jueves, 7 de abril de 2016

Entre primos anda el juego

Hola de nuevo amigos mi relato de hoy es una historia que ya viene formándose desde hace bastante tiempo, es un cariño especial por ser de los primeros que nos paso a los dos y que hoy en día hemos sabido llevar como adultos que somos.

Me tengo que disculpar con vosotros porque mis relatos no lleven una cronología en el tiempo, la verdad que según me viene el recuerdo los escribo, perdón si a alguien le molesta eso. 

Bueno para no alargarme este relato empieza: 

Por aquel entonces yo era un chico de unos 14 años como imagináis con las hormonas revolucionadas a tope, me masturbaba con frecuencia y cualquier situación con el sexo femenino para mí era una posibilidad de poder estrenarme. 

Estaba de vacaciones en un pueblo del norte de la península, la casa era grande por lo cual estábamos toda la familia y aquel año vino una prima mía, ella tenía un año menos que yo, su cuerpo estaba en plena formación pero ya empezaban a despuntar sus formas. 

Tenía las tetas pequeñas de esas de “bocado” y su figura no estaba mal, bueno el caso es que los dos dábamos grandes paseos por el campo y hablábamos mucho. El paisaje era precioso la zona era muy verde, tenia infinidad de riachuelos por todas partes. Entre eso, el calor, mis hormonas y que con mi prima la relación llego a un punto de sinceridad muy grande, lo que empezó siendo un paseo casi sin tocarnos término siendo un paseo agarrándonos de la cintura, poco a poco recogí el valor para lo que paso: 
-Laura te puedo preguntar algo, sino quieres no me contestes pero espero que no te enfades conmigo. 
-Que misterioso te has puesto dime Luis que quieres. 
-Te quería preguntar que sientes por mí, yo estoy coladito y ahora mismo me gustaría poder demostrártelo, pero necesito saber si soy correspondido por ti. 
-La verdad que creía que no me lo ibas a preguntar nunca, si Luis tu me gustas mucho, no te has dado cuenta que no me separo de ti nunca. 

En ese momento habíamos llegado a una zona lo bastante alejada como para que nadie nos molestase, era una zona muy bonita con un riachuelo cruzando una arboleda de cipreses que le daban una sombra muy fresca. 

Nos sentamos a la sombra y para culminar la charla que teníamos acerque mi cara a la suya y le di un beso en los labios. Entonces ella me sorprendió sentándose a horcajadas encima mío, me abrazo y comenzamos a besarnos, como comprenderéis los primeros besos fueron bastante torpes por parte de los dos, pero eso no nos importo a ninguno. 

Nuestra excitación fue subiendo por momentos yo tenía mi polla a tope el liquido pre seminal me tenía el slip todo mojado, ella tenía que notar la dureza de mi polla en todo su coño, se movía encima de mí como si estuviéramos follando, le quite la camiseta que llevaba y empecé a chuparle los pechos, estos reaccionaron de inmediato y los pezones se le pusieron duros como piedras. Ella me quito la camiseta a mí, me abrazo y se lanzo a darme besos y chupetones por todo el cuello mientras seguía moviendo su pelvis sobre mi polla. 
-Laura si sigues haciendo eso vas a conseguir que me corra. 
-Yo también estoy a punto y me sabe tan rico que no quiero parar. 
-No lo hagas sigue que me corro. 
-Y yo…..aghhh. 

En ese momento me beso apretándose a mí, eso izo que yo también me corriese copiosamente en mi slip. No dejábamos de besarnos y yo de sobar sus tetas. 

Se notaba nuestra falta de experiencia o nuestra excitación era tal que nos corrimos muy rápido. 
-Laura puedo pedirte algo (yo era demasiado cortes por aquel entonces). 
-Lo que tú quieras. 
-Me gustaría verte desnuda. 
-Y yo a ti. 

Dicho esto los dos nos despojamos de la poca ropa que nos quedaba, ahí pude apreciar por primera vez el cuerpo desnudo de una mujer, la tumbe sobre la hierba y con caricias y besos empecé a recorrer todo su cuerpo, en ese momento no sabía si lo hacía bien o mal solo conocía lo que a mis manos había llegado en forma de lectura. 

Pero por los jadeos de ella yo diría que mal no lo hacía. 

Fui bajando con mi boca hasta llegar a su pubis, el cual empezaba a tener algo de bello, le abrí las piernas y comencé a recorrer con mi lengua su sexo. Era la primera vez que lo hacia ese sabor nuevo para mí se quedaría en mis pupilas gustativas para siempre literalmente me encanto y hoy por hoy creo que es uno de los juegos sexuales fundamentales en una relación sexual, no conozco ninguna mujer a la que se lo haya hecho que lo haya rechazado o no le guste. 

