domingo, 27 de marzo de 2016

Mis primos

Hola, me llamo Javier, un chico normal de 18 años, de 1.78 mt, 87 kg, normalito dirían en mi pueblo, quien para el momento de lo sucedido en el relato, recién me graduaba de bachiller. Soy de un pueblo andino que hace frontera entre dos estados y gracias a la gentileza de mi padrino quien me patrocinó, a los 12 me fui del pueblo a la ciudad a estudiar bachillerato y luego la universidad. La ciudad es diferente, ajetreada, estresante, mucha bulla, mucha gente desubicada… Pero tiene de todo, buenos edificios, buenos comercios, buenas casas de estudio y sobre todo chicas muy hermosas.

Fue en la ciudad donde conocí a Jenny, mi novia, pero no es de ella de quien les quiero hablar. Luego de terminar el bachillerato, Jenny se iría de viaje de graduación con sus padres al extranjero y yo, pues, yo decidí regresar a mi pueblo ya que lo extrañaba mucho y hacía muchos años que no lo visitaba. Además, antes de que mi padrino me trajera a la ciudad a estudiar, yo vivía con unos tíos, Luis y Elisa, quienes se hicieron cargo de mi luego que mis padres murieron en un trágico accidente cuando yo tenía 7 años.

Mis tíos tienen 2 hijos: Noelia de 19 años y Eduardo de 17; de ellos si es que les quiero hablar. Tenía muchos años sin ver a mis tíos y a mis primos, aunque manteníamos comunicación telefónica y por internet, además de que nos enviamos fotos, no es lo mismo que verlos en persona y sé que han cambiado mucho al igual que yo. Creo que este mes que voy a estar en mi pueblo vamos a tener mucho de qué conversar.

Al llegar al aeropuerto, me esperaban mi tío y mis primos, mi tía se había quedado en casa haciendo los quehaceres y preparando comida, esas comidas tan deliciosas que tanto extrañaba. Los saludos de rigor, el asombro por los cambios y vaya cambios: mi tío solo le noté un poco de canas y un poco más de barriga, nada mal para tener 50; mi primo, vaya… más alto que yo y con algo de barba, nos dimos un abrazo afectuoso y luego mi prima, ufff esta sí que había cambiado, eran curvas por todas partes, un par de piernas largas y macizas que se podían adivinar debajo de los vaqueros y un culo de tamaño promedio pero se veía bien duro y paradito y un par de tetas redondas y paraditas, no eran grandes pero si muy atractivas.

El camino hasta el pueblo dura dos horas más o menos, así que no parábamos de hablar de todo de manera desordenada, un poco de esto un poco de lo otro, El paisaje iba cambiando a medida que nos acercábamos al pueblo, clima de montaña, vegetación no muy alta, clima más frío. La casa de los tíos es una hacienda en una rinconada, tiene una buena cantidad de terreno. Donde se unen las montañas hay un manantial que es desde donde se usa el agua de toda la casa y la hacienda. El manantial forma una especie de cascada y a sus pies hay una especie de laguna de unos 80 Mt2 con el agua muy fría, pero muy sabrosa. Desde pequeño era la más llamativa distracción que había en esos lares.

Al llegar un fuerte abrazo a la tía, que ya con sus 41, aún conservaba muy buena forma, ella es blanca, como de 1.68, un buen culo y las tetas ya están acusando flacidez, pero no deja de estar buena, supongo que cuando joven era como Noelia, algunas fotos he visto que lo corroboran. La saludé con un par de besos y luego de los saludos nos sentamos a cenar, pues ya estaba anocheciendo. Aunque hay mucho terreno, no hay muchas habitaciones y aunque mi tío ya tiene planes a corto plazo para ampliar a casa, me tocó usar mi vieja habitación en el desván del granero, la cual compartía con Eduardo, solo que ahora en vez de dos camas había una sola pero muy grande, así que tocaba compartir cama con el primo. Y aunque no me hacía mucha gracia compartir cama, a esta edad uno prefiere dormir solo, o al menos con una compañía femenina, pero la alegría de estar de nuevo con mi familia hacía todo más llevadero.

