miércoles, 20 de abril de 2016

La monótona vida de mi exmujer IV

- Paco, tenemos que hablar - me llego un whatsapp de Fina
- Si, dime Fina. ¿que necesitas? - conteste.
- No, en persona - me respondió.
- Pues tu me dirás - le dije un poco acojonado. ¿Estaría cabreada conmigo por lo del pasado sábado?
- ¿Quedamos en el bar de el otro día? el de las rabas, ¿esta noche a las 9? - me preguntó
- Allí estaré - cerré la conversación

Las horas pasaron en la oficina a la velocidad de la tortuga. A las 7 salí hacia casa, me duche, cambie y me dirigí a las 8:30 hasta el bar.

Fina estaba sentada en una mesa al fondo. Me acerque, le di dos besos y me senté.
- ¿Te lo pasarías bien el otro día cabronazo? - me soltó de golpe.
- Bueno Fina, te vi en peligro y corrí en tu auxilio, una vez allí te vi tan a mi disposición que no pude evitar tocarte un poco. Después pasó lo que pasó. Cuando llegó el negro pensé que saldría indemne, pero ya ves. El olor me delató.
- Eres un mamón. Me dejas. Te alejas. Y quieres follarme como si nada hubiese pasado.
- Lo siento. Siento todo.
- Mira PAco, estos meses he pasado los mejores meses de mi vida. Creí que me moría cuando te vi salir por la puerta, pasé un mes muy malo sin salir de casa. Un día Ana me llevo a una fiesta, no me apetecía nada, pero fuí. Alli conocí a un chico que me hizo un caso especial, hablamos toda la noche, bebimos, reímos, nos cogíamos de la mano. Cuando pensaba que a lo mejor algo pasaba, llegó Ana e intervino en la conversación. Resulta que el chico era el chico que Ana me venia contando que se follaba cada vez que se lo cruzaba, especialmente en fiestas. Generalmente no se hacían mucho caso pero al final de cada noche en la que coincidían acababa empalada por el chaval y de hecho las mañanas del día siguiente incluso eran mejores. Seguimos bebiendo ahora los tres. Ana y Jesus, que así se llamaba el chico se besaban, yo seguí con ellos pues a esas horas de la fiesta no sabia que hacer allí, en un momento dado Jesús me beso a mi también, Ana parecía divertirse. Se besaban, me besaba, le cogía una teta, me cogía una a mi y Ana me beso. Fue un beso magnifico, nunca había besado a una mujer, estaba supercaliente. Acabamos la noche en casa del chico. Al día siguiente Ana me confeso que pensaban follarme según llegabamos, pero que ella le pidió hacer un paripe y jugar al tipico juego erotico. En 5 partidas yo ya estaba desnuda y con los ojos vendados. ¡Yo! a la que solo habias visto desnuda tu allí estaba yo en pelotas con una de mis mejores amigas chupandome un pezón y un guaperas pasandome el dedo por mi coñito, aquel que solo habías tocado tu. Poco a poco se fue intensificando la masturbación y estaba a punto de correrme cuando pensé que me iba a correr como en mi vida sentí como una polla entraba en mi cavidad más privada. !Alucinaba! me estaba follando otro que no era mi marido. No habian pasado ni dos meses desde la última vez que lo hicimos y ahora estaba siendo follada por una polla inmensa y al lado de mi mejor amiga. Las sorpresas no acaban ahí. Cuando no podía más y crei que moría de gusto y de lujuría, Ana se sento en mi cara, ahora parece que eso no fue nada pero entonces creí morir. Ana me dijo - lameme Fina, lameme. Y lamí, y claro que lamí, lamí hasta que Ana cayo derrumada. Le comí mi coño como siempre hubiese deseado que me lo comiesen a mi. Jesús seguía dale que te pego. Mi coño reventaba de placer, cuando Ana se aparto, Jesús levantó mis piernas mi me la metió hasta el fondo, me quite el antifaz para ver la cara de mi amante. La tenia desencajada, estaba realmente gozando, gozabamos ambos. Ana se abrazo a la espalda de su amante y desde atras le arañaba el pecho. Paco, no veas como se corrió, jamas te corriste tu como se corrió ese chico. Fue maravillso, maravilloso de verdad.
- Por que me cuentas eso Fina.
- Calla coño qeu siempre me interrumpes.
- Ok, ok, ok.
- POr sugerencia de Ana nos quedamos a dormir. Era tarde y estábamos reventadas de sexo y alcohol. Dormimos uno a cada lado de Jesús. Ya de día me desperté por los suspiros de Ana. Al lado mío estaban Ana y Jesús follando como conejos. Ana estaba de rodillas y Jesús la penetraba desde detrás, Ana se tocaba las tetas mientras el chico la martirizaba. Yo también quería lo mismo, al fin de cuentas éramos un equipo, ¿no?
- Sigue - le dije
- Al verme Jesús sonrió. Le dio la vuelta, se la volvió a meter y me indico que me sentase en su cara. Esta vez, era Ana quien me chupaba el coño. Era una maravilla, esa si sabia comer coños y no como uno que yo me se. Me dio un ataque de orgasmos, Uno tras otro y otro y otro, me moria. De repente algo raro pasó, note que una polla invadía mi coño. Me estaban follando un desconocido
- Fina te presento a Karim, Karin te presento a Fina - dijo Jesús.
- Joder Karim tu por aquí - dijo Ana - no sabes la suerte que tienes zorra, tiene un pollon y sabe usarlo