Ahí estaba yo afanado lamiendo los labios vaginales de mi prima cuando descubrí su clítoris con el cual me afane mas eso hizo que ella se corriese copiosamente en mi boca. 
-Luis que delicia no sabía que supieses hacer esas cosas tan ricas. 
-Yo tampoco Laura es mi primera vez. 
-Y la mía. 
-Te puedo pedir que tú me hagas lo mismo. 
-Claro que lo voy a hacer quiero hacerte gozar como tú has hecho conmigo. 

Entonces me tumbo boca arriba se puso de rodillas y comenzó a chuparme la polla mi primera felación la verdad que al principio algo torpe pero con mis indicaciones mejoro y ese calorcito de su boca sobre mi polla izo que me llegase pronto una corrida formidable. 
-Laura quita la boca que me corrooo. 

Ella lejos de hacerlo se metió mi polla más en la boca y empecé a correrme ella se trago todo sin dejar escapar una gota luego me dijo: 
-Quería hacerlo como tú, yo me corrí en tu boca y me pareció justo que tu lo hicieras en la mía, además te puedo decir que no sabe mal del todo es raro pero esta rico. 

Nos quedamos tumbados abrazados nos acariciábamos y vendita juventud mi polla se puso dura de nuevo. 
-Se te ha puesto dura de nuevo quieres mas. 
-Si tú quieres por mi sí. 

Me puse encima de ella se abrió de piernas y por mi falta de experiencia no conseguía metérsela cuando estaba a punto de hacerlo ella se arrepintió y no me dejo yo desmoralizado lo iba a dejar cuando me dijo algo que me dejo seco: 
-Prueba con mi culito por delante me da miedo puedo quedar embarazada. 

Me pareció razonable se puso a cuatro patas y trate de hacerlo por su culo costó bastante pero con imaginación y constancia todo se consigue así que con sus fluidos y un masaje con mis manos fui metiendo mi polla en su culo. 
-Despacio Luis que duele. 
-Lo dejamos si quieres aunque ya ha entrado. 
-No, sigue, pero hazlo suave. 

Empecé un mete saca suave y según a ella se le fue pasando lo íbamos gozando cada vez más, tanto que instintivamente ella llevo su mano a su sexo y comenzó a masturbarse a la vez que yo se la clavaba por el culo. Nos corrimos a la vez entre jadeos cuando se la saque vi como mi leche salía de su culito dilatado. Pensé que menos mal que mi polla no era tan grande como otros cuentan que tienen porque si no, no podría haber hecho lo que hice. 
-Laura te ha gustado. 
-La verdad es que al principio me dolió pero luego ha sido una sensación muy rica. 

Nos lavamos en el riachuelo nos vestimos y volvimos a casa besándonos cada poco. La verdad que fue uno de los mejores veranos de mi vida volvimos a aquel paraje muchas veces y volvimos a hacer el amor casi a diario era algo que a los dos nos encantaba pero todo tiene un final y el verano acabo cada uno a su casa. Después de aquel verano no volvimos a vernos hasta uno de esos viajes que me retornaron a mi provincia natal (si habéis leído algún relato mío sabréis que por causa del trabajo me tuve que trasladar a otra provincia) 

En dicho viaje volvimos a vernos ya los dos con los años éramos adultos pude darme cuenta de que la mujer que tenía delante sin ser un bombón no estaba mal del todo sus tetas no habían crecido demasiado tenía algo más de culo pero su figura no estaba mal. Una mujer normal pero eso no impidió que viniesen los recuerdos de aquel verano y mi polla respondiese poniéndose dura. Ella seguía soltera su trabajo no le había dejado tiempo libre según me dijo ella, me invito a comer a su casa cosa que accedí en el momento. 

Al día siguiente a la hora fijada me encontraba en su puerta tocando el timbre me abrió la puerta vestida con unos pantalones de pitillo ceñidos que le marcaban su chocho y su culo, una camiseta sin mangas ceñida también a su cuerpo que marcaban sus pezones, se podía apreciar que no llevaba ropa interior. La comida fue de lo más amena nos contamos como fue nuestras respectivas vidas .La conversación fue inevitable que acabásemos hablando de aquel verano. 
-La verdad Luis que no he olvidado nada de lo que hicimos fueron los mejores momentos de mi vida. 
-Yo tampoco los he olvidado solo me queda una pega. 
-Cual si no te molesta la pregunta. 
-El no haber metido mi polla en ese chochito que marcan esos pantalones que llevas. 
-No cambiaras nunca, quien sabe tiempo al tiempo. 

Después del café ella fue a la cocina a recogerla dejándome a mí en la sala cuando de pronto oigo que me llama: 
-Luis puedes ayudarme. 

Me levante y fui hasta la cocina, cuando llegue la vi en la fregadera intentando soltar la pulsera que se le había enganchado en la cadena del tapón. 
-Ayúdame me he quedado enganchada. 

Me puse detrás de ella y me dispuse a ayudarla, al estar detrás note su culo apretarse contra mi polla que respondió al instante poniéndose dura. Ella lo noto y me dijo en tono de broma: 
-Espero que eso que noto sea tu polla. 
-No lo dudes me tienes a tope. 