Al día siguiente, luego de desayunar y de arreglar mi equipaje y un poco de charla con todos, le pedí a mis primos que fuéramos a la laguna, Eduardo me dijo que podía acompañarme ya que estaba desocupado por los momentos, Noelia se quedaría ayudando a mi tía en las labores de la casa y luego se uniría a nosotros. El camino hasta la laguna dura más o menos 10 minutos, es una trocha muy angosta y algo empinado, a medida que nos acercábamos se escuchaba el agua de la cascada, es un ambiente realmente espectacular.

Al llegar, me despoje de mi camiseta y mis zapatos, de lo más normal, pero cuando me di cuenta ya Eduardo estaba sobre una roca alta para lanzarse un chapuzón en la laguna, lo extraño es que estaba completamente desnudo.

- Hey Javier, aún no te quitas el pantalón? Apúrate que el agua está muy rica.

- Tú estás loco? como te metes desnudo al agua y si viene alguien? y si viene Noelia?

- Y quien va a venir, aquí no viene nadie. Y si viene Noelia, pues se quita la ropa y se mete al agua.

Es cierto, por esta rinconada no viene nadie ya que mi tío logró comprar el resto de los terrenos en esta parte de la montaña haciéndolo dueño de la laguna y el camino que lleva a ella. Lo que me sorprendió fue lo de Noelia, ella siempre había sido muy recatada y si es cierto que cuando éramos chicos, a veces, nos bañábamos desnudos, también es cierto que lo hacíamos como travesura en las cuales Noelia nunca participaba por pena. Pues qué más da, me quite toda la ropa y al agua…

Pude notar en la desnudez de Eduardo que tiene el cuerpo muy velludo, yo por el contrario soy más lampiño y de paso me depilo el vello púbico, a Jenny le gusta más así, dice que es más placentero a la hora de una mamada.

- Eso de depilarse es una moda citadina? Pensé que solo las chicas lo hacían…

- Nada de eso primo, una vez Jenny, mi novia, me lo propuso y acepté. Ella me depiló la primera vez. No te niego que se siente extraño al principio, pero luego te acostumbras y te sientes muy cómodo.

- Lo dices en serio? A ver?

Y uniendo la acción a la palabra, sin darme tiempo a reaccionar, Eduardo se acercó más y me agarró la verga como si eso fuera la cosa más natural del mundo.

- Epale Eduardo, que haces, estás loco?

- Es cierto, se siente extraño, pero muy suave. Y cuál es el problema? acaso no recuerdas hace algunos años atrás que nos masturbamos mutuamente y bastante seguido?

- Pues sí, sí que me acuerdo, pero estábamos más chicos, ahora es otra cosa.

- No me digas que la ciudad te cambió, tenemos confianza y creo que esa confianza no se pierde de la noche a la mañana. Además, sé que te gustó que te lo haya agarrado.

- Hey, que dices…

- Claro que te gustó, el agua es muy clarita y a pesar de que el agua está muy fría, se ve perfectamente la inmensa erección que tienes.

Es cierto, me había pillado. El hecho que mi primo me agarrara la verga me produjo mucho placer y el resultado fue una fuerte erección como pocas he tenido en mi vida. De inmediato me giré para nadar a otro sitio mientras Eduardo me seguía y reía a carcajadas.

- Vamos Javi, cuál es el problema, déjame tocar otra vez, a mí me gustó hacerlo y también se me paró, acércate y verás

El recuerdo de algunos años atrás cuando por curiosidad o por ociosidad nos masturbamos mutuamente volvió a mi mente y no puedo negar que fueron unos momentos agradables, divertidos. No soy homofóbico, me considero de mente abierta, pero tampoco soy gay y nunca he considerado esa opción, de hecho me gustan mucho las mujeres, pero esta situación me ha excitado mucho y deseo seguir adelante a ver hasta dónde llegamos.

Me acerque a Eduardo y este esbozó una sonrisa, de inmediato me agarro la verga con una mano y con la otra me masajeaba los testículos. Sin perder el tiempo agarré su verga constatando su erección. Su pene era un poco más largo y menos ancho, muy venoso y muy velludo, el mío es más blanco, un poco más grueso y también con muchas venas.