Yo flipaba, un tipo negro me estaba penetrando sin miramientos y mi amiga del alma Ana no debaja de chupar a pesar de que los huevazos del negro le azotaban la cara. Estaba en la gloria, cortada, alucinada pero en la gloria. No dije ni pio. solo gozaba. El negro me daba mientras Jesús daba a Ana que no dejaba de lamer. Ana dejo de chupar cuando se corrió ruidosamente. Yo aguante un poco más. Casi muero de gusto cuando el negro metió uno de sus dedos en mi culo. Eso si que no me lo esperaba. Después de ese dedo le siguió un segundo, después un tercero y finalmente saco su polla de mi maltrecho coño y me penetró analmente. Por el culo Paco por el culo. Estaba siendo sodomizada por un desconocido y me estaba encantando. Ana se deslizó fuera de debajo mía y empezó a chuparle la polla a su amante mientra el tal Karim daba y daba y yo recibía y recibía. Me corrí me corrí como una cerda el negro me lleno el culo con su leche caliente. Me encantó.

Los siguientes días fueron un poco confusos, pero el sabado siguiente y casualmente me volví a encontrar con Karim, no pasó ni media hora hasta que me lo lleve a casa, Alli imaginate ya sin miramientos me estuvo follando toda la noche. Esa polla valía oro. Me corrí como nunca.

Esa noche decidí tres cosas, primero comprarme un pollón de goma que me hiciese recordar la polla de Karim, segundo que se acabo el sexo sin protección y tercero que me lo iba a follar todo. Se acabaron lo polvos furtivos y rapidos, a partir de ahora iba a disfrutar lo que no habia disfrutado en toda mi vida sexual. Me encanta. Me siento llena. Soy un putón, lo se, pero un putón satisfecha. El resto más o menos ya lo sabes.
- ¿Por que me cuentas eso? - le dije.
- Paco lo deberías saber, me encanta follar y me encanta que tu lo veas. No sabes la sensación que me da ver el piloto encendido de la cámara - me dijo.
- Osea que esa eso...
- Claro por el piloto sabia que estabas online y me e n c a n t a b a. Me ponía a 1000 ser follada salvajemente e imaginarte con la polla en la mano - continuo - al principio, reconozco, creí que la había liado, pero con el tiempo al ver que el piloto volvía y volvia me di cuenta que de joderte nada.
- E insisto. ¿Para que me lo cuentas?
- Bien cielo. Tengo ya muchos años, que quede claro que no pienso cambiar de vida. Me encanta que me follen, me gusta muchísimo, no sabes lo que me llena. Pero quiero ser madre.
- ¿Perdona?
- Lo que has oído. Quiero ser madre y creo que no puede haber nadie como tu para preñarme. Ojo solo para preñarme.
- ¿Pero tu te has vuelto loca? - casi grite.
- Si Paco si, quiero un hijo, y quiero que seas el padre
- Dejame que lo piense - le susurre.
- Por cierto cabronazo - me dijo - encantó la follada que me diste. Es una pena que tu seas tu.

Me fui a casa. Esa noche no encendí la cámara, me sentía abochornado primero por saber como había perdido a mi mujer, después por saberme pillado por el puto pilotito de los cojones y por último por la propuesta de Fina.

Después de muchas vueltas decidí qeu no era mala idea. Quería ser padre y Fina era el amor de mi vida. Le mande un whatsapp
- Esta bien Fina. Solo pongo una condición. El hijo será de los dos. Lo criaremos juntos. En todo caso custodia compartida. Tu me dices.
- Me parece justo - me contesto al rato.
-¿ Y como quiere hacerlo?
- Quedaremos un día a la semana para concebir.
- ¿El sábado?
- Solo si es temprano.

Esa noche me corrí meneando mi polla mientras en el ordenador podía ver a Fina correrse a la vez con la polla negra en su culo y mirando la cámara, la del piloto rojo.

PARTE IV

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Quiero recibir relatos en mi correo electrónico

Ir arriba