Entonces le agarre las tetas y empecé un suave masaje sobre ellas eso izo que sus pezones se pusiesen de punta, mientras frotaba mi polla sobre su culo. 
-Luis como sigas así no respondo de lo que va a pasar. 
-Pues yo espero que pase. 

En ese momento se soltó y dándose la vuelta paso sus brazos sobre mi cabeza y nos fundimos en un beso con lengua eterno. Me cogió de la mano y me llevo hasta su habitación. 

Allí le quite la camiseta y deje sus pechos al aire los cuales fui chupando y besando, según iba bajando hacia su sexo le fui bajando el pantalón mientras la iba dando lametazos, cuando llegue a su sexo que tenia depilado empecé a comérselo como antaño lo hice ella gemía de placer, cogí con mis labios su clítoris y empecé a jugar con él, de vez en cuando metía mis dedos en su coño esto desencadeno un orgasmo en ella. 
-Has mejorado con los años. 
-La experiencia es lo que tiene, ahora prepárate para recibir mi polla en tu vagina. 
-Si clávamela hasta el fondo es el único agujero de mi cuerpo que te queda por probar. 

Me puse entre sus piernas y poco a poco se la fui clavando hasta que mis huevos chocaron con su culo, fue delicioso traspasar esa muralla que tenia vetada de joven. Fui incrementando el ritmo de la follada hasta que ella en un momento concreto se agarro a mí y clavando sus uñas en mi espalda estallo en otro orgasmo. 
-Ohhh…Luis que polla tienes sabes cómo hacerme llegar. 
-Pero tú no te has corrido todavía. 
-Veras Laura los años te dan experiencia y ya no soy aquel niño necesitaras esmerarte para que me corra. 

Dicho esto ella cogió mi polla y empezó una mamada increíble la forma con que jugaba con su lengua en mi capullo era sublime, como me chupaba los testículos también pero lo que yo no esperaba era que también diese unos lametones a mi ano, lo embadurnase bien con saliva, masajease mi ano y me metiese un dedo. 

A si estaba me masturbaba el culo mientras me mamaba la polla, el estado de excitación que yo tenía era bestial, eso hizo que me corriese como un loco, jadeando, ella izo lo mismo que de joven se comió toda mi corrida. 
-Huuummm que rico con el tiempo tiene mejor sabor. 
-Veo que los años también te han enseñado cosas nuevas. 
-Por supuesto lo dudabas. 

En ese momento la cogí y nos enfrascamos en un beso abrazándonos sobre la cama, nuestras lenguas jugaban en la boca mezclando nuestras salivas y los restos de jugos de ella y míos. Nuestras manos no dejaban ningún rincón del cuerpo de ser acariciados. 

Como resultado de ello mi polla se puso de nuevo dura, le dije que se pusiera a cuatro patas y así lo izo. 
-Si métemela por el culo déjame recordar aquellos días felices. 
-Claro ahí voy pero esta vez te voy a inundar tu coño con mi leche. 
-Si por favor hazlo ya. 

Acerque mi polla a su culo y se la fui metiendo, ese culo se había comido muchas pollas porque no izo falta lubricarlo ni nada. Empecé un mete y saca tranquilo sin prisas pero hasta los mismos huevos, de vez en cuando la sacaba y entre quejas de ella se la clavaba en el chocho, así fui alternando entre su chocho y su culo. 

Ella jadeaba cada vez más fuerte: 
-Huuu…si cabrón rómpeme el culo con esa polla más fuerte… más…. 
-Sigue me estas volviendo loca no sé que me gusta más si que me la metas en el culo o en mi chocho, pero no pares….. 
-Estoy cerca…..aghhhhh….me voy a correr. 
-Hazlo puta córrete….aghhh… a mí tampoco me falta mucho….. 

Acelerando el ritmo ella se corrió y yo cuando vi que me llegaba se la saque del culo y de un golpe se la metí en el chocho llenando su vagina con mi leche. 

Caímos los dos sudorosos encima de la cama ella debajo de mí besándola en el cuello le dije: 
-Acabo de cerrar un círculo que tenía abierto. 
-A que te refieres Luis. 
-Veras Laura cuando hicimos el amor por primera vez allí en el pueblo y no pude follarte el chocho me prometí a mi mismo que algún día yo me correría en este chocho. 

Hoy he cumplido esa promesa y ha sido fabuloso a merecido la pena la espera o ¿no? 

-Si cielo, creo que tienes razón he estado con muchos amantes pero tú eres algo especial no sé si será el hecho de ser primos pero siempre me ha gustado como me follas. 

El resto de la tarde nos la pasamos haciendo el amor en todos los rincones de su casa. 

Lo cierto es que no sabíamos lo que tardaríamos en volver a vernos, pero lo que yo si tenía claro era que esa mujer fue la primera en mi vida sexual y que era justo que yo la hiciera disfrutar todo lo posible de lo que ella había iniciado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Quiero recibir relatos en mi correo electrónico

Ir arriba