- Waao primo, de verdad que se siente muy suave al tacto, pero aun no me imagino estar depilado en esa zona, duele cuando te depilas? (hablaba mientras me pajeaba suavemente)

- Para nada, cuando Jenny lo hizo la primera vez me dio mucho miedo de que me pudiera cortar o algo, pero no te puedo negar que la se sentía muy agradable y Jenny fue muy cuidadosa (también lo pajeaba suavemente mientras hablaba)

- Javi, no te puedo negar que estoy muy excitado, me encanta como me estás pajeando y si sigues así no creo que vaya a durar mucho…

Estaba a punto de responderle de manera similar cuando escuchamos un “Splash”. Nos habíamos concentrado tanto en lo que estábamos haciendo que nos olvidamos del resto del mundo y no nos dimos cuenta de que Noelia había llegado y se lanzó al agua. La sorpresa mayor fue cuando emergió, estaba completamente desnuda.

- Hola chicos cómo están?... Javi, pareciera que has visto un fantasma, soy yo tu prima jijijiji…

- Si, si, estehh yo, bueh…

- jajajaja, claro claro, entiendo te quedaste sin palabras porque estoy desnuda o porque los he pillado haciendo mariconadas jajajajaja…

- Que te puedo decir prima, por ambas cosas…

- Mira hermana, agárrale la verga a Javi, la tiene depilada y es muy suave…

- A ver…? Huy… Sí, es cierto, que suavecita y rica se siente…

Noelia me agarro la verga con toda naturalidad como lo había hecho su hermano hace rato, aunque ella se mostraba recatada delante de mis tíos, aquí con nosotros estaba muy lanzada, sospechaba que entre ellos quizá había algo más y tenía que enterarme. Mi erección se hizo mucho más fuerte con la presencia de Noelia, su hermosa cara de niña buena con su cabellera negra por debajo de los hombros, sus redondas y blancas tetas coronaban un hermoso pezón color rosa que estaba muy erecto por el frío, por la transparencia del agua se veía con unas curvas muy divinas y un coñito totalmente depilado, como ha crecido la prima. Y además es toda una caja de sorpresas...

- A ver Javi, acércate, pega tu verga de mi coño para ver cómo se siente… … mmmm se siente muy diferente a la de Eduardo, claro, como está depilada!

- Y… ustedes han tenido sexo?

- No primo, no hemos tenido sexo, no porque seamos hermanos, simplemente no lo hemos hecho, solo nos damos placer jugando y rozándonos hasta llegar al clímax. Como verás no hay mucho que hacer por aquí y nos matamos las ganas entre ambos. Además aun soy virgen…
- QUEE?? no tienes novio? una chica tan hermosa y buenota como tú?
- Novio tengo, pero no se la voy a dar porque esto es un pueblo chico y no tengo mucha fe en que nos acostemos y no vaya luego a abrir la boca para que a la media hora lo sepa todo el pueblo.
- Noelia y yo hacemos casi todo sin llegar a la penetración, es lo único que no me ha permitido aún, pero a veces me pone que creo que no voy a aguantar mucho, ella sabe cómo llevarme hasta el límite.
- Y cómo lo llevas hasta el límite?
- Así…

Noelia se agarró de mi cuello y subió las piernas abrazándome con ellas por la cintura, al estar en el agua son más fáciles los movimientos, soltó una mano y agarró mi verga poniéndola justo en la entrada de su coño haciendo solo un poco de presión procurando que no la fuera a penetrar. Realmente esto es mucho para cualquier humano. Sin perder tiempo, la tomé firmemente por la cintura e intenté hacer más presión hacia abajo para que mi verga entrara en su cueva pero ella, afincándose en mi cintura, subió su cuerpo y luego se bajó…
- No no no primito… Sin penetración…
- Viste Javi?, sentiste lo que ella hace conmigo? eso es una tortura muy fuerte…
- jajajajajaja Lo he repetido muchas veces, podemos “jugar” pero nada de penetración… Vengan vamos a salir del agua hasta esa roca que está ahí, túmbense de espaldas que voy a terminar lo que ustedes estaban haciendo cuando llegué.

Los tres salimos del agua, Eduardo y yo nos acostamos en una roca grande y lisa que estaba en la orilla, ambos estábamos con la verga apuntando al cielo. Noelia agarró nuestras vergas con ambas manos y nos pajeaba vigorosamente, luego empezó a mamársela a su hermano y luego a mí, unos instantes una y unos instantes la otra. El primero en acabar fui yo, se lo hice saber a mi prima y esta se tragó toda mi leche para luego dejar mi polla completamente limpia, luego le tocó el turno a su Eduardo y le aplicó el mismo tratamiento, al término de los cuales…
- Bueno chicos, vámonos a casa, ya el almuerzo debe estar listo y mamá no le gusta esperar…

Yo estaba con un cúmulo de contrariedades en mi mente, todo fue demasiado rápido e intenso, la conducta totalmente activa de Noelia con nosotros es proporcionalmente contraria cuando está frente a mis tíos. Lo que sí parece ser cierto es que este mes que voy a estar con la familia va a ser muy movido.

