y se acacho a coger su sujetador y se marcho, ya no volvió a aparecer más en la tv, el se giro y apago la cámara y el video acabo.

No había podido evitar correrme dos veces durante el video, y con una sensación que aun desconozco, me había encantado ver el video por una parte y por otra estaba enfadado con mi chica, ¡ME HABIA SIDO INFIEL!

El móvil en ese momento sonó era Alberto lo cogí y sonó su voz un poco con miedo, no sabía cuál iba a ser mi reacción.
-¿has visto el video?
-Si-Conteste muy serio
-¿Y qué piensas?

Y que pienso, pensé, pues no sé lo que pensar te has follado a mi novia, y ahora me llamas, pensé eso pero le dije
-Pues que mi novia es una puta (y me reí)

Esa risa dio a entender que no me había cabreado mucho y él se relajo y se animo.
-Puta no, no creo que te hubiera sido infiel antes, pero menudo polvo eche, una fiera la niña, jajaja, pero te tengo que pedir perdón, lo siento, pero quería fallármela, cuando me constates que le gustaba los bocadillos vio una opción y no podía dejarla pasar, me compre una cámara y la puse en la zona de caldera y la engañe, yo nunca voy allí a comer bocadillos, pero era un buen sitio para dejarla en ropa interior y ella cayo y el resto ya lo sabes, y bueno lo de la cámara…tenía esperanzas de fallármela y quería tener un recuerdo(se volvió a reír)
-¿Y porque me lo has pasado?
-Quería que supieses que me la he follado… y que me la quiero seguir follando

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Quiero recibir relatos en mi correo electrónico

Ir arriba