Llegamos a casa justo en el momento en que mi tía servía la comida, mi tío acababa de llegar de trabajar, Noelia ayudó a mi tía a terminar de poner la mesa con una actitud de niña buena, tan angelical que nadie se imaginaría lo buena actriz y calentona que es. Solo de pensar que hace algunos instantes nos dio una mamada fenomenal se me asomaba una nueva erección, pero tuve mucho cuidado con eso. Si quería disfrutar de mi prima, debía ser su cómplice, de lo contrario la pierdo.

El resto de la tarde transcurrió sin novedad alguna, mi primo y yo fuimos con mi tío a recoger algunas frutas y verduras que debía entregar al día siguiente y Noelia se quedó con mi tía ayudando en casa. En la hacienda de mis tíos hay muchos árboles frutales, también verduras y hortalizas, café, tabaco y panales de abejas que dan mucha miel, en eso se basa la economía familiar.

Al final de la tarde, regresamos con las cajas de frutas y verduras, luego nos sentamos en el patio los 5 a tomar café recién colado y descansamos de la jornada, hablábamos de todo un poco. Más tarde y con las últimas luces del día, las mujeres fueron a preparar la cena mientras mi tío, mi primo y yo seguíamos platicando amenamente en el patio....

Luego de la cena y la sobremesa, mis tíos se fueron a dormir, siempre lo hacen temprano ya que muy temprano se levantan. Noelia, como niña buena, pidió permiso para ir a nuestro desván a ver una película que Eduardo había descargado por internet…
- De acuerdo, pero no molestes mucho a los chicos que están cansados de la faena (dijo mi tío)
- Y no te quedes dormida ahí, mira que no tienen espacio para tres (dijo mi tía)
- Tranquila tía, que si Noelia se queda dormida ya le haremos espacio, no es molestia alguna

Yo al ver la actitud de mis primos sospechaba que eso de ver películas en el desván, no era sino excusas para otras cosas. Llegamos al dormitorio y mientras Noelia y yo ocupamos posiciones en la cama, Eduardo le daba play a la película. Era una película de acción de las que me gustan, así que sin querer me concentré en ella, no habían pasado ni 10 minutos cuando Noelia, quien estaba en el medio de los dos, metió una de sus manos bajo el short que uso para dormir. Voltee a mirarla y dándome un ligero beso en los labios…
- Shhhhhh! sigue viendo la película!

Al voltear a verla, me percaté de que su otra mano acariciaba la polla de Eduardo, obviamente, a partir de ese momento era más difícil ver la película, tenía la polla súper dura y mi prima pajeándonos con disimulo. De nuevo la vi y tenía sus ojitos brillantes, se mordía el labio inferior. Me incorporé para quitarle su camisón, no traía ropa interior, se la había quitado al pasar por el baño antes de subir al desván. Me quité el bóxer y Eduardo hizo lo mismo. Los tres desnudos ocupamos las mismas posiciones que antes, solo que ahora yo le sobaba la rajita a Noelia mientras su hermano le sobaba una de las tetas. Progresivamente, mi prima aumentaba la velocidad de la paja que nos hacía y de igual manera yo castigaba su clítoris con el dedo corazón de la mano izquierda al mismo tiempo que Eduardo le mamaba las tetas a su hermana. De pronto, Noelia tenso su cuerpo, se contorsionó y un fuerte suspiro indicaba que había alcanzado su orgasmo.

Aprovechando el estado de relajación en que se encontraba mi prima, me incorporé y la tomé de las piernas y la atraje hacia el centro de la cama, coloqué sus piernas sobre mis hombros y sin preámbulos me dispuse a comerme ese coño que se adivinaba muy apetecible, un coño virgen, eso es algo que uno no encuentra a diario. La respiración de Noelia se hizo más fuerte, sus suspiros se convertían en quejidos. Mi lengua lamia toda su raja, deteniéndose a su paso en el clítoris y en la entrada de la vagina y haciendo algunas expediciones a su agujero anal…
- Hey prima, una pregunta, cuando tu dijiste que sin penetración, eso incluye los dedos? (le preguntaba al mismo tiempo en que hacía presión con un dedo en su culito)
- Si primo, los dedos tienen permiso, pero con mucho cuidado, procura no hacerme daño.
- Daño es lo que menos te quiero hacer.

Volví al ataque con mi lengua en su coñito que estaba muy lubricado y entre mi saliva y sus fluidos lubriqué suficiente su ano para que uno de mis dedos lograra entrar sin mayor problema. Cuando alcanzó su segundo orgasmo le introduje un segundo dedo, ya Noelia estaba un poco más desatada; Eduardo que hasta el momento solo se dedicaba a lamerle las tetas y a pellizcarle los pezones, ahora se pudo en posición mejor para que ella estuviera más cómoda y le mamara la verga. Seguía el mete y saca con los dedos cuando alcanzó su tercer orgasmo, sin embargo se los saqué y me situé sobre ella poniendo la cabeza de mi polla en la entrada de su coño y haciendo presión, solo un poco, quería que ella lo sintiera, pero respetaría (por los momentos) su decisión. Sin embargo y viéndose en una posición un tanto indefensa, Noelia abrió los ojos como platos…
- No Javi, no me la vayas a meter, no por favor…
- No te la voy a meter, dijiste podemos jugar sin penetración… y es lo que estamos haciendo
- Pero es que me la tienes muy afincada…
- Tal cual como tú misma la pusiste cuando estábamos en la laguna… Quédate tranquila, no te la voy a meter...

Con mi polla en la entrada de su cueva y con mucho cuidado, manteniendo mi palabra de que no se la iba a meter, empecé el típico movimiento de mete y saca… solo el movimiento. Sé que estábamos jugando con fuego y de vez en cuando, ella misma me empujaba con sus piernas alrededor de mi cintura, logrando que la presión fuera mayor, pero de inmediato aflojaba… Se la quité de ese lugar y ahora puse la cabeza de mi polla en la entrada de su culito que con el previo juego, dilatación y lubricación con mis dedos, se sentía más fácil de entrar. Noelia seguía jugando con fuego y haciendo presión, la cabeza estaba casi adentro, decidí quitarme y tumbarme en la cama, la tentación era demasiada.

Como un resorte, Noelia saltó y se ubicó entre mis piernas tomando mi polla con su boca, devorándola totalmente. Era una mamada agresiva, ella misma se follaba su boca con mi verga, luego la soltó para comerse mis testículos, sentía una mezcla de dolor y satisfacción por la manera en que lo hacía, mi prima era una golosa… Luego me abrió de piernas, me las levantó un poco y dirigió su ataque a mi ano. Esto es algo con lo que yo no contaba pero que me propuse disfrutarlo. Cerré mis ojos y solo me concentraba en sentir como su lengua y la yema de sus dedos jugaban con la entrada de mi esfínter trasero, creo que quería violarme con su lengua y… un momento… si Noelia me está devorando el culo, quien me está mamando la verga?

Al abrir los ojos, pude ver con total asombro, como mi primo Eduardo tenía mi polla completamente dentro de su boca. Noelia, adivinó mis intenciones de levantarme y puso una mano en mi abdomen y con la mirada me hizo señas de que no lo hiciera, Me encontraba mucho más confundido aún, pero no puedo negar que lo hacía muy bien. La mamada que me hacia mi primo, aunado al anilingus que me hacía Noelia me estaban transportando el cielo…
- Tranquilo primo, déjate hacer, hemos querido experimentar un sinfín de cosas pero nadie ha sido un candidato tan idóneo como tú, abre tu mente y permite que Eduardo siga mamándote la polla…
- No pienso evitarlo, lo hace de maravillas…

Luego de decir esto, Eduardo, sin sacar mi polla de su boca, se fue acomodando en otra posición, poco a poco se estaba subiendo sobre mí, ya podía sentir su polla rozando mis mejillas. Sin querer evitarlo y como por instinto, abrí mi boca y permití que la verga de Eduardo entrara, aunque toda la vida me repetí que nunca lo haría, esta vez no puse objeción alguna. Comencé a mamarle la polla a Eduardo con gusto, con glotonería, sentía que me traspasaría la garganta e hice movimientos para evitar las arcadas. Nunca imaginé que me iba a gustar tanto y ahí estaba yo dando mi primera mamada a una hermosa verga.

Estuvimos unos cuantos minutos en ese inimaginable 69, Noelia no paraba de comerme el culo y solo bastó que introdujera un dedo para que sin aviso alguno toda mi carga saliera disparada dentro de la boca de mi primo, en ese preciso instante, Eduardo empezaba a descargar toda su leche dentro de mi boca. No me dio tiempo a pensar nada, el sabor de su lefa tampoco me pareció desagradable, todo lo contrario y tanto me gustó que me la tragué toda. Luego mi primo se bajó y se tumbó en la cama, Noelia se colocó junto a nosotros…
- Caramba primo que bien lo haces, muy buena mamada la que me diste (dijo Eduardo)
- Es mi primera vez, nunca lo había hecho y nunca me pasó por la mente hacerlo.
- Pues esta también es mi primera vez, no me considero una marica, pero tampoco rechazo todo lo que pueda conocer sobre el sexo aunque esté bien o no a los ojos de los demás. Gracias primo por permitirnos ir más allá y hacer realidad algunas de nuestras fantasías…
- Algunas, hay más?
- Bueno Javi, que te puedo decir, a mí también me gustaría experimentar con otra chica (dijo Noelia) algún día llegará mi oportunidad…

Seguimos hablando un rato más sobre lo sucedido, aceptando que, aunque lo que habíamos hecho estaba en las categorías de filial, gay y/o bisexualidad, nos gustó y no había motivos para no repetirlo. Poco a poco mientras conversábamos, los bostezos nos indicaban que de un momento a otro nos quedaríamos dormidos, Noelia se colocó en medio de nosotros, pensé que se iría a su cama, pero como se quedó ahí me puse detrás de ella y la abracé, ella hizo lo mismo con su hermano y nos quedamos dormidos…

A la mañana siguiente, fue Noelia la que vino a despertarme con el desayuno. Me dijo que mi tía le pidió que me lo trajera ya que podía haber amanecido cansado por la faena de la tarde de ayer, pues eso ni me afectó en nada, que no era necesaria tantas atenciones…
- Buenos días primo, no te preocupes que no es ninguna molestia, además estaba buscando alguna excusa para venir.
- De todos modos muchas gracias. Y tu hermano?
- Eduardo se fue muy temprano con papá a entregar las frutas y verduras al comprador, creo que vienen al final del día.
- Ni me di cuenta cuando se levantaron, dormí muy profundamente.
- Ya me di cuenta, traté de no despertarte al levantarme, aunque no te niego que me costó librarme de tu abrazo jajajajaja. Y como amaneció este amigo? (agarrándome la polla)

Ni siquiera le había prestado atención al hecho de que aún estaba desnudo y mi polla medio morcillona reaccionó de inmediato cuando Noelia la agarró. Mientras desayunaba, mi prima me confesó que la noche anterior estuvo muy tentada a dejarse penetrar, la excitación casi podía más que ella, pero se contuvo. Me dijo también que aún no lo había hecho más por miedo que por otra cosa, que estaba segura de que con su novio no lo haría, pero que veía en su hermano y en mí los posibles candidatos.
- Eso quiere decir que ya estas decidida?
- No primo, es que soy muy cobarde, puedo hacer cualquier cosa, cualquier trabajo en el campo, me considero guerrera en casi todos los aspectos, pero solo pensar que algo dentro de mi coñito se va a romper, va a sangrar y me va a doler, pues me da mucho miedo.
- Lo de romper es relativo, en algunos casos se rompe solo, lo de sangrar, pues ya sangras una vez al mes y lo del dolor, más te duele la menstruación y aun así lo soportas. Además, anoche tuviste la cabeza de mi polla casi adentro de tu culito y eso muchas mujeres ni lo soportan y yo no seguí adelante porque tengo palabra y te lo prometí.
- Sí, eso lo sé, pero de igual manera soy una cobarde para algunas cosas jajajajaja…

Terminé mi desayuno, me vestí delante de mi prima y fui a saludar a mi tía y a buscar algo que hacer, estando de vacaciones me puedo aburrir un mundo, lo único que tengo es Internet… y mis primos!

Al llegar a la casa, vi una camioneta desconocida, Noelia me dijo el nombre de la dueña, alguna amiga de la familia. Cuando entramos vi una señora hablando con mi tía, saludamos, me presentaron y mi tía nos informó que tenía que salir a ver unas telas para hacerle un vestido a la señora para una ocasión especial, algunas veces mi tía le mete a la costura, siempre y cuando los beneficios valgan la pena…
- Noelia, Javi, tengo que salir al centro a comprar algunas cosas y regresaré en la tarde, almorzaré en la calle. Ustedes se pueden preparar algo para almorzar si no hay problema.
- Tranquila mamá, no te preocupes, aquí vamos a estar bien.
- No hay problema tía, espero que compres todo lo que necesitas.

Mi tía se fue con la señora y Noelia se metió en la cocina desde donde me llamó. La ayudé a preparar el almuerzo para nosotros dos y para mi tío y Eduardo cuando llegaran. Al terminar, me propuso ir un rato a la laguna a nadar, total, no había más nada que hacer así que nos pusimos en marcha… Ya a medio camino, Noelia se quitó el vestido que tenía y la ropa interior, yo la imité e íbamos desnudos. A pesar de ya haber visto desnuda a mi prima no podía quitarle los ojos, es una chica muy agraciada y pensaba, por la conversación de la mañana, que podía ser yo el primero en estar dentro de su cuerpo.

Al llegar a la laguna, el clima estaba bastante fresco, hacía buen sol que contrastaba con el frío del agua. Estuvimos tonteando un poco y luego fue ella la que tomó la iniciativa enganchándose en mi cuerpo y rodeando mi cintura con sus piernas. Nos fundimos en un beso más bien apasionado…
- Prima, sabes que estás jugando con fuego?
- Si Javi, estoy muy consciente de eso.
- Tú lo estas tomando a juego, pero no te imaginas el efecto que causa en mi tenerte así de esta manera y con mi verga justo en la entrada de tu coño y sin poder ir más allá…
- Si, sé que estoy haciendo el papel de calientapollas, pero no tienes idea del gusto que me da sentirla en la entrada haciendo presión… Y sabes qué? no pienso seguir haciendo más este papelote…

Sin decir más nada, Noelia aflojó un poco las piernas y poco a poco se fue dejando caer en mi cuerpo. Nos besamos muy profundamente mientras milímetro a milímetro mi polla entraba en su vientre. Era ella quien controlaba los movimientos, era ella quien controlaba la penetración. Nuestras bocas permanecían unidas, como fundidas en una sola y en sus gestos podía notar que le estaba doliendo un poco. La abrace para hacer un poco más de presión y no alargar tanto la tortura para ambos hasta que la penetré completamente. Traté de quedarme muy quieto por unos momentos, el agua no ayudaba mucho. Noelia no paraba de besarme, luego soltó mi boca y me besaba por toda la cara, el cuello, los hombros, por donde ella podía hasta que fue ella quien empezó con los movimientos…
- Soy tuya Javi, me hiciste tuya, que rico es esto…
- Si primita, ya eres toda mía, ya estoy completamente dentro de ti…

Mientras follábamos en esa posición, fui caminando hasta la roca que estaba en la orilla de la laguna, Noelia se desacopló y se tumbó de espaldas con las piernas bien abiertas. La escena no podía ser mejor…
- Ven Javi, clávamela duro, muy duro… asiiiii… … … !!!

De inmediato me subí sobre ella y de una sola estocada se la clavé con fuerza, sus jadeos ya eran gritos muy fuertes, algo que no nos preocupaba pues no había nadie tan cerca que pudiera escucharnos. Mientras taladraba su coñito le mamaba las tetas, le mordía los pezones. Luego levanté sus piernas y le puse las rodillas junto a sus orejas. Mientras el mete y saca era a todo dar, me deleité chupando los deditos de sus pies. Esto al parecer era mucho para mi prima cuyos orgasmos eran muy continuos y escandalosos. A este ritmo, yo no aguantaría mucho, se lo hice saber a Noelia…
- No lo saques Javi, acábame adentro, lléname con tu semilla…
- Estás loca? sabes las consecuencias que eso puede traer?
- Por favor lléname el coño de leche, yo tomo la píldora…

Esto último más bien sonó a una súplica que no podía rechazar, unas cuantas embestidas más y mientras mi prima tenía otro orgasmo le inundé las entrañas con mi lefa. Ambos temblábamos como gelatina, todavía no había sacado mi pene del coño de Noelia cuando me arrojó una bomba…
- Sabes que me gustaría primito?
- Dime, lo que tú quieras…
- De verdad? lo que yo quiera?
- Sí, me arriesgo, lo que tú quieras…
- Me gustaría que me mames el coño, que me saques toda tu leche con la boca
- Woow… no me lo esperaba, me estas pidiendo algo muy fuerte… que te hace pensar que puedo aceptar?
- Bueno, es fácil, ya probaste la leche de Eduardo directamente de su polla, que de malo tiene que pruebes tu lechita mezclada con los jugos de mi coño?

No la dejé hablar más, simplemente le di un profundo beso y luego bajé hasta su coño y empecé a mamárselo. No sabía con qué sabor me encontraría, no era desagradable, pero si era extraño, o al menos así lo sentí. Realmente no sé cómo explicarlo. El hecho de probar mis propios fluidos directamente del coño de Noelia trajo a mi mente lo que siempre se decía que no se debía hacer, sin embargo ahí estaba yo, dándole placer a mi prima, complaciéndole una fantasía quizá, pero en ningún momento titubee y quise seguir adelante realizando todo aquello que las mentes ociosas de mis primos eran capaz de imaginar.

Luego de aquello, nos dimos otro baño para lavarnos y regresar a casa, de nuevo caminamos desnudos mientras conversábamos…
- … y desde cuando estas tomando pastillas?
- Desde un susto que pasamos una vez, como ya sabes, cuando “jugábamos”, Eduardo ponía la cabeza de su polla muy pegada en la entrada de mi coño y en varias oportunidades se vino ahí y obviamente eso cae dentro…
- Ahh claro, ahora lo entiendo… para prevenir “accidentes”.
- Si exactamente. A mamá le dije que el médico me las mandó para regular el período, así tampoco tengo problemas si me las ve.
- Pensaste en todo… Otra cosa, de donde se te ocurrió eso de que te mamara el coñito con mi leche?
- Te disgustó?
- Creo que te diste cuenta que no me disgustó, pero jamás se me hubiese ocurrido…
- Eso es algo que Eduardo y yo hemos hecho varias veces, no recuerdo como empezó, pero lo hicimos y ahora cómo perdí la virginidad contigo pues, ya sabes, es un plus al morbo…
- Como le vamos a contar a Eduardo que ya no eres virgen? Pienso que se sentirá mal cuando se entere, lo digo porque quizá él quería ser el primero.
- Él no estaba pendiente de mi virginidad, lo que realmente le importa es metérmela, así que estará más que contento.

Ambos estallamos en risas por ese último comentario. Hablando con Noelia, sentía más bien que hablaba con un amigo, quiero decir, hablábamos de todos estos temas, de lo que acababa de ocurrir de una manera muy normal y abierta. Nunca pensé hablar con una mujer de esta manera y mucho menos que esa mujer fuera mi prima. Ni siquiera con Jenny puedo hablar así, a ella no le gusta que hablemos en detalle luego de hacer el amor, le da pena o no sé qué… En fin…

Mi tía llegó a media tarde y al final de esta llegaron mi tío y mi primo, luego de la cena hicimos una larga sobremesa hablando de todo un poco, riéndonos de algunas ocurrencias, de proyectos, etc. Eduardo había traído una película e invitó a mis tíos al desván para verla todos juntos a sabiendas que se negarían. Mi tío se excusó porque estaba muy cansado al igual que mi tía. Esto de las películas creo que es algo que ya es cotidiano. De nuevo mi prima pidió permiso para ir a ver la película con nosotros.

Eduardo y yo subimos primero, Noelia entró al baño a quitarse la ropa interior y a lavarse, pusimos la película y solo había pasado media hora cuando Noelia le confesó a su hermano…
- Eduardo, te tengo un notición…
- De que se trata?
- Ya no soy virgen!...
- Qué?, que pasó, como pasó…?
- Pues que quise dejar el papelote de calientapollas y en la laguna Javi me desvirgó, fue riquísimo… Y luego me mamó el coñito con su lechita… como tú lo has hecho otras veces…
- O sea que ya te la puedo meter?

PARTE I

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes ser el primer comentario... ¡Date prisa!

Ir